Candidatos al Consejo Universitario ofrecen variados proyectos

El próximo 6 de setiembre, seis docentes de la Universidad de Costa Rica se disputarán cuatro puestos del Consejo Universitario, en representación de las

El próximo 6 de setiembre, seis docentes de la Universidad de Costa Rica se disputarán cuatro puestos del Consejo Universitario, en representación de las áreas de Artes y Letras, Ingeniería, Salud y Sedes Regionales.

Participan en proceso electoral María Gabriela Chavarría Alfaro y Jorge Murillo Medrano (Artes y Letras), Francisco Aguilar Pereira (Ingeniería), Yamileth Angulo Ugalde (Salud), y Óscar Porras Rojas y Marlen Vargas Gutiérrez (Sedes Regionales). Para esta edición UNIVERSIDAD entrevistó a los candidatos Chavarría y Murillo.

Gabriela Chavarría, candidata al Consejo Universitario:

“Nos conocemos poco y a veces nos conocemos mal”

Considera fundamental promover la investigación, la autocrítica y la coordinación interdisciplinaria en la Universidad de Costa Rica (UCR). La Dra. Gabriela Chavarría es candidata por el área de Artes y Letras, y afirma que su espíritu de servicio a la universidad le ha impulsado a presentar su candidatura.

La académica es catedrática de Estudios Generales, obtuvo su doctorado en la Universidad de Kansas y ha sido profesora de Estudios Generales y Letras. También, ha dedicado buena parte de sus investigaciones a la literatura y el humanismo en Latinoamérica.

¿Qué es lo que le ha impulsado para ofrecer su candidatura para el Consejo Universitario?

—Dos cosas. Mi espíritu de servicio a la Universidad y fortalecer la democracia universitaria. Me parece que es muy importante mantener el equilibro en el Consejo Universitario y tener una persona que tenga la visión de la Academia como la he tenido yo por más de 30 años.

Ante el análisis del trabajo que realiza el Consejo Universitario, ¿qué puntos ve usted necesarios mejorar?

—El Consejo debería enfocarse, casi inmediatamente, en asuntos como la regionalización. Las sedes regionales son el futuro del desarrollo institucional y debe escucharse a las sedes con mucha atención.

También, es importante tener políticas institucionales en cuanto a la contratación de personal interino, y una verdadera articulación entre docencia, investigación y acción social. Hay que revisar las políticas de cargas académicas y del reglamento del régimen académico, y las políticas de planificación de nuestro relevo generacional. Debemos crear y vigilar con mucho esfuerzo verdaderas políticas pensando en el futuro de la Universidad de aquí a 10 años.

Usted ha escrito en reiteradas ocasiones sobre la importancia de la autocrítica en la comunidad universitaria…

—La creación de espacios de autocrítica es fundamental. Una universidad que no es capaz de escucharse a sí misma en sus críticas no puede mejorar.

El reglamento del Consejo Universitario dice que los miembros deben mantener una comunicación cercana y permanente con la comunidad universitaria. Hay quejas de que eso no se ha cumplido: la gente se queja de la falta de comunicación real entre los representantes de las áreas y la comunidad universitaria.

¿Qué propuestas presenta usted para solucionar los problemas que ha señalado?

—La estrategia principal es convertir el Consejo Universitario en un verdadero equipo de trabajo interdisciplinario, que promueva el conocimiento de las diferentes áreas de la Universidad. Nos conocemos poco y a veces mal.  Es fundamental entrar en diálogos con todas las áreas de la Universidad.

En su trabajo realizado hasta el momento, ¿qué rescata como las principales propuestas y logros que ha desarrollado en la Universidad?

—Me he preocupado por desarrollar la investigación en las áreas. Me he dedicado a conocer la universidad, servirla desde diferentes ámbitos: he sido profesora en grado y posgrado, trabajado en Estudios Generales y en sedes regionales. Creo que he tenido un espíritu de academia, de servicio.

“Hay que anteponer los intereses institucionales a los personales”, decía usted en una reciente entrevista.  ¿Están poniendo en peligro los intereses personales a la Universidad?

—Sí. Creo que en la UCR se ha confundido el sentido de pertenencia con el sentido de apropiación. Parece que hay grupos dentro de la Universidad que manejan algunos espacios universitarios como si fueran de ellos. Eso no debe ser: el sentido de pertenencia es reconocer que la Universidad no nos pertenece, pero queremos servirle.

Gabriela Chavarría Alfaro.

 


 

Jorge Murillo, candidato al Consejo Universitario:

“Es hora de ponerme en los zapatos de los que he criticado”

El Dr. Jorge Murillo es catedrático de Filología la Universidad de Costa Rica, fue decano del Sistema de Estudios de Posgrado y se ha desempeñado como director de la Escuela de Filología, Lingüística y Literatura.

Tiene más de 25 años de trabajar en la UCR, tiempo en el que ha ejercido como docente, investigador y funcionario administrativo.

Murillo es candidato por el área de Artes y Letras y rescata la importancia de pensar a futuro en la construcción del modelo universitario, y la necesidad de generar más espacios para la investigación y acción social en la institución.

¿Qué le motiva a ofrecer su nombre para la candidatura en el Consejo Universitario?

—Usualmente, veo y critico muchos de los aspectos de la Universidad en sus diferentes esferas. Entonces dije: ya es hora también de ponerme en los zapatos de aquellos que he criticado. He aprendido que cuando uno se pone en los zapatos de la gente que está en los puestos eso le da a uno una perspectiva diferente y también le permite hacer cosas.

Mi idea es conocer la labor del Consejo Universitario y hacer propuestas específicas que considero que la Universidad necesita en varios de sus componentes.

Sobre esas críticas de las que habla, ¿cuáles son esos problemas que son necesarios atender en el Consejo Universitario?

—Son muchos y no voy a decir que al Consejo Universitario le competen todos, porque tiene una esfera muy particular de acción. Sin embargo, me preocupa el tema del régimen académico de la Universidad; es decir, cómo se ingresa a ser profesor, además de todo el problema del interinazgo. Hay que darle apoyo al profesor para que pueda investigar y hacer acción social, porque se le carga con la docencia y no puede hacer otra cosa.

Usted señala como una de las principales propuestas buscar el reconocimiento, por ejemplo, de las manifestaciones artísticas del trabajo académico de los funcionarios…

—La concepción de la producción académica está muy ligada al artículo escrito científico. Esa es la medida óptima que se piensa en esta universidad para medir el trabajo académico de un profesor. Pienso que hay distintas formas de expresar el trabajo académico que hace. A veces, si el profesor de un área como Ingeniería no publica un artículo científico derivado de su trabajo, entonces no es posible reconocerlo como parte de su producción académica. Ahí lo que habría que hacer es una tipología y una caracterización clara de qué se tiene en diferentes áreas, y a partir de eso hacer la propuesta de cómo se reconocería ese trabajo. Las áreas en la universidad están maduras como para tener esa visión.

A partir de la experiencia que ha tenido en la Universidad ¿cuáles proyectos e ideas señala usted como las más importantes que ha podido aportar a la UCR?

—Cuando fui director en el Instituto de Investigaciones Lingüísticas logré darle un empuje en la producción académica interna y a un proceso de internacionalización del Instituto. Estuve en el Sistema de Estudios de Posgrado y me interesó generar una articulación entre el grado y el posgrado, que se estaba perdiendo. He estado trabajando en una comisión del Consejo Universitario sobre la propuesta del estatuto orgánico, también a partir de ahí he hecho mis aportes a la institución.

Se aproxima el VII Congreso Universitario. De cara a este congreso, ¿qué puntos son esenciales para desarrollar, con el fin de fortalecer nuestro modelo de Universidad?

—La Universidad debe de pensarse hacia unas tres décadas: no podemos seguir pensando en cómo ir solucionando problemas que nos van surgiendo. El Estatuto Orgánico tiene más de 40 años, es muy bueno y surgió en el tercer congreso universitario, pero los tiempos cambian. Lo ideal sería que lográramos tener una propuesta de reforma que mantenga los principios que hemos tenido, pero que se adecue a los tiempos actuales y sobre todo al futuro.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Con la “creación” del Órgano de Normalización Técnica (ONT) de la Dirección General de Tributación, como asesor  obligado de las Municipalidades,  para valorar los

El Partido Liberación Nacional (PLN) anunció que mantiene en pie la Asamblea Nacional convocada para el fin semana, y solicitará al Tribunal Supremo de

  En el siglo XVII, cuando las guerras de religión asolaban a Europa, John Locke escribió una Carta sobre la tolerancia en la que argumentó

Entrega de máxima condecoración forma parte de las actividades del 73 Aniversario de la Universidad. Lea este miércoles una entrevista con el Dr.

El estudiante de Contaduría pública Hugo Céspedes fue el ganador y gran protagonista de la primera Carrera UCR, celebrada este domingo para celebrar los

Titular del periódico La Nación. 3 de agosto 2013: “Presidentes del Ejecutivo, Legislativo y Judicial se ‘consagraron’ ayer”.“Iglesia católica puso a los tres poderes

 El Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (SINDEU) realizó una asamblea general  el jueves 22 de agosto con la intención de

Los panelistas Rosaura Chinchilla,  el comunicador Héctor Ferlini y el sociólogo José Carlos Chinchilla resaltaron el papel vigilante de los ciudadanos para impedir la
Semanario Universidad