El idioma inglés en la sociedad del conocimiento

El idioma inglés se ha convertido en la lengua de la sociedad del conocimiento en que se desarrolla el ser humano actual. Para adquirirlo,

El idioma inglés se ha convertido en la lengua de la sociedad del conocimiento en que se desarrolla el ser humano actual. Para adquirirlo, cada día miles se matriculan e inician el sueño de poder comunicarse en esta lengua. Sin embargo, un número bastante similar abandonan las aulas, frustrados por no poder alcanzar la meta. ¿Cuáles son los factores que llevan a tantos estudiantes a tomar esta determinación? Independientemente de las razones, el aprender inglés como idioma extranjero es algo que muy pocos logran.

En un mundo donde es factible saber lo que pasa en el polo opuesto al que se encuentra un individuo en un tiempo de solamente segundos, se hace cada vez más esencial el uso de una “lingua franca” (lengua franca) o “common language” (lenguaje común), donde todos seamos capaces de comunicarnos sin la necesidad de un intérprete. Nuestro mundo actual ha adoptado el idioma inglés como la solución a los problemas de comunicación que se han presentado con la globalización que enfrenta nuestro planeta Tierra. Un estudio realizado por Graddol (2000) muestra que más de 375 millones de personas tienen inglés como lengua materna y el número de personas que lo hablan como segundo idioma ha sobrepasado a los primeros.

Todo lo anterior conduce a la necesidad mundial de ser competentes en este idioma. Manuales, programas de televisión, noticias, instrucciones, todo tipo de artículos científicos y demás información relevante, se encuentran escritos en inglés. Esto ha generado que los gobiernos de cada país promuevan una enseñanza bilingüe a través de diferentes programas y proyectos. Los profesionales de nuestra época actual han acudido a ese llamado y se han enterado de esta necesidad, iniciando así, el anhelo de miles de ser capaces de comunicarse con el mundo a través de este idioma.

Para lograr una población bilingüe que sea capaz de llenar las expectativas que demanda la sociedad actual, sin embargo, se debe hacer un ajuste en las metodologías que se han venido utilizando desde hace mucho tiempo en las instituciones educativas. En tal sentido, las metodologías guían hacia el éxito o el fracaso. La idea de que el profesor es el que hace todo el trabajo en el aula, debe quedar en el pasado y debemos proponer un ambiente educativo donde el estudiante tenga el mayor protagonismo posible. Utilizar nuevas metodologías que tengan como eje central la innovación, deben ser parte activa en los salones de clase y especialmente aquellos en donde se enseña una segunda lengua.

Otro aspecto que no debe dejarse de lado es la cultura propia que forma parte integral del idioma que se está aprendiendo. Es absurdo, ilógico e imposible separar un idioma de su cultura y el aprendizaje de los aspectos culturales, es algo que no se puede aprender a distancia. Los sistemas educativos han fallado ampliamente en este aspecto. Cada día es más frecuente observar miles de personas que adquieren inglés como segunda lengua y no tienen la más mínima idea de todo el bagaje cultural que rodea a los países angloparlantes.

¿Cómo lograr la inmersión de todas las personas que están aprendiendo un segundo idioma en la cultura de los países donde se hablan esas lenguas? Pocos son los que tienen la facilidad de viajar a otro país y menos, cuando se encuentra a gran distancia de su territorio. A veces interfiere lo económico, otras veces la familia y en algunas ocasiones no es fácil gestionar una visa para entrar a ciertos países. Entonces, ¿cómo lograr un acercamiento a la cultura propia de los idiomas?

Según datos de la fundación Costa Rica Multilingüe (2009), las embajadas norteamericanas, canadienses y británicas, poseen informes de más de 33. 000 personas provenientes de estos países que residen permanentemente en Costa Rica. Ellos conocen la cultura angloparlante y la viven diariamente. De esta forma, la comunidad angloparlante podría representar una ayuda inigualable para los miles de docentes que tienen la tarea de enseñar inglés. La colaboración de un voluntario angloparlante en el aula es un asunto fácil, divertido, dinámico, innovador, diferente y muy sencillo de lograr.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) pretende que la Semana de Bienvenida, a partir del 11 de marzo, vaya

Al final del plazo para pagar el impuesto a  S.A.  la firma Comercializadora Medisa, estaba morosa, y canceló el 5 de febrero de 2013.De

En un reciente comentario (Universidad, 23/1/2013), el filólogo Roy Alfaro Vargas demuestra cuán corta es la distancia que separa a un consumidor insatisfecho de

En Costa Rica, durante 62 años hemos estado preguntándonos acerca de la jornada laboral:Parte IPero las respuestas a esas preguntas ya no funcionan dada

El desarrollo de nuevas moléculas se presenta como una estrategia para combatir la multiresistencia de las bacterias, un problema de salud pública en Costa

La jueza Aleidy Blanco, al lado de su maestro e instructor, Gregorio Mejía.La Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) seleccionó a la árbitra costarricense Aleidy

El manual es una herramienta útil para los docentes, que complementa su labor cotidiana en las aulas y fortalece la educación sobre el tema

La Ley 9024 de Impuesto a las personas jurídicas establece un gravamen para todas aquellas sociedades anónimas,  sucursales de una sociedad extranjera o su
Semanario Universidad