Convierta la crisis en una oportunidad de innovación

La Unidad de Gestión y Transferencia del Conocimiento (PROINNOVA-UCR) renueva sus cursos de capacitación con el fin de ofrecerle una opción para innovar en

Los cursos de PROINNOVA se renuevan y se adaptan a sus necesidades.

La Unidad de Gestión y Transferencia del Conocimiento (PROINNOVA-UCR) renueva sus cursos de capacitación con el fin de ofrecerle una opción para innovar en tiempos de crisis.
Como parte de las novedades se incluye la posibilidad de matricular cualquiera de los dos cursos complementarios del programa “I al Cubo” (I³), con un 80% de descuento para las personas de la Universidad de Costa Rica.

Este programa está compuesto por los módulos “Propiedad Intelectual” y “Creatividad e Innovación”. Durante un día usted tendrá la oportunidad de integrar cualquiera de estos contenidos a su forma de trabajo, de manera dinámica, novedosa y divertida.
“En época de crisis vemos hacia adentro, lo que nos interesa es que la gente de la Universidad de Costa Rica aproveche esta oportunidad para adquirir información de actualidad y herramientas útiles para la innovación”, explicó Luis Jiménez de PROINNOVA.
Funcionarios, académicos, investigadores y estudiantes pueden matricular cualquiera de estos módulos por ¢8 mil; otras personas deberán invertir el costo real, es decir ¢40 mil. 
Los temas se desarrollan a partir de las características e intereses de cada grupo de investigadores y son abordados por especialistas.
El objetivo primordial es motivar a las personas para que los conocimientos adquiridos a través de cualquier proyecto social, científico o comercial, sean implementados de manera práctica.

NUEVAS METODOLOGÍAS

Por medio de las evaluaciones que se realizan al final de cada curso, cientos de personas investigadoras ayudan a PROINNOVA-UCR a mejorar e implementar herramientas más acordes a sus necesidades y expectativas.
Este mecanismo de retroalimentación demuestra que la innovación no solo tiene que ver con grandes descubrimientos o productos ingeniosos; con la implementación de pequeñas mejoras se obtienen resultados positivos que contribuyen al bienestar social.
Entre las novedades implementadas en esta oportunidad se encuentra la nueva versión del ideario que incluye el tema de los “Círculos para la Innovación”. 
Este tema aborda el trabajo en equipo a través de roles complementarios, fundamental para compartir datos relevantes, intercambiar experiencias y buenas prácticas.
En los cursos se incorporan ejercicios para evaluar el tipo de pensamiento que utiliza cada persona a la hora de abordar un proyecto de innovación.
“Hacemos evaluaciones mediante un cuestionario y nos referimos a la importancia de integrar equipos de trabajo basados en características complementarias”, manifestó Luis Jiménez.
Estos tipos de pensamiento caracterizan a las personas en generadoras, clarificadoras, desarrolladoras e implementadoras.
Las personas “generadoras” son las que poseen un pensamiento orientado hacia la búsqueda de ideas novedosas, mientras que las “clarificadoras” establecen las causas de un problema o proponen soluciones para mejorar una idea.
El tipo de pensamiento “desarrollador” está asociado a la sostenibilidad de los proyectos que serán puestos en práctica por quienes poseen aptitudes “implementadoras”. 
Otras de las novedades son el aumento en las actividades lúdicas, el uso de un teatrino y la incorporación del ejercicio físico.
“Sabemos que las personas prefieren las actividades dinámicas, llenas de ejemplos, vivencias y comentarios, el ejercicio aumenta las endorfinas que estimulan el sistema nervioso y elevan el potencial creativo”, declaró Jiménez.
Entre las técnicas que se incorporan está la biomimética o biomimetismo, una disciplina que se inspira en la observación minuciosa de los organismos y las soluciones que éstos implementaron para adaptarse a su ambiente a lo largo de millones de años. (Ver recuadro)
“La biomimética es uno de los temas más llamativos y una forma inspiradora para realizar innovaciones científicas.”
También se incorporan nuevas tecnologías, “lecciones de película” y audio para sacar conclusiones o ejemplificar algunos de los temas. “Se trata de volver a ser niños y niñas para hacer cosas de grandes.”
Estas nuevas técnicas y metodologías se incluyeron como parte de la autoevaluación y cambio que caracterizan a PROINNOVA-UCR.

CAPACITACIONES EXTERNAS

La renovación también involucra las capacitaciones que esta unidad ofrece a instituciones como el Instituto Costarricense de Electricidad y la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER).
En estos momentos se trabaja con el ICE en el tema de la gestión de la innovación a través del programa “Dpie” y se dan capacitaciones a ocho empresas agroalimentarias sobre nuevos productos y procesos.
El programa “Dpie” ofrece un diagnóstico del potencial innovador de una empresa y ofrece soluciones creativas para que éstas mejoren su competitividad.
La Unidad de Gestión y Transferencia del Conocimiento tiene como objetivo promover, facilitar, gestionar y apoyar la transferencia de los conocimientos y suscitar la innovación en los sectores productivos.

 


Biomimetismo

Un tema de “I al Cubo” (I³)

En 1941 el científico suizo, George de Mestral, estudió bajo el microscopio una variedad de cardo que estaba adherida al pelo de su perro; impresionado por los ganchos del fruto espinoso copió el diseño para crear un cierre de dos piezas.
Una de las piezas tiene unas púas rígidas semejantes a la cubierta espinosa de aquél fruto, mientras que la otra pieza tiene suaves anillos que permiten que las púas se adhieran.
El investigador nombró a su invento Velcro, una combinación de las palabras francesas velour (terciopelo) y crochet (gancho).
Este es un claro ejemplo de biomimetismo o biomimética, una disciplina que se inspira en la naturaleza para realizar innovaciones científicas.
Ingenieros, biólogos, informáticos, químicos, físicos y otros investigadores trabajan para encontrar soluciones inspiradas en las estrategias desarrolladas por plantas y animales.
Un marcapasos inspirado en el funcionamiento del corazón de la ballena jorobada, vacunas que no requieren refrigeración sugeridas por una planta africana, superficies libres de fricción que imitan la piel de una lagartija y paneles solares que adoptan la estructura de una hoja son algunas de las innovaciones científicas basadas en el biomimetismo.
Janine Benyus, impulsora de esta disciplina, afirma que el objetivo es identificar las aplicaciones que la naturaleza desarrolló durante millones de años y que la humanidad puede imitar para lograr un ambiente más sostenible y saludable.
Algunos principios básicos de la biomimética se basan en que casi todos los organismos naturales adaptan su forma a la función, premian la cooperación, confían en la diversidad, utilizan solo la energía que necesitan y lo reciclan todo.
En la página electrónica http://www.asknature.org, se pueden consultar de forma gratuita una lista de cien nuevas innovaciones biomiméticas y más de dos mil proyectos publicados en diferentes revistas científicas.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Al igual que los viejos comunistas, los enemigos de Israel distorsionan la realidad, y crean la suya con consignas, discursos y desfiles. Los herederos

La Unidad de Gestión y Transferencia del Conocimiento (PROINNOVA-UCR) renueva sus cursos de capacitación con el fin de ofrecerle una opción para innovar en

Un grupo de indígenas de distintas partes del país permanece en las afueras de la Casa Presidencial desde los primeros días de marzo, con

La Expo UCR 2009, que arrancará este 3 de abril a las 9 de la mañana, quiso romper todos los esquemas al abrirse a

Si bien el Gobierno al asumir el poder en el 2006 se autoasignó la tarjeta verde que lo identificaba como un abanderado del campo

La elección del candidato opositor Mauricio Funes como presidente de El Salvador, el pasado 15 de marzo, fue el empujón que hacía falta para

La ahora famosa unidad de “inteligencia”, cuya orientación política está más que probada, es la que tiene a su cargo la seguridad del material

El estudio realizado por el Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (IRET) de la Universidad Nacional, publicado por UNIVERSIDAD la semana anterior, el
Semanario Universidad