Sistema educativo requiere reforma profunda para ser inclusivo

En el marco de  IV Congreso Internacional de Administración de la Educación, organizado por la Escuela de Administración Educativa de la Universidad de Costa

Las posibilidades que tiene América Latina para garantizar un sistema educativo inclusivo son vastas, aunque se requiere gestar acciones drásticas desde las políticas públicas de cada país, aseguró Renato Opertti, consultor en desarrollo curricular de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En el marco de  IV Congreso Internacional de Administración de la Educación, organizado por la Escuela de Administración Educativa de la Universidad de Costa Rica, Opertti conversó con UNIVERSIDAD sobre este tema que está en la agenda de las autoridades educativas en la región. A continuación se ofrece un resumen de sus respuestas.

¿Cuál  es la realidad de la educación en América latina?

-Esta realidad implica un programa con luces y sombras. Las luces están por el lado de que la educación cada vez se enfatiza más como un derecho público y se pone más énfasis en modernizar la educación con la idea de atender la diversidad de los alumnos, y en buscar políticas educativas que tengan impacto en la sociedad, articulando el componente social, económico y cultural de la oferta educativa.
Seguimos todavía muy tradicionales; es muy difícil cambiar el currículo para que este motive a los estudiantes y realmente cree un aprendizaje. Sigue siendo muy difícil que los docentes acepten la diversidad y que busquen las técnicas adecuadas de enseñar, para que todos puedan aprender y se garantice que haya ambientes heterogéneos de aprendizaje, para que todos tengan oportunidades de aprender. Implica un cambio también en las mentalidades; se puede cambiar el aula, se puede cambiar el modelo de escuela, si hay una aceptación a un cambio de mentalidades y esto en la práctica aún sigue siendo muy complejo.

¿Cómo cambia el rol del docente con esta tesis de inclusión que se propone?

-Ese es un tema clave. El docente debe poner mucho más énfasis en el aprendizaje de los estudiantes; pero, eso es un problema que tiene que ver con un cambio en el perfil del rol de formación y de apoyo, ya que se trata de un cambio cultural. Se requiere de un docente más audaz, con más libertad para tomar decisiones, que esté más apoyado por el sistema, que le permita codesarrollar un currículo en el marco de las responsabilidades compartidas, pero que se sienta respaldado por el sistema para hacerlo. Hablamos del docente inclusivo, con un currículo inclusivo en el marco de una escuela inclusiva (triada: docentes, escuelas y currículo).

¿Cómo influye un currículo en la inclusión?

-Puede ser tanto un facilitador en el aprendizaje como un obstaculizador del aprendizaje. Facilita cuando el currículo tiene claridad de objetivos, e incluye diversidad de tácticas de aprendizaje, y no penaliza a los estudiantes por determinados resultados, sino que habilita diferentes formas de evaluar.
El currículo es un instrumento de política educativa y esta necesita instrumentos para realizarse. Un instrumento poderosísimo es tener un currículo amplio, flexible, adaptable a las realidades locales, con la capacidad de ver los problemas de los estudiantes y además también con solidez de conceptos. Un currículo excluyente termina en un docente que está sumamente preocupado por cumplir con lo que está  preescrito.

¿Cuál  rol cumplen las nuevas tecnologías en el sistema de educación inclusiva?

-Las tecnologías de la información y comunicación (TIC) son altamente motivadoras en los jóvenes,  sobre todo en contextos donde existen carencias socioculturales muy fuertes. Un currículo inclusivo es aquel que apuesta al uso creativo y diverso de las TIC. Se trata de un  fenómeno de motivación, pero que no está aislado de la adecuación curricular, sino que está inserto para motivar al aprendizaje.

¿Cuáles son los principales desafíos que debe enfrentar la educación en la región?

-El gran desafío es cómo integrar las agendas de equidad y calidad en la educación, para lograr incluir a todos. Tenemos todavía sistemas educativos excesivamente excluyentes, sobre todo en la educación media, como es el caso de Costa Rica, donde hay más exclusión que inclusión. Eso implica repensar los sistemas educativos, pensar en un sistema más integrado, más holístico y  mucho más conectados.
Son varias agendas que no pueden tomarse por separado: es fundamental la formación docente, que incorpore la diversidad. América Latina tiene instalado el discurso de cambio; lo que no tiene son las herramientas para hacer esos cambios reales, los cuales implican profundas reestructuraciones al sistema, convirtiendo  la educación un elemento de disputa y de discusión en la sociedad.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La falta de un tope a las contribuciones privadas y las barreras en el acceso a financiamiento para agrupaciones políticas con menor caudal económico,

No somos juristas autorizados para emitir fallos en un conflicto de complejos matices e intereses, y por ello confiamos en  el Derecho Internacional que

En el marco de  IV Congreso Internacional de Administración de la Educación, organizado por la Escuela de Administración Educativa de la Universidad de Costa

El profesor de derecho ambiental de la Universidad de Costa Rica, Álvaro Sagot, presentó una acción de inconstitucionalidad ante la Sala Constitucional, para solicitar

El sistema ante las crisis, y la actual es profunda y extendida, recurre a perseguir a los trabajadores, al pueblo en general, si este

El experto militar Manuel Mora Salas, quien en la época de la revolución sandinista combatió al frente de una brigada con las fuerzas sandinistas 

Especialmente considerando los últimos hechos registrados desde la suspensión el pasado 2 de noviembre del debate para la segunda ronda de las elecciones de

La estulticia del gobernante Daniel Ortega de pretender distraer la inconformidad popular con una invasión al territorio costarricense es tan torpe, que sólo puede
Semanario Universidad