Los caballos de Savater

El juego de los caballosFernando SavaterCrónicasSiruela2003Anda extraviado entre libros de cocina, autoayuda, tenis, mala ciencia ficción y novelas rosa, un excelente volumen del filósofo

El juego de los caballos

Fernando Savater

Crónicas

Siruela

2003

Anda extraviado entre libros de cocina, autoayuda, tenis, mala ciencia ficción y novelas rosa, un excelente volumen del filósofo y profesor vasco, Fernando Savater, intitulado “El juego de los caballos”.

El texto es una recopilación de crónicas sobre una afición que define a Savater y es su “amor por el hipismo”, lo que plasmó a lo largo de muchos años en la revista Triunfo y en El País.

El libro es, entonces, una magnífica recopilación de su paso por los principales hipódromos del mundo como un testigo de excepción: con su sabiduría, su pasión y su conocimiento de un deporte que, conforme el lector descubre en su pluma, se vuelve apasionante a sus ojos.

Demuestra, una vez más, el autor que no es preciso apelar a grandes temas para alcanzar logros intelectuales y filosóficos, sino que es la forma, la profundidad y el estilo que se le impregna a cada escritura, la que al final marca la diferencia.

“Hegel vio un día pasar el alma del mundo a caballo bajo su ventana: nada hubiera podido realzarla mejor. Si se quiere prestigiar a un hombre, o aun al Espíritu Objetivo, hay que subirle a un caballo. Desde su lomo la dignidad está al alcance de la mano y la aventura espera al volver la esquina. No hagamos cantos idílicos a esta ficción innecesaria, la Naturaleza: el caballo es un invento del hombre, un artificio de su capacidad fabuladora y de su paciencia selectiva”, dice Savater en “El caballo como obra de arte”.

A lo largo de 37 artículos y crónicas, todos con su sello de erudición, inteligencia, jovialidad, y envueltos en una prosa deliciosa, que hace que el lector se adentre más y más en un tema que incluso si le fuera desconocido, Savater terminará por ganarle la batalla.

Demuestra el autor de Ética para Amador su capacidad fabuladora y ensayística, ambas al mismo tiempo, las cuales son sencillamente envidiables.

En tiempos en los que los cronistas, desde los deportivos hasta los literarios, están en vías de extinción, es un gozo haberse tropezada con el autor de Despierta y lee,

De la mano de Savater no hay temor de aventurarse a cualquier asunto, sea literario o no, puesto que su vasta cultura y su claridad hacen que sus escritos sean siempre una lección del buen escribir y el buen pensar.

Su galopante prosa en “El juego de los caballos” es una prueba más de que la pasión y la inteligencia pueden cabalgar juntas por los senderos del saber.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Una fiesta de cumpleaños colmó el vaso y la (ex)directora del Museo de Arte Costarricense (MAC), Florencia Urbina, presentó la renuncia. Acosada por diversos

Este sábado 18 de agosto el parque de Curridabat se llenará de música, arte y amor por los animales, pues será la sede del

En 1961 iniciaron los estudios los primeros estudiantes de medicina en nuestra antigua facultad, que por asuntos meramente políticos fue transformada posteriormente en escuela,

Cosa NostraJohn DickieMondadori2006 Por tan solo ¢2.900 el lector puede hacerse con un volumen extraordinario que le permitirá adentrarse en la historia de la

Una sentencia del Tribunal Contencioso Administrativo declaró con lugar una medida cautelar interpuesta en contra de las tarifas de interconexión vigentes entre el Instituto

Las posesiones Carlos Alvarado QuesadaNovelaUruk editores2012 Este capítulo vergonzoso de nuestra historia, precisamente por ese carácter, se ha mantenido, en buena medida, bajo la

Un total de 405 empresas de seguridad privada que operan en el país se encuentran morosas con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS)

Carlos Acosta: La Ruta 1856 nunca se concibió como una carretera, y por tanto nunca hubo un diseño ni planos formales de la obra
Semanario Universidad