Yuri Alvarado Arias, candidata presidencial a la FEUCR: “Alerta no es un partido electorero”

El próximo 21 y 22 de octubre, los estudiantes de la UCR deberán acudir a las urnas, para elegir al próximo directorio de la

“Las autoridades de la UCR están promoviendo una contrarreforma”, asegura Yuri Alvarado, candidata a la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica  (FEUCR), por el partido político Alerta, una de las cuatro agrupaciones que se disputan dicho cargo.

El próximo 21 y 22 de octubre, los estudiantes de la UCR deberán acudir a las urnas, para elegir al próximo directorio de la FEUCR y los representantes ante el Consejo Universitario.

Para la candidata Alvarado, lo más importante es hacer entender al estudiantado, que en la actual situación coyuntural del país, “tanto el Gobierno como las autoridades universitarias -a la luz de los intereses de entidades internacionales como el Banco Mundial- quieren destruir la educación pública”.

Su partido propone en esta campaña electoral, acciones como un programa de atención a la mujer víctima de violencia y una asociación de estudiantes becados. A continuación un resumen de la conversación que UNIVERSIDAD mantuvo con Alvarado, como parte de una serie de entrevistas a cada uno de los candidatos.

¿Cuál es la definición del partido Alerta como tal, cómo nace?

-Alerta nace como una iniciativa de querer ofrecer algo más allá que un partido electorero. Pretende ejercer una crítica fuerte al grupo que en aquel momento era Convergencia.  Hay muchas cosas por hacer, que son posibles a través de la Federación, pero que no se hacen y premian otros intereses diferentes a los de los estudiantes. Quisimos que hubiera una organización con un trabajo constante durante todo el año, con un programa, y que no muera en el proceso electoral.

¿Qué caracteriza al partido?

-No es un partido electorero.  Creemos en la lucha de forma permanente y de esa manera se organiza. Tratamos de representar los intereses de los grupos que más se ven afectados en la U, como los becados. Creamos una mala costumbre de que participar es ir a votar, y ahí sí todos nos conocemos.  Pero la riqueza del movimiento estudiantil debería de ser que participáramos en todo momento, en todo lo que haya, o sea de manera permanente.

¿Cuál es el principal eje de la campaña?

-Utilizar las elecciones como una vitrina, para que pueda informarse de lo que nosotros hemos calificado una contrarreforma a la educación, que en este momento se está desarrollando.
Es urgente, en este clima de persecución a estudiantes a la luz de las luchas del FEES, informar qué es lo que está pasando mediante el uso de espacios que ya existen y conquistando nuevos espacios. Además, queremos brindar protección a las mujeres que son madres, y en el tema de diversidad hemos insistido para que la U -dentro del programa de Estudios Generales- meta como un componente el análisis de la diversidad sexual.

¿Cómo van a manejar una propuesta de campaña ante una población estudiantil fragmentada?

-La gente se centra en los métodos y difieren sobre eso y crea una cortina de humo, para no enfocar el problema central que es la contrarreforma educativa, creada por las autoridades universitarias en el recorte universitario, en la autonomía. Frente a la situación actual, cuál es la federación que necesitamos y las tareas de movilización permanente que hay que tener, eso es central.

¿Entonces, participó Alerta en las tomas de edificios? Si fue así, ¿cómo atraer a las personas en contra de esto?

-Sí. En el momento en que se usa la acción para deslegitimar el movimiento y no hay estudiantes en la U, nosotros creímos que había que levantar la toma y nos retiramos el viernes.
Hay mucha gente que no lo entendía o no estaba de acuerdo porque no estaba informada. La mayor información que se recibió fue institucional. En eso todos tenemos responsabilidad y más el directorio de la federación actual. Lo principal es informar a la gente.

¿Cómo se va a manejar la política en las sedes regionales?

-En las sedes regionales este año es muy complicado, porque el Tribunal Electoral Estudiantil Universitario suspendió las giras a las sedes por el transporte y las calles deterioradas, pero hemos intentado movilizarnos nosotros mismos. En el caso de la sede de Limón y Golfito estamos bien, y ellos están haciendo su propia agenda. Estamos intentando hacer un trabajo ahí con estudiantes que han estado con Alerta desde el año pasado.

¿Cómo van ustedes a estimular una mayor participación en las urnas?

-Creo que lo que no se ha hecho al día de hoy para que la gente vaya a votar, no se va a hacer en una semana o dos semanas. Sin embargo, nosotros hemos planteado hacer un análisis, viendo cuáles son las carreras más afectadas con el recorte; y en el caso de las sedes regionales, para que a partir de ahí se genere una cultura de participación constante.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El documento titulado “Valoración del Daño Ambiental, Autopistas del Sol S.A”, realizado en enero de este año, identifica 25 puntos a lo largo de

Según información oficial del ICE, el Proyecto Hidroeléctrico Diquís (PHD) sería una presa sobre el río Térraba, que se ubicaría en la desembocadura del

Hoy el gobierno, sus diputados y las principales cámaras empresariales orquestan otra similar con apocalípticas predicciones: “O se privatizan los servicios eléctricos o se

Este Semanario comprobó, con una visita de campo realizada al sitio el pasado 6 de octubre, los daños sufridos por la vía férrea en

Ahora, un año y medio después de esa información, el gobierno del presidente Daniel Ortega ha anunciado que planea tener terminado en cuatro años

Quizá el asombroso talento de su protagonista o el inusual encuentro de los tres personajes principales parpadeen en el límite de lo verosímil, pero

Merino, fundador y exdiputado, caracterizado por su compromiso a favor de las luchas sociales, reconoció que el Frente Amplio cuenta con una estructura definida

Las y los jueces, en tanto trabajadores intelectuales, necesitan laborar en un ambiente favorecedor del estudio y la reflexión, que no menoscabe su dignidad
Semanario Universidad