¿Cómo aprender el lenguaje universitario?

Frente a las dificultades y carencias con las que llegan los estudiantes, “es importante repensar las prácticas”, aseguró Florencia Morado, profesora de la Universidad

Frente a las dificultades y carencias con las que llegan los estudiantes, “es importante repensar las prácticas”, aseguró Florencia Morado, profesora de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. (Foto: Anel Kenjekeeva)

Entrar a un aula universitaria para muchos estudiantes representa una experiencia llena de incertidumbre. ¿Cómo hacer un resumen?, ¿cómo hacer una monografía?, ¿cómo hacer una presentación oral? “Al final uno termina y no le dan retroalimentación, no sabe qué hizo bien. Uno va dando palos de ciego”, expresó Daniela Odio, una de las asistentes al conversatorio Comunicación Universitaria, organizado recientemente por la Red Institucional de Evaluación Docente (RIFED) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

La actividad estuvo a cargo de Florencia Morado, experta en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires y especialista en Educación y Nuevas Tecnologías de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Ella expresó que “en la universidad hay un registro comunicacional propio, con cualidades y características que los alumnos no conocen. Cada año, cada asignatura es un nuevo desafío para los estudiantes; inclusive, la finalización misma de la carrera”.

Durante el conversatorio, la especialista enfatizó que “el docente se siente frustrado”, ya que ejerce en un ambiente donde no se ha precisado cuál es el rol del profesorado o de las instituciones frente a las dificultades y carencias con las que llegan los estudiantes, e insistió en que “es importante repensar las prácticas”.

Morado señaló que siempre se encontró “con alumnos con los que se trabaja fácil, que pareciera que aprenden solos, pero hay muchos otros a los que les cuesta más. En ese ‘costarle más’ hay varios motivos: algunos están desinteresados, pero otros le ponen muchísimo empeño y aun así les cuesta”.

El estudiantado llega a las aulas universitarias sin las competencias y habilidades para descifrar, connotar, denotar, leer, escribir o producir textos. Para Eleonora Badilla Saxe, directora de RIFED, ese es el desafío “ya que nos pone una responsabilidad adicional a los docentes”.

Los estudiantes, muchos de ellos adolescentes, son enfrentados a textos desconocidos que les provocan confusión y, por ende, terminan aburriéndolos. Frente a las limitaciones culturales-educativas con las que vienen, Morado explicó que hay que “honrar el error, escribir con ellos, sin importar que se equivoquen, y enseñarles la diferencia entre la opinión dada en un café, la que darían en una red social y la que publicarían en un periódico”.

Algunas de las ideas para mejorar la comunicación y el desarrollo de los alumnos es efectuar simulacros de exámenes, lecturas compartidas en clase y guías para saber qué buscar en los textos académicos. Para Morado, “un lector independiente empieza dependiente. Somos guías en ese nuevo territorio”, enfatizó.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La salud mental es la base de la convivencia y el bienestar de los individuos, las familias y  las comunidades. Gracias a ella, adquieren

Frente a las dificultades y carencias con las que llegan los estudiantes, “es importante repensar las prácticas”, aseguró Florencia Morado, profesora de la Universidad

Francisco Amighetti pintó este mural en la Clínica Clorito Picado tras su paso por México, donde estudió a los máximos exponentes  de ese país.El

Las condiciones para el desarrollo no son un proceso técnico, sino más bien un proceso político; a veces, la política muestra su cara sucia,

Edgardo Araya, diputado: Detrás de Cinde está una entidad privada que representa a la élite económica del país. (Foto: Katya Alvarado)El debate que agita

El pasado 28 de setiembre, el rector de la UCR, Henning Jensen, inauguró la III Feria Internacional del Libro Chiapas-Centroamérica 2014. (Foto: Cortesía UNACH)La

Mientras tanto, en 1995, Corea del Sur logra una reforma educativa, cambiando la naturaleza de las pruebas nacionales: los exámenes se aplicarían a los

La culpable de estas líneas es Cristina Fernández, presidenta argentina, quien abogó por un “nuevo capitalismo”. La cuestión entonces desembocó en preguntarme sí los
Semanario Universidad