Poesía amante

Labios, piel, manos, lunas, sexo, senos, canto, prohibido, amor, las palabras danzan reiterándose en este poemario de voz gozosa y exultante.

El deseo nuestro de cada día

Luis Diego Parra

Poesía

Arboleda Ediciones

2014

 

Labios, piel, manos, lunas, sexo, senos, canto, prohibido, amor, las palabras danzan reiterándose en este poemario de voz gozosa y exultante. Esta es una celebración del deseo y de su satisfacción ante el ser amado.

Luis Diego Parra no se guarda nada, vuelve una y otra vez a jugar con ese cuerpo deseado y deseante; lo admira, lo posee, lo recuerda, lo extraña y sucumbe nuevamente ante él.

La poesía que canta al amor es inveterada, recurrente, ineludible, humedece las palabras con cuerpos transpirados y cruza el tiempo insaciable.

Estos versos son el devocionario cotidiano de un éxtasis insoslayable; celebración del tacto y la mirada; intimidad prosaicamente tendida al sol; ceremonia personal de un sentimiento.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Nada es eterno en el mundo. Los seres que parecen eternos, como las estrellas, también están sometidas al cambio continuo: el Universo

Los neoliberales tratan de enlatar la soberanía y también la autonomía universitaria a imagen y semejanza de los deseos de los capitalistas.

El Estado ha tomado una serie de medidas para enfrentar la corrupción, después de un contexto internacional en donde diferentes organismos

El día 30 de agosto del 2015, se le dedico el partido entre Liberia contra el santos a la memoria de quien en vida

Semanario Universidad