Experto español en informática: “Hay que proteger la soberanía tecnológica”

Ramón Ramón Sánchez es un experto español en informática. (Foto: Katya Alvarado)Ramón Ramón Sánchez es un experto en informática y consultor español −en materia

Ramón Ramón Sánchez es un experto español en informática. (Foto: Katya Alvarado)

Ramón Ramón Sánchez es un experto en informática y consultor español −en materia de software libre− de diversos gobiernos latinoamericanos, quien visitó la Universidad de Costa Rica (UCR) para exponer acerca de las ventajas de usar este tipo de programas.

Cabe recordar que, en el año 2011, el Consejo Universitario de la UCR declaró de interés institucional la migración y uso del software libre. Por eso, el año pasado se inició esta tarea en algunas unidades académicas, con capacitaciones al personal en dichas unidades.

Luis Loría, coordinador del Área de Desarrollo de Recursos del Centro de Informática e integrante de la Comunidad Software Libre en el país, recordó que desde el año pasado en la UCR se formó una comisión que se encargaría de dirigir la migración hacia el software libre.

A continuación, se ofrece un resumen de la entrevista con Ramón Ramón Sánchez.

¿Cuáles son las principales ventajas para que una institución pública, como la UCR,  use software libre?

—Los beneficios son varios, como que no nos hace dependientes de una determinada marca o trasnacional, y se reinvierte todo ese dinero público en otros proyectos. Como universidad tiene valores añadidos; el primero es que pasamos a ser parte del conocimiento colectivo. Las universidades surgen con el planteamiento o sentido de universalizar el conocimiento; eso no se puede lograr si se cierra la información o no se puede acceder a las bases. Hay que convertir el conocimiento en algo a lo que todo mundo pueda acceder. Muchas universidades han fomentado a profesionales que son meros usuarios de herramientas o aplicaciones. Una licencia no es la propiedad del productor, es solo el derecho de uso. Hay que cambiar ese modelo, porque el fin es usar los recursos públicos de la mejor manera posible, y eso solo se puede hacer con el software libre. Usar uno privativo a veces obliga a los estudiantes a delinquir, pirateándolo en sus casas.

Una universidad es un sistema con muchos actores: profesores, estudiantes, administrativos, entre otros, ¿qué hacer cuando se presenta resistencia al cambio?

—Los apasionados del software libre hemos pegado contra paredes al gastar energía en personas que no querían escuchar, porque tenían ideas preconcebidas o personales. Creo que el software libre es algo que no solo está creciendo, sino que pronto recuperará su origen. No estamos inventando algo nuevo. Al principio el software era algo que se creaba en las universidades y se intercambiaba de una a otra. Las empresas se dieron cuenta que era un negocio y lo cerraron. Limitaron el acceso al conocimiento; a partir de ahí es que se crea el movimiento del software libre. No tiene sentido invertir recursos públicos en una multinacional. Así como tenemos soberanía alimentaria y terrestre, está la soberanía tecnológica. No podemos dejar nuestras informaciones y datos en manos de transnacionales; tienen que estar en poder de nuestros gobiernos.

¿Cómo la UCR puede reflejar y transferir su experiencia en el uso de software libre a otras instituciones y la sociedad en general?

—La UCR tiene que participar en un proceso colectivo con la sociedad; no puede ser una isla. Es un proceso de actualización tecnológica y de mentes. En sitios a los que voy en Costa Rica, me cuentan cómo ayuda la experiencia de la UCR en el tema. Ya la gente se da cuenta que no es algo de cuatro chancletudos o del alma máter. Es cuestión de independencia y soberanía tecnológica.

La UCR ya dio el paso hacia el software libre. ¿Cuál es el camino por seguir para el éxito?

—Seguir la línea de la sensibilización y la divulgación, formando, capacitando e informando sobre las ventajas del software libre, gestionando el cambio, como trabajar con esas personas que dicen que no funciona; en este caso, con un buen plan de comunicación y acompañamiento, durante, y después del cambio. No todas las personas somos iguales;   muchas veces no escuchamos a las personas cuando alguien se opone. Si alguien se opone a una libertad, alguna razón debe de tener, ya sea ideológica, moral, entra otras. Hay que estudiar dónde radica ese origen y contrarrestarlo.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La actual situación del Poder Judicial costarricense, considero que no tiene parangón en la historia institucional.En estos difíciles momentos, me permito externar algunas reflexiones

El Alcalde asegura que la nueva reforma al Plan Regulador  brindará opciones habitacionales para todos los estratos sociales, pero los vecinos manifiestan que los

En la recta final de la administración de Laura Chinchilla, los costarricenses se revelan envueltos en una manta teñida por un fuerte pesimismo acerca

Hace 30 años, el posgrado de Derecho comenzó sus labores reflexionando acerca del Derecho Internacional y el martes pasado cerró un ciclo al presentar

Hay otros peligros para la independencia de la judicatura  y que se originan en diversos escenarios: la intervención de los miembros de la cúpula

Previamente señalé cinco falacias  lógicas (Semanario UNIVERSIDAD, 10/04/2013). Aunque hay muchas más, a continuación resalto otras nueve, entre las más comunes. La comprensión de

Podría decirse que la mujer se mitifica con más facilidad porque tiene la capacidad de crear la vida. Mientras que el hombre la procrea. 

Cada semana, en promedio, muere un periodista en el mundo en su intento de entregar información veraz, según la UNESCO; pero estos casos no
Semanario Universidad