Científicos de la UCR se incorporan a la Academia Nacional de Ciencias

Cinco destacados científicos de la Universidad de Costa Rica (UCR) fueron designados como nuevos miembros de la Academia Nacional de Ciencias (ANC) el pasado

Cinco destacados científicos de la Universidad de Costa Rica (UCR) fueron designados como nuevos miembros de la Academia Nacional de Ciencias (ANC) el pasado jueves 7 de junio, y ahora forman parte de este importante foro de discusión y análisis del quehacer de las ciencias naturales y exactas del país.

Ramiro Barrantes Mesén, Jorge Cortés Núñez, Javier Pizarro Cerda, Giselle Tamayo Castillo y William Vargas Castro son los nombres de los cinco académicos de la UCR que Gabriel Macaya Trejos —presidente de la ANC— anunció que se incorporarían al órgano. A ellos les acompañó también el médico Adriano Arguedas Mohs, de la Universidad Autónoma de Ciencias Médicas de Centroamérica, hoy Universidad de Ciencias Médicas, UCIMED.

Ellos son exponentes de amplia trayectoria en los campos de la biología, química, física y medicina, que ofrecerán en de los próximos dos meses un ciclo de conferencias sobre su respectiva área de especialización.

 

La primera de las ponencias estuvo a cargo del biólogo Ramiro Barrantes, tres veces vicerrector de la UCR. Barrantes posee estudios posdoctorales en genética y su exposición trató sobre la historia genética de la población costarricense.

En ella, Barrantes expuso cómo varias investigaciones hechas sobre los ancestros de Costa Rica concluyen que su población es producto de un mestizaje trihíbrido; es decir, que todos tenemos sangre europea, indígena, y africana.

De hecho, Barrantes afirma que el componente africano es el más fuerte de lo que se suele pensar, de entre un 10% y un 13%. Los otros ancestros, amerindios y europeos, en promedio aportan entre el  30% y 60%, respectivamente, al total de la historia genética del país.

Respecto a la especialidad de los nuevos miembros de la Academia de Ciencias, Jorge Cortés tiene un doctorado en biología marina y una maestría en geología; Javier Pizarro es biólogo con maestría en infectología; Giselle Tamayo obtuvo un doctorado en química y es especialista en productos naturales; William Vargas posee un doctorado en física del estado sólido; y Adriano Arguedas es médico cirujano, especialista en pediatría e infectología.


 

Giselle Tamayo:

“Hay que hacer mucho con muy poco”

Giselle Tamayo es la única mujer entre los más nuevos de la Academia. Ha combinado la química con la biodiversidad, en la búsqueda de organismos que puedan ser útiles para producir fármacos, enzimas y otros compuestos, disciplina también conocida como bioprospección.

Ella vislumbra caminos pedregosos para la investigación en los próximos años, dado el recorte en el financiamiento para estudios científicos por parte de instituciones públicas, privadas y la Fundación CRUSA.

¿Cual es para usted el significado de su incorporación a la ANC?

—Para mí es todo un honor; yo me siento muy orgullosa de que me hayan tomado en cuenta, como mujer y como científica. Obviamente es una nueva etapa en mi vida, porque creo que también eso implica mayor responsabilidad, de ver qué puede uno aportar al sector científico nacional.

¿Cómo califica la participación actual de las mujeres en la ciencia costarricense?

—Creo que hay muy buenas investigadoras, muy buenas científicas. A veces no se les reconoce mucho de lo que ellas hacen. Una desearía que las tomen en cuenta, definitivamente.

¿Cómo visualiza el desarrollo científico actual del país con respecto a otros países?

—Estamos en una coyuntura difícil, en un momento en el que nos anuncia el Ministerio de Ciencia Tecnología y el Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas que cierran la apertura de convocatorias para el resto del año para financiar ciencia y tecnología (el fondo de incentivos). La otra organización que también apoyaba, Florida Ice and Farm —con los Aportes a la Excelencia—, el año pasado no abrió, y este año no creo que lo haga. La Fundación CRUSA desde hace un año y pico cerró el financiamiento a la investigación. Entonces realmente es difícil cuando uno ve que vamos en descenso en la inversión en ciencia y tecnología por parte del Gobierno. Creo que los próximos tres o cuatro años van a ser difíciles para conseguir financiamiento. Hay que hacer muchas cosas con muy poco.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La presidenta, doña Laura Chinchilla, según lo expuso en su discurso del 1 de mayo, estará nombrando próximamente una  Junta de Notables para que

Estudié para ingeniería industrial, no para docente universitario. Posiblemente debido a mis notas y a mi carácter, apenas me gradué de licenciado; me convirtieron

La junta directiva del Instituto Nacional de Seguros (INS) está desconociendo la Convención Colectiva de Trabajo y cometiendo fraude de ley mediante la compra

A veces el nombre de una Universidad se asocia histórica y honrosamente al nombre de un Rector y viceversa.En España, por ejemplo, la Universidad

Doce expositores nacionales e internacionales reflexionarán sobre las innovaciones en el ámbito de la educación ligadas a la tecnología y el diseño el próximo

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa...Una síntesis gloriosa de la acción y coerción agresora y alienante de la iglesia católica

El año pasado se estrenó la adaptación al cine de la novela La Rebelión del Atlas, cuya autora Ayn Rand, es uno de los

Desde el Instituto de Prensa y Libertad de Expresión IPLEX, defendemos la existencia de una prensa libre e independiente que, comprometida con la libertad
Semanario Universidad