La sumisión inconsciente y el periodista

No sé sí sentir pena ajena, dar explicaciones a la gente sobre la sumisión en que caímos como país o avergonzarme ante la colectividad

No sé sí sentir pena ajena, dar explicaciones a la gente sobre la sumisión en que caímos como país o avergonzarme ante la colectividad nacional, que  por varios años pagó  impuestos para que algunos de nosotros concluyéramos  alguna carrera universitaria. Pagaron  para que mi querida Universidad de Costa Rica nos enseñara  a investigar, a discernir, a comprender que el comunicador es un “espécimen” raro cuando hablan de la “verdad”.

Y es que vi  en los noticieros televisivos cómo algunos colegas confirmaron   un secreto a voces y que en el nivel de hipótesis resultaba bastante evidente, en relación con el  asesinato doloso de Johel Araya en las celdas de La Reforma.. No conocí al tal  “rey de la fugas”, pero era “vox populi” su asesinato, porque así lo habían denunciado la hoy víctima y su familia, pues decían que lo torturaban y lo amenazaban con “echárselo” por  quienes, supuestamente, cuidaban de él  y cumplían con la ley.

Se trataba, salvo mejor criterio, de confirmar las hipótesis de trabajo mediante sencillos recursos como la entrevista, la historia  penitenciaria del país, el contexto en que se desarrolla la frustrada fuga del pasado 11 de mayo. En fin, nada extraordinario para un periodista con algo de autonomía.

Recordemos que en ocasión de los llamados hechos terroristas atribuidos al grupo La Familia -la noche del 12 de junio de 1981, la Policía capturó a la miembro más famosa de la banda: Viviana Gallardo- encarcelaron a esta estudiante universitaria que fue ametrallada luego  por un tal “cabo” Bolaños. Fue asesinada en medio de un estado de conmoción nacional creado, principalmente, por la policía que, como hoy, contaron con un séquito de colegas utilizado como caja de resonancia. No digo que la prensa tiene que guardar silencio frente a estos hechos noticiosos; digo que independientemente de la óptica oficialista, la seriedad de los periodistas radica en su  independencia de criterio para buscar el “porqué” de los sucesos, por encima del discurso oficial y la coyuntura del “qué”.

Me queda la sensación que algunos colegas creyeron que por ser Araya presidiario, o la familia de él parcial en el asunto, no merecían ningún crédito, aunque sus quejas   implicaban una posible violación del Pacto de San José y corrupción penitenciaria, máxime cuando, algunos de ellos, se han ocupado hasta la saciedad de este último fenómeno social. Recuerdo además que pocas horas después del intento de fuga, nuestra presidenta, doña Laura Chinchilla,  legitimó lo que supuestamente sucedía en La Reforma. Palabras más, palabras menos, recordó que los quejosos de maltratos no estaban  en un hotel, sino en una cárcel.

No obstante este ambiente de sumisión generalizado, una resolución dictada el pasado  dieciocho de mayo por la Sala Constitucional, reitera el compromiso con la defensa de los derechos humanos, por encima del discurso policial al que nos quieren acostumbrar algunos “cabos” y criminólogos; y a la vez, me causa  pesimismo.

Comprendo que el escenario de la guerra contra la delincuencia está concebido entre los “muchachos malos” y “los buenos” que, obviamente, todos sabemos dónde están estos últimos, aunque algunos de ellos se pasan a menudo al otro bando. Entiendo además el impacto “promocional” que implica el protocolo de botar puertas y esposar con las manos hacia atrás a mujeres, maleantillos de poca monta o narcos pesos pesados, cuando hay cámaras al frente. Por eso comparto plenamente la resolución  de la Sala Constitucional: que esposar “convencionalmente hacia atrás” al sospechoso por nueve horas no va muy de acuerdo con el estado de derecho.

Pesimismo porque esto molestó a un  sector de “los buenos”, que consideró que el juzgador del “malo” (el juez ordenó remover  las esposas al preso, luego de nueve horas con las manos hacia atrás), se “estaba extralimitando en sus funciones”. Surge la pregunta si el camino que estamos transitando, de una guerra no declarada entre  “buenos” y “malos” garantizará el estado de derecho, o en pocos años todos tararearemos el poema de Bertolt Brecht: Primero se llevaron a los negros, pero a mí  no me importó porque yo no era. Enseguida se llevaron a los judíos, pero a mí no me importó porque yo tampoco lo era. Después detuvieron a los curas pero como yo no soy religioso tampoco me importó. Luego apresaron a unos comunistas, pero como yo no soy comunista, tampoco me importó. Ahora me llevan a mí, pero ya es tarde.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Cuando aún arde la gastritis que nos produjo la Corte Plena al hacer mutis por la derecha, como el tigre Melkiades, con la intromisión

Aclaración sobre el artículo “Imagen de la Mujer en el Arte Escénico Costarricense” publicado en el periódico Semanario UNIVERSIDAD (8 de junio 2011):La investigación

Chris Nokkinos es un plomero independiente, de 32 años, que participaba la semana pasada en las manifestaciones contra el draconiano programa de ajustes económicos

El ministro de Educación Pública, Leonardo Garnier, presentará en las próximas semanas una nueva versión de la propuesta para trimestralizar el curso lectivo, pese

No  quiero creer pero es real: la violencia en este país está vestida de civil; puede ser una persona en cualquier esquina, automóvil o

Si Ricardo La Volpe no apura su trabajo para mejorar las opciones ofensivas de la Selección Nacional de cara a la eliminatoria mundialista, será

Costa Rica a pesar de ser un país democrático y de derecho acarrea grandes deudas en el cumplimiento de sus obligaciones jurídicas Estatales para

Las personas que optan por definirse con una identidad de género diferente con la que nacieron carecen de derechos básicos en Costa Rica, a
Semanario Universidad