El crimen de copiar

El Gobierno, a solicitud de un grupo de editoriales y en nombre de los derechos de autor, vetó las correcciones  que se le hicieron

El Gobierno, a solicitud de un grupo de editoriales y en nombre de los derechos de autor, vetó las correcciones  que se le hicieron a la ley que pretende criminalizar el fotocopiado de libros. La pena es de hasta 6 años de cárcel. Más que a un violador.

¿Pero qué tanto nos afecta el fotocopiado a  los autores de obras científicas y literarias? Francamente muy poquito, porque  el autor le cede  sus derechos al editor  a cambio de solo el  10% de las ventas.  Así que  la ganancia de las y los que escribimos libros no está en el dinero, sino en que nos lean.

Por el otro lado, el 90 %  restante de las ventas se lo queda la industria que  produce el objeto-libro. El nudo del asunto está en que  el texto existe con independencia del libro,  puesto que puede ser digitalizado, fotocopiado, escaneado, escuchado y más. Pero el libro en tanto objeto no vale por sí mismo, no puede prescindir del texto, sin él salen todas sus páginas en blanco. Por eso, para que sea negocio, la industria del libro se asegura de tener la exclusividad del texto. Y a eso le llaman  “propiedad intelectual”, cuando es obvio que el único que debería llevar ese título debería ser quien escribe la obra, no quien la vende.    Igual ocurre con las semillas, la propiedad intelectual debería ser de quien las cultiva y no del que las patenta. Son las trampas del lenguaje del mercado.

Las copias tienen un valor cultural enorme, cuanto más se copien los libros, como las semillas, mejor. Si no fuera por las copias y sobrecopias no sabríamos nada de  Homero,   porque su tradición oral se extravió ha mucho en  algún recodo de los tiempos. Sin el trabajo manual de los monjes copistas de la Edad Media, casi toda nuestra herencia intelectual se hubiera  perdido, como se perdió, por destrucción premeditada del colonizador, nuestra herencia intelectual precolombina.

Incluso desde el punto de vista comercial, las editoriales pueden hacer sus propias copias. ¿Por qué no negocian con el MEP y las Universidades ediciones baratas, completas o parciales, de los libros de texto que imprimen? Sería  rentable, puesto que los textos son de lectura masiva y obligatoria. Lo que ahora les puede pasar es que para evadir el “crimen” las y los profesores opten por fotocopiar textos editados fuera del país, menos susceptibles a controles legales, con lo cual  bajarán las ventas de las mismas editoriales nacionales que presionaron contra el fotocopiado. Eso se llama enredarse en los propios mecates.

Por último, y es lo más urgente, criminalizar el fotocopiado encarece el estudio y crea una élite académica regida, no por  la inteligencia, sino por el poder adquisitivo. La juventud talentosa pero pobre tendrá que conformarse con el INA,  mientras los tontos con plata ocuparán sus puestos en la UCR.

Así, en poco tiempo, tendremos estupendos carpinteros y pésimos médicos… ¿O no?

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

A vivir en democracia nos habituamos mucho tiempo atrás. La historiografía costarricense es prontuario de acontecimientos puntuales que demuestran la trayectoria de nuestra vida

¿Quién es Ángel Sastre? El enviado especial del diario español La Razón a Venezuela. En un artículo, titulado “Chávez, ¿hasta cuándo?” estima que el

A las empresas más grandes, que facturaron cientos de miles de millones de colones en la construcción de la ruta  fronteriza 1856, el Consejo

Luego de 5 años de que el proyecto de Reglamento de Adjudicación Becas a la población estudiantil entrara a discutirse dentro de las comisiones

Actualmente, las Contralorías de Servicios en Costa Rica no son apoyadas en su totalidad por las jerarquías institucionales. Es tanto así, que el Ministerio

La publicación en el Semanario UNIVERSIDAD de la nota “Construcción de trocha fronteriza favorecería a grandes empresarios de la zona y a petrolera Mallon

El Centro Cultural Español (CCE), conocido como El Farolito, celebrará el 30 y 31 de octubre sus 20 años en Costa Rica, con dos

SuspensePatricia HigsmithNorma, Verticales de bolsilloLibrerías nacionales¢4.900 Patricia Higsmith es una de las narradoras de suspenso más respetadas del género, como lo constatan sus numerosas novelas,
Semanario Universidad