Estudiantes de Enfermería de la UCR crean cuarto de lactancia en Liceo de Hatillo

Yoselin Agüero (19 años), estudiante de quinto grado del Liceo de Hatillo, valora la sala de lactancia como un apoyo para que jóvenes madres

lactancia

Yoselin Agüero (19 años), estudiante de quinto grado del Liceo de Hatillo, valora la sala de lactancia como un apoyo para que jóvenes madres como ella continúen sus estudios, y a la vez puedan atender a sus bebés.

Un grupo de estudiantes de Enfermería de la Universidad de Costa Rica (UCR) encontró en el Liceo Roberto Brenes Mesén, de Hatillo, estigmas sociales alrededor del embarazo en adolescentes y la lactancia.

Damián Meneses, Luis Martínez, Nazira Quesada, Rebeca Mora, Jennifer Chaves, Sofía Vargas y María Guzmán, estudiantes de tercer año de esa carrera, desarrollaron desde agosto un proyecto de empoderamiento en salud, que se concretará con la creación del primer cuarto de lactancia en un colegio del Área Metropolitana.

Gracias a una obra sin precedentes en esta zona del país, las jóvenes madres que asistan al centro educativo podrán alimentar a sus bebés en espacios aptos, con todos los requerimientos higiénicos necesarios, y también con equipo para extraerse y guardar la leche.

El espacio se consiguió al adecuar una oficina que permanecía desocupada en uno de los pabellones del Liceo. El financiamiento se logró mediante donaciones de instituciones públicas y empresas privadas.

El subdirector, Ricardo Bermúdez, manifestó que hubiera preferido una campaña de prevención en lugar de una sala de lactancia, pero considera que estas situaciones suceden y le parece una propuesta interesante, necesaria y útil en el Área Metropolitana.

Para Yoselin Agüero, madre y estudiante de quinto año del Liceo de Hatillo, el cuarto de lactancia es un importante apoyo para que jóvenes en su situación continúen estudiando. 

De acuerdo con el diagnóstico realizado por los estudiantes de Enfermería, actualmente hay siete jóvenes embarazadas en el colegio, las cuales tienen de 15 a 19 años. En todos los casos, sus parejas son mayores de edad, de hasta 28 años, y sólo uno pertenece al centro educativo.

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), en promedio, 20% de los nacimientos registrados anualmente tienen madres entre los 15 y los 19 años de edad.

Tanto dentro como fuera del colegio, la población adolescente se expone a un ambiente hostil, con problemas de violencia, pobreza, drogas y matonismo.

A pesar de esta situación, y que en este tipo de comunidades los colegios actúan como refugios para la población joven, hay una marcada brecha educativa. Se falla al generar confianza para tratar temas de sexualidad básicos, como los métodos anticonceptivos. Ese fue uno de los retos que los universitarios enfrentaron a la hora de convivir con los adolescentes. Para ellos, la ausencia de espacios donde la juventud sienta que su opinión tiene valor desencadena una serie de riesgos para su integridad física y emocional.

Esto preocupa a los investigadores, ya que las responsabilidades que un bebé trae consigo ejercen presión en las familias para que las muchachas abandonen el colegio y comiencen a trabajar.

En general, se identificó una relación variada entre las jóvenes embarazadas y el resto de la comunidad estudiantil. Por una parte, ellas son señaladas por su condición, y además se infunde un sentimiento de culpabilidad. Por otro lado, está un sector juvenil que ayuda a las muchachas y las motiva a continuar con sus estudios. “A veces hay grupos que se convierten en papás y mamás de ese niño”, comentó Daniel Martínez, docente de la UCR que guió a los investigadores en este trabajo.

El cuarto de lactancia representa una oportunidad de desarrollo individual y social en Hatillo. No solo se trató con los jóvenes el tema de sexualidad; también se generó diálogo sobre uso de drogas, autoestima, estado de la educación y violencia. Sin exclusión, el proyecto sienta bases para el bienestar de toda la población estudiantil.

Para dar seguimiento a la propuesta, los universitarios buscan que grupos de apoyo estén al lado de las jóvenes madres, para que ellas tengan la atención necesaria, y mayor involucramiento del personal docente y administrativo del Liceo.

El espacio fue inaugurado oficialmente el 2 de diciembre. Los investigadores de la UCR procuran crear conciencia dentro del sistema de educación pública, para que este tipo de iniciativas crezcan en más colegios del país. 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

 El entrenador de la selección de Costa Rica, el colombiano Jorge Luis Pinto, dijo que no le causa temor el hecho de que el

La Feria de Bellas Artes involucra las tres escuelas de esta Facultad: Artes Plásticas, Artes Musicales, y Artes Dramáticas. (Foto: archivo)Aproximadamente, 140 expositores mostrarán

La polémica desatada en torno a la contratación por parte del Gobierno de una empresa china cuestionada por presunta corrupción para ampliar la carretera

A partir de la 1:00 p.m.  de este viernes 22 de Noviembre se darán a conocer los resultados de la prueba de aptitud académica

Toda administración debe planear, organizar, dirigir y controlar eficientemente, pero ¿qué sucede cuando a su alrededor existen riesgos inevitables que afectan la conclusión de

Silvia Bolaños, viceministra de Transportes. (Foto: www.MOPT.go.cr)La viceministra de transportes, Silvia Bolaños, no podrá ejercer como notaria pública durante los próximos 10 años, ya

La tienda Vinyl in Black hospedará la Feria del disco, el 15 de diciembre. (Foto: Katya Alvarado)El próximo domingo 15 de diciembre, amantes de

Yohanka León, investigadora del grupo de estudio “América Latina: Filosofía social y Axiología” (GALFISA), del Instituto de Filosofía de Cuba. (Foto: Gilberto Lopes)Superado el
Semanario Universidad