VII Congreso deja cosecha de 90 proyectos para redefinir futuro de la UCR

Una de las mayores dificultades que enfrentaron los organizadores fue contar con la cantidad de participantes necesarios en cada sesión para alcanzar el quórum.

Una de las mayores dificultades que enfrentaron los organizadores fue contar con la cantidad de participantes necesarios en cada sesión para alcanzar el quórum. (Foto: Katya Alvarado)

Después de nueve meses de trabajo –y aún muchos más de preparación–, el pasado lunes 8 de diciembre se dio por finalizado el VII Congreso Universitario de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Según sus organizadores, esta edición es históricamente la que ha tenido mayor convocatoria entre la comunidad universitaria y en la que se ha presentado mayor cantidad de ponencias.

“La comisión se siente muy feliz porque, después de 9 meses de trabajo, la Universidad respondió ante el Sétimo Congreso en todos los niveles”, expresó Francisco Enríquez, presidente de la comisión organizadora.

En la última sesión se discutieron tres propuestas: mejoras en la gestión de la información dentro de la UCR, la creación de una comisión de biotecnología y la ampliación del presupuesto que cada unidad académica dedica a la investigación. De estas, solo la segunda no fue aprobada por la plenaria.

Al inicio se presentaron 183 propuestas, de las cuales 140 pasaron la primera etapa para ser discutidas en las plenarias. Al final, la mayoría de ellas fueron aprobadas: unas 90, según Enríquez.

MESES DE DISCUSIÓN

Desde setiembre y hasta el lunes pasado se llevaron a cabo sesiones en las que la plenaria del Congreso votó y discutió todas las ponencias. Estas fueron organizadas según sus temáticas. Enríquez mostró satisfacción porque la mayoría de áreas del quehacer universitario fue abarcada.

Durante las sesiones, las personas participantes votaban con un control que se le entregaba a cada uno, y tenían la oportunidad de dar su opinión en todas las temáticas discutidas. Dependiendo de la ponencia, estas intervenciones se podían extender más o menos minutos. Además, los participantes tenían la opción de ampliar el debate en la página en Internet del Congreso, donde se habilitaron espacios para foros virtuales.

En representación de la Rectoría de la UCR, Roberto Salom expresó satisfacción con el proceso: “Entre académicos, administrativos y estudiantes mantuvieron el alto nivel del Congreso, con incidencias importantes en algunas discusiones y que nos ayudarán tal vez no a hacer cambios radicales −porque esta es una institución que ya tiene cierta estabilidad−, sino a hacerle punta fina al lápiz, para que esos golpes de timón vayan enrumbados por donde tienen que ir”.

La mayor dificultad con la que se encontraron los organizadores fue lograr el quórum en las sesiones, a pesar de la gran cantidad de participantes.

En la primera fase hubo 800 personas y quedaron 400 para la segunda, que acaba de finalizar. En su discurso de clausura, Enríquez se refirió como “un sufrimiento” a los intentos por alcanzar el quórum, pero afirmó que solamente en dos ocasiones se tuvieron que cancelar las plenarias por la falta de participantes.

ESTUDIANTES APROVECHARON SU ESPACIO

Enríquez reconoció que entre las temáticas más discutidas estuvieron aquellas relacionadas con la calidad de vida de los estudiantes dentro de la Institución, atribuyó esto al alto involucramiento del movimiento estudiantil.

Para la etapa plenaria, el sector más joven de la comunidad universitaria logró que se le aprobaran doce propuestas, que buscan mejoras en la política universitaria.

Algunas ponencias fueron planteadas por la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR); sin embargo, otras fueron iniciativa de estudiantes independientes. Algunas de ellas versaron sobre rezagos en el proceso de admisión, la participación estudiantil, los beneficios complementarios para estudiantes becados, el transporte sostenible, seguridad en el campus, entre otros.

No obstante, también se rechazaron propuestas como el Plan Integral de Regionalización, el reconocimiento de la identidad de género en los procesos administrativos de la Universidad y una tercera respecto a la inclusión de representación estudiantil en el Consejo de Rectoría.

El ahora expresidente de la FEUCR Alejandro Madrigal hizo pública la intención de su partido político de darle seguimiento a estos dictámenes, para que “se pongan en correcto funcionamiento y tengan un impacto en la vida universitaria”.

Mientras tanto, Francisco Enríquez resaltó otros temas que fueron eje en muchas ponencias, como lo referente a la acción social. “Hubo muy buen trabajo de parte de la Vicerrectoría de Acción Social por estudiar los cambios que ellos requerían, aspectos que tienen que ver con la participación de los administrativos en la gestión universitaria y en los entes de representación, y además la investigación y la evaluación docente”.


Lo que viene

Los congresos universitarios se realizan cada diez años en la UCR con el fin de revisar la política universitaria, aunque una gran crítica en ocasiones anteriores ha sido que los dictámenes y resoluciones muchas veces no han llegado a concretarse.

Vale recordar que numerosas resoluciones de otros congresos nunca se aplicaron o nunca llegaron a concretarse. “Tenemos la firme idea de que esto no suceda en esta ocasión, eso es lo que queremos”, aseguró Francisco Enríquez, presidente de la comisión organizadora del VII Congreso Universitario.

Finalizado el Congreso, la comisión organizadora deberá hacer un informe para el Consejo Universitario (CU) con todos los dictámenes resultantes de las sesiones plenarias; a partir de este, los miembros del órgano legislador decidirán el proceso para tratarlos, pues deben decidir cuáles les corresponden a ellos ejecutar y cuáles deben enviar a la Asamblea Colegiada Representativa, para que esta los ejecute.

Jorge Murillo, director del CU, está decidido a no dejar que suceda lo mismo que en otras ocasiones y asegura que espera procesar rápido el trabajo. “Yo esperaría que de aquí al otro año tengamos todo esto listo”, afirmó.

Para Murillo, hay acuerdos fácilmente ejecutables sobre los cuales solo tendrían que girar la directriz a la dependencia correspondiente; para los más complicados, tiene esperanzas de que avanzarán todo lo posible.

“Esperaríamos dar un informe de aquí a finales del otro año para decirle a la comunidad: Este es el estado de cumplimiento de los acuerdos del Congreso Universitario”, previó el jerarca.


Participantes y ponencias

Participantes en primera etapa

800

Participantes en segunda etapa

400

Ponencias iniciales

183

Ponencias que pasaron a plenarias

140

Aprobadas en plenario

90


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Hoy, Ayotzinapa no es una diminuta e ignorada comunidad empobrecida situada en algún lugar del territorio del estado de Guerrero, en la República Mexicana.

2

Los magistrados de la Sala Cuarta acogieron para estudio la acción de inconstitucionalidad presentada por diputados de la Asamblea Legislativa en contra de la

La mayoría de las reservas mundiales de combustibles fósiles deben permanecer bajo tierra, sin ser utilizadas, para limitar los efectos del calentamiento global y

Un reciente reportaje en la televisión nacional sobre un ciego que se ganaba la vida sin ser siquiera bizco, me obligó a pensar que

Por primera vez desde el retorno del equipo a la Primera División, el equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica aparece entre

Una nueva exposición aborda el aporte de las imágenes de Tomás Povedano a los billetes creados a partir de 1939. (Foto: cortesía de Museos

Alicia Avilés y Maris Stella Fernández son las dos columnas fundamentales del SIFAIS. (Foto: Ana Beatriz Fernández)Alicia Avilés Avilés, nicaragüense con 20 años de
Semanario Universidad