¿Soy o no soy “Charlie”?

¿Feliz inicio humanista de 2015? ¡Después de la emoción, el choque, por favor la razón, la reflexión! Con el año nuevo y sus clásicas

¿Feliz inicio humanista de 2015? ¡Después de la emoción, el choque, por favor la razón, la reflexión! Con el año nuevo y sus clásicas bombetas, pronto llegaron en París metrallas, secuestros y muertos. ¿Una revista satírica atacada? En mis años mozos, con poesías satíricas contra el profe, con un “Semanario Universidad” muy combativo a base de caricaturas, con parodias en las calles, incluso en tiempo de mi doctorado en el Madrid de Franco… peanuts, todo eso. Pero con la “mediación” de los medios, la gente misma se ha hipersensibilizado a base de hipocresías como aquello de la “politically correct” (entre otros esa cansina repetición genérica). ¡A mi madre, refugiada belga en Francia durante la Primera Guerra Mundial, venirle con la casi moda ahora del bullying! Peanuts, también.

La tolerancia no ha mejorado ni entre géneros (con o sin confección), ni entre religiones; al contrario, los medios −aparte de deformación− hacen su agosto y nos conforman hacia el consumismo. Estoy, desde luego, tremendamente preocupado por esa secuencia de intransigencias ético-religiosas como hemos visto en pocos años en Oslo (un fascista noruego disparando por la pureza de su raza contra las invasiones), en Dinamarca, ataques contra una revista que no hace sino expresar una sensación común transnacional europea de invasión, no por extranjeros en sí, ni islamitas en sí, no generalicemos, el aporte demográfico es imprescindible. Pero no caben esos grupos que pretenden pasar por alto que todo foráneo, por elemental respeto y hasta gratitud, ha de respetar las costumbres locales, aprender el idioma, saber algo de coordenadas históricas y geográficas del medio. Puede divergir las visiones de lo espiritual y vestimentario, pero procurando no ofender almas cándidas.

Pero de lado y lado hay exaltación, como esa muy europea, rubia, que entra a Notre Dame, en París, a mostrar su pechos con base en una dudosa percepción de “igualdad” con los varones.

Asistí en Costa Rica a la manifestación silenciosa contra esos armados gritones que en nombre de Mahoma provocaron una masacre en tierra cristianizada hace más de mil años: matar a periodistas, imponer su almuédano, obstruir y destruir pasos de navidad… pues no. Intégrense en la comunidad de acogida. El demócrata sabe reír, sonreír desenfadadamente del otro y su contrincante no recurre ni a los puños ni a pistolas; el lápiz, la canción protesta, el chiste mordaz son armas poderosas de libertad, no les tengamos miedo.

Lo cual no quita que del otro lado de la barrera, varios hilos de la trama salen como montados, contra gente que profesa el Islam, generalizando, el Semanario en cuestión, por mí que resurja, pero el lenguaje soez, incluyendo contra otras religiones, no está como para orientar ánimos hacia la reflexión. El mismo eslogan de “je suis Charlie” promueve la francofonía, pero esta no es Francia exclusivamente. Además, todo suena a copia manipulada de aquel “ich bin auch Berliner” de John F. Kennedy, que contribuyó originalmente a destruir aquel odioso muro. Pero Israel (que no es precisamente el pueblo evocado en la Biblia) está construyendo otro.

Por favor, señores sionistas, no sigan comercializando el holocausto si actúan en la misma dirección con sus vecinos. Feliz año humanista, a pesar de todo, la utopía es posible.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Conversas Alfonso Peña Conversaciones Camaleonart 2014Conversas no es un libro reciente –a pesar de publicarse este año– pero es un libro de muchos años y ...

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, logró recientemente prorrogar el rescate de la economía de su país con el Banco Central Europeo, el

La selección infantil de fútbol de Costa Rica logró imponerse 2-0 sobre su similar de Panamá en un partido clave para ambas selecciones en

Una deuda de ¢48.000 millones (unos $88 millones), en impuestos no pagados a la Dirección General de Tributación Directa, afecta la suficiencia patrimonial del

El grupo de salsa Son de Tikizia celebra sus 10 años de música, en el Festival de Verano Transitarte. (Foto: cortesía de Son de

El puente de Ismael Tatiana Lobo Novela REA edicionesLa historia trata sobre un pueblo, Providencia abajo, enclaustrado en la montaña, su gente y su puente. ...

Las máscaras y tallados de los indígenas térrabas reflejan su visión de mundo y retratan su entorno. (Foto: cortesía de Voces Nuestras)Trozos de madera
Semanario Universidad