SAMSARA

El texto indaga sobre el origen para saber quiénes somos en el cosmos: Adviene el ciclo./Nuestra energía, entonces, como ahora, estuvo reunida./ La palabra

“Uno no es uno/Sino la suma de los otros/Resumidos en el retrato/De lo que se ha ido”. Así parece sustentar su credo poético Adriano de San Martín: en un solo ser se engloba la totalidad, la suma, de la especie humana; en torrente convergen culturas, costumbres y paisajes contemporáneos. Y si bien Samsara proviene del sánscrito y en la religiosidad hindú alude a la rueda de la vida, el libro no se centra en un espacio determinado, se sitúa en distintas zonas donde las gentes se aglomeran. La rueda, en su eterno girar, torna a la humanidad partícipe y expectante de una realidad que se comprime asistida por nuevas tecnologías.

El texto indaga sobre el origen para saber quiénes somos en el cosmos: Adviene el ciclo./Nuestra energía, entonces, como ahora, estuvo reunida./ La palabra era genésica, piel de oliva. / Un susurro./ Sin embargo, musicalizaba:/Circular asciende, en caracol gira, se destrama en polifonía. / Regresa, se abre, se sacude, como aullido en algarabía. / La multitud escucha, interroga alrededor de la hoguera. Alucina. /En el bosque germina la semilla de un planeta posible… Energía, fundamento de la creación; palabra, precursora del génesis: susurro y canto circular representado por el caracol que ya sugiere la noción de la rueda. El nacer o el inicio de lo originario está poblado por una multitud. ¿Quiere decir que estamos inmersos en la poderosa energía que rueda y rueda sin fin?

Me detengo en San Francisco, un viaje a través de la música de los años sesenta y más allá; rememoración de la década porque la ciudad estadounidense cambia pero se reconoce en los años de juventud del hablante a quien seguimos al compás de la música, la influencia de los “beatniks” Kerouac y Allen Ginsberg y el ambiente que se respiró en Woodstock, con la figura de la madre, quien no comprende esa suerte de escándalo que para un quinceañero representan las melodías de entonces. El poeta descubre un mundo que pasa frente a sus ojos, gentes en un medio cosmopolita: En tranvía, trolebús, metro, bote o velero/se arremolinan gentes de todo el mundo/la algarabía se expresa en múltiples idiomas/el derroche es desmedido…

Las máquinas futuristas asoman y aluden a lo inmediato e instantáneo: las gentes van y vienen de prisa. El poeta no dice qué piensan, qué hablan esas gentes, qué ocurre dentro de la mente del joven vigía de un ambiente espectacular y desmesurado, tan solo nos deja la nostalgia de una juventud marcada, entre otras situaciones, por las luchas estudiantiles, la negativa a participar en la guerra de Viet Nam y el escándalo de Watergate que estremeció al país. Y con todos los idiomas mezclados. ¿Alusión a la Torre de Babel? Son preguntas de un poemario de confluencias que el lector debe responder: la rueda gira, los pueblos y habitantes nos acercamos, quizás en demasía.

En el poema Frente al Lago (donde desfilan el Cocibolca de Nicaragua, el Blue Lake, la laguna del Arenal y otros sitios lacustres de Rusia y América Latina) se nos muestra el acto de la contemplación: no importa en cuál latitud del mundo se presencie el movimiento de las aguas, igual se perciben sus sensaciones. Y aun cuando el poeta no suele utilizar el “yo” para subrayar distintos estados anímicos, destaco estos versos: se percibe la quietud del milagro que acontece/ cuando el hombre se compenetra con su propio yo/que es la misma naturaleza al ritmo de otro sol. Hay sintonía con la tradición Zen en una cosmovisión donde el ser es parte de lo absoluto. El hablante no da su punto de vista, se limita a describir uno o diversos ambientes y el yo se adentra cual parte de la naturaleza con una reflexión sobre la condición de los colonizados, hecho que nos toca como destino común a los habitantes de distintos continentes: Fueron exterminados/ por la ira de otros hombres/ venidos de lejos/ ávidos de riquezas y metales. Sin embargo, la rueda de la vida, en su cambiante naturaleza – una era acaba, otra comienza – hará que un niño reinicie el ciclo con esperanza, como un renacimiento: Es la imagen imprecisa/ para el poema/ que escribirá un niño/ sentado a la orilla de un río/donde retozan la presencia y el olvido. En otros poemas se hace referencia, con ironía, a los Estados Unidos y a sus ritos, en especial al consumismo. Se revela el significado del “sueño americano” para los migrantes, especialmente latinos.

En Cumpleaños se tratan los excesos de la fiesta como desorden y caos de la existencia.  El final incluye una crítica: Pero nadie como el/ ketchup o las mayonesas/ Dejó rodar algún comentario/Sobre lo irracional y breve de toda biografía. Liviandad de la hora actual: la comida ligera como existencia signada por lo fugaz; no hay cabida para el pensamiento. Al contrario de los poemas citados, aquí aparece el hablante en primera persona, un yo lírico desencantado con la realidad y el momento, con la perennidad de la vida. Y es que en la mayor parte del libro hay un juicio mordaz y lúcido al mundo capitalista. Por ello aparecen otros entornos, como el de la familia campesina donde la presencia de gallinas y oficios contrasta con la levedad de vida en las ciudades. En Cow boy se establece un contraste de culturas: Esto puede ser California o Texas,/Arizona quizás, Nevada o Iowa tal vez:/los picos plateados, el horizonte,/la cerca, la silla, la cuerda,/el jeans y el sombrero del cow boy que dispara humo a través de la ventana/ de la tv allá en Villa Quesada.

Samsara fue escrito por un autor crítico frente al mundo actual. Su mirada se sitúa en la cotidianidad y el discurso poético va describiendo lugares y paisajes cual ojo mordaz que corroe la liviandad que nos toca vivir. Cierto prosaísmo en la estructura nos recuerda la buena poesía de Nicaragua, Centroamérica y el Caribe: una búsqueda dentro del exteriorismo, característica poco común en nuestro medio. De modo que el libro rompe estructuras y plantea nuevos puntos de vista, pero, sobre todo, no nos endulza; por el contrario, nos llama a despertar con lucidez, a mirar la realidad con caústica ironía.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El nuevo director del Semanario UNIVERSIDAD, Mauricio Herrera (al centro), anunció que implementará cambios de manera paulatina durante el 2013 y espera verlos reflejados

Dentro de los esquemas de cuantificación de flujos del comercio internacional y su impacto, podemos encontrar los relacionados con el intercambio monetario, aquellos que

Hago la pregunta que intitula esta nota dirigida a Ud., señora presidenta, con el mayor de mis respetos y consideraciones, en razón de que

Las 400 personas que trabajan en los 45 Equipos Básicos de Atención Primaria en Salud (EBAIS) finalizarán su relación laboral con la Universidad de

La Comisión Presidencial sobre Gobernabilidad Democrática entregó hoy oficialmente a la presidenta Laura Chinchilla su informe con más de 100 recomendaciones para mejorar el

Es una pena que en el marco de la celebración de algo tan importante para la difusión del conocimiento, como las licencias creativas, se

Historias redondas de cosas cuadradas Alejandro López Solórzano Cuentos EUNED 2012Sabroso, ameno, entretenido e inteligente es este volumen de cuentos donde al autor aplicó

Horas y horas de investigación, bocetos, maquetas y paciencia para hornear cada pieza dieron vida al conjunto de esculturas en vidrio fusionado de la
Semanario Universidad