UCR se propone prevenir y mejorar el control de situaciones de riesgo en sus campus

Evitar situaciones de peligro, así como contar con un reglamento ante situaciones específicas de emergencia en las distintas sedes de la Universidad de

Evitar situaciones de peligro, así como contar con un reglamento ante situaciones específicas de emergencia en las distintas sedes de la Universidad de Costa Rica (UCR), serán las funciones principales de la comisión especial de gestión de riesgo conformada por el Consejo Universitario en la sesión N° 5526 del 24 de marzo pasado.

Incidentes que han ocurrido en laboratorios de química -donde estudiantes han sufrido  accidentes con sustancias peligrosas-, el control de emergencias de carácter ambiental como inundaciones o eventos sísmicos, e incluso el manejo de eventos masivos que la Universidad realiza han sido antecedentes importantes para la conformación de la comisión, explicó Ángel Ocampo, coordinador de la comisión especial y miembro del Consejo Universitario.

Aunque situaciones como las ocurridas con estudiantes de química fueron manejadas con éxito, Ocampo explicó a UNIVERSIDAD sobre la preocupación latente que hay ante la carencia de reglamentos claros sobre cómo manejar estas posibles situaciones.

“En caso de incendio, no tenemos claro cómo haría una unidad de bomberos para ingresar al campus”, ejemplificó el miembro del Consejo Universitario sobre la carencia de planes para enfrentar un caso como este.

También, mencionó la importancia de asesorar a los profesores, para que ante eventos de emergencia manejen correctamente la situación con el estudiantado y demás personal de la Universidad; este sería -según Ocampo- uno de los planes que implementará la comisión especial de gestión de riesgo.

RESPONSABILIDADES DE LA NUEVA COMISIÓN

Aunque la Rectoría cuenta actualmente con una comisión de gestión de riesgo responsable de atender y administrar las emergencias que ocurren, el Consejo Universitario conformó esta nueva comisión especial, para que con carácter preventivo analice profundamente  los reglamentos y los escenarios vulnerables en los que se encuentra la UCR en todas sus sedes.

Dicha comisión está integrada por especialistas en diferentes áreas, como salud, geología, arquitectura, gestión de riesgo y ciencias básicas, quienes en su primera reunión acordaron realizar en un período de 6 meses, un informe que analice la situación general de la población, infraestructura, reglamentos y sus riesgos, detalló Ocampo.

Si existiera una actividad organizada dentro de la Universidad, que represente un peligro claro y evidente  para la población involucrada en ese momento, la nueva comisión podría incluso clausurarlo, aunque esta no sea la función fundamental de la comisión especial, ya que el compromiso principal es elaborar los informes que respalden a la Rectoría o a los entes administrativos, a la hora de tomar decisiones definitivas sobre los eventos.

Incluso, el Consejo Universitario destaca en el acuerdo de la sesión No. 5526, que una de sus mayores preocupaciones son los eventos masivos como la Expo-UCR, la Feria de la Salud, la Semana Universitaria y demás eventos culturales y deportivos.

El análisis y las medidas por tomar que salgan  de esta comisión especial serán extensivos al resto de sedes y recintos de la UCR, en las cuales ya hay riesgos detectados, como los tectónicos en las instalaciones de Golfito y los de inundaciones en Puntarenas.

Ocampo espera que los informes y diagnósticos de esta comisión sirvan incluso para motivar y acelerar la construcción de infraestructura necesaria y segura para la comunidad universitaria, como podría ser el caso de los megaproyectos que incluyen el nuevo edificio de la Facultad de Ciencias Sociales, convertido hoy en una “bomba de tiempo”.

Aunque la cantidad de aspectos por analizar para mejorar la seguridad y la prevención de eventos riesgosos en la UCR es muy grande y compleja, el funcionario espera que a largo plazo los resultados de esta comisión especial sirvan para fortalecer una cultura de seguridad institucional en la Universidad, que salga del campus y repercuta en la población nacional.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

No  quiero creer pero es real: la violencia en este país está vestida de civil; puede ser una persona en cualquier esquina, automóvil o

En 1933, con tan solo 17 años, Yolanda Oreamuno escribe el ensayo ¿Qué hora es?, en el que retrata diferentes aspectos nocivos de la

Si Ricardo La Volpe no apura su trabajo para mejorar las opciones ofensivas de la Selección Nacional de cara a la eliminatoria mundialista, será

Una finca integral de la Asociación de Mujeres Productoras Orgánicas de la comunidad de Nueva Esperanza, en Caño Negro, sirvió de ejemplo para desarrollar

Derecho de respuestaPrimero que nada, ubiquémonos:El suscrito es un hombre que con esfuerzo propio, y una vida entera de lucha y trabajo, logró consolidar

Pobre de él, porque es difícil luchar contra el terco criterio de los más ciegos de sí mismos. La vanidad no juega fútbol. El

La falta de tiempo es la principal causa para que los estudiantes universitarios no cumplan con horarios regulares de comida ni sigan regímenes de

La combinación de factores como el aumento de temperatura, la reducción de oxígeno en las aguas, sumados a la sobrepesca y la contaminación, podrían
Semanario Universidad