Proyecto conjunto con la UCR: Cafetaleros de Tarrazú generan energía limpia propia

El plantel administrativo de Coopetarrazú genera 15 kilovatios gracias a los paneles solares que instaló en su techo. Esto significa un ahorro de hasta

El plantel administrativo de Coopetarrazú genera 15 kilovatios gracias a los paneles solares que instaló en su techo. Esto significa un ahorro de hasta 60% en electricidad. (Foto: David Bolaños)

Más de medio centenar de paneles solares cubren el techo de las oficinas administrativas de la Cooperativa de Caficultores y Servicios Múltiples de Tarrazú (Coopetarrazú), en la zona de Los Santos.

Con esta nueva alternativa, la agrupación de productores agrícolas ahorra hasta un 60% del consumo eléctrico de su ala administrativa.

Incluso generan excedentes, que se brindan de manera gratuita a Coopesantos, distribuidor eléctrico local, pues todavía las normas vigentes no remuneran esos aportes.

Coopetarrazú fue seleccionada por el Centro de Electroquímica y Energía Química (Celeq) de la Universidad de Costa Rica desde el año 2013, para experimentar un modelo de producción de energías renovables que pretende extenderse hacia todo el sector cafetalero de Centroamérica.

Dentro de esta propuesta también se incluyó un proyecto eólico que ahora abastece la iluminación de un pequeño beneficio perteneciente a la Unión de Cafetaleros de San Isidro de León Cortés (Undecaf).

Para las personas involucradas en el proyecto, la eficiencia energética es una medida a  largo plazo ante los cambios climáticos y el uso excesivo de combustibles fósiles.

Por otra parte, el ahorro monetario que acarrean las “energías limpias” es un colchón para aminorar los recurrentes golpes en los precios del café.

Carlos Rivera, gerente de la cooperativa, acogió con entusiasmo el trabajo del Celeq, ya que la demanda eléctrica que necesita un beneficio es enorme, al punto de ser uno de los principales costos de producción.

GENERACIÓN DISTRIBUIDA EN DESBALANCE

Los medidores que están en las afueras del edificio de Coopetarrazú marcan dos direcciones: un flujo de entrada, que es la electricidad extraída de la red pública, y una corriente de salida, es decir, la energía que la cooperativa produce con sus paneles solares y no emplea.

Todos los excedentes se direccionan a la red pública; “la particularidad de la generación distribuida es que cualquier sistema (de generación de energía) lo conecta a la red y hace un intercambio, pero ese aporte que uno da no se paga o reconoce de alguna manera”, explica Karina Torres, ingeniera química del Celeq y encargada del proyecto.

Aún así, Torres señala que, al haber dependencia con la red, el sistema de la cooperativa no requiere apoyo con baterías, tal como sucede en los sistemas totalmente independientes.

“La idea de este proyecto no es convertirlos (a los cafetaleros) en productores de electricidad, sino ayudarles a proteger su actividad”, explica Cindy Torres, coordinadora del proyecto.

Con el fin de promover e implantar el modelo de generación distribuida en la región, los desarrolladores de esta iniciativa identificaron los principales vacíos normativos en el sistema energético de Costa Rica y el resto de Centroamérica.

Una de estas prioridades apunta a la definición de criterios técnicos en la Ley de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) para la comercialización de energías por fuentes renovables no convencionales, dado que la normativa actual no reconoce  en las tarifas los beneficios ambientales de la energía producida por dichas fuentes.

“No es cualquier inversor el que se puede pegar a la red”, señala Karina Torres. Para ser parte de una propuesta similar a la de Coopetarrazú y Undecaf se requiere una serie estándares internacionales de seguridad que garanticen la normalidad en el flujo de energía.

Además de la producción fotovoltaica y microeólica, el Celeq señala la necesidad de incentivos para promover el potencial hidráulico en pequeña escala, que está rezagado aun cuando Costa Rica depende de la producción hidroeléctrica.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Muy acertado es el comentario del profesor Víctor Ramírez en su artículo (LN, 25-04-14), en el cual plantea que el voto de los indecisos,

El plantel administrativo de Coopetarrazú genera 15 kilovatios gracias a los paneles solares que instaló en su techo. Esto significa un ahorro de hasta

El desarrollo de un proyecto para la administración de los recursos humanos y el pago de las planillas del Ministerio de Educación Pública (MEP)

La esclavitud de la edad antigua y el vasallaje medieval solo permitieron levantamientos aislados contra el poder; muchos siglos después, dos grandes revoluciones, la

La saturación de datos por ingresar al nuevo sistema de pagos “Integra 2” es la principal causa que señala la ministra de Educación Pública,

En el orden usual, Saray Córdoba González, Carla Jara Murillo, Sandra Araya Umaña y Bruno Lomonte Vigliotti, miembros de la comisión especial del Consejo

II parte10. El papelote azul (China, Tian Zhuangzhuang, 1993). Recorre la historia de la China maoísta desde la óptica de un niño y su

Sería muy pretencioso afirmar que el país está bien o mal, la mayoría de las veces los encargados de las cifras oficiales  utilizan  indicadores
Semanario Universidad