Tercera parte de empleados privados gana menos del mínimo

 Así lo reveló un estudio hecho por el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas IICE y la Universidad de Maryland, cuyos resultados fueron expuestos

Cerca del 30% de las personas empleadas en el sector privado y en hogares, que debería recibir el salario mínimo en el país, gana menos de lo que dice la legislación laboral costarricense.

 Así lo reveló un estudio hecho por el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas IICE y la Universidad de Maryland, cuyos resultados fueron expuestos el pasado 17 de junio en la presentación hecha bajo el título “Reforzar el cumplimiento de los salarios mínimos en Costa Rica”.

El XV informe del Estado de la Nación reveló recientemente que alrededor de 600.000 costarricenses ganaron menos de ¢156.625 mensuales, el mínimo establecido por ley en el año 2009.

En el documento se detalla que las personas trabajadoras que están dentro de la normativa del salario mínimo, son las que se encuentran dentro del sector privado y quienes laboran en los hogares, los cuales corresponden a un 56% del total de la población ocupada.
Tim Gindling, investigador de la Universidad de Maryland, aclaró que la legislación no cubre a los trabajadores asalariados del sector público a quienes los rige su propia estructura salarial. Tampoco aplica para trabajadores independientes del sector privado, patronos (8%), trabajadores por cuenta propia (20%), ni trabajadores familiares no remunerados (2%).
De acuerdo con el informe, la estructura de salarios mínimos en Costa Rica es muy compleja, establece salarios mínimos fijados por separado para los trabajadores con diversos niveles de calificación, educación formal y ocupaciones.
Es por ello que una de las principales recomendaciones que hace este estudio es simplificar la estructura del salario mínimo. De acuerdo con Juan Diego Trejos, investigador del IICE, se debe fortalecer la capacidad de inspección del Ministerio de Trabajo para garantizar el cumplimiento de esta legislación.
El informe indica que entre el 2005 y 2006 el porcentaje de trabajadores que ganaban por debajo del salario mínimo creció, lo cual coincidió con una disminución de recursos destinados a la inspección de las empresas por parte del Ministerio de Trabajo, por lo que Trejos asegura que se debe dotar de más presupuesto para este fin.
MOVILIDAD SALARIAL
Los autores señalan en el documento que “el objetivo general de una política de fijación de salarios mínimos es el de proteger a los trabajadores de mas bajos salarios estableciendo un piso a la escala salarial”.
En este sentido, Ronulfo Jiménez, profesor de la Escuela de Economía de la UCR, y quien comentó la publicación, dijo que parte del desarrollo con equidad que busca el país es el cumplimiento de las políticas de salarios mínimos, cuya razón de ser es la protección social.
Jiménez destacó que el país ha seguido la ruta de la especialización del capital humano, lo cual no deja de ser positivo, pero dijo que existe un sector de la población desatendido con niveles de educación menores a la primaria y secundaria que no han podido ser incorporados a este esquema de desarrollo.
El documento reveló también que es levemente mayor el porcentaje de las personas trabajadoras, que laboran en el sector desprotegido por la ley, que ganan por debajo del salario mínimo, el cual llega a un 34%.
Del grupo protegido por las leyes del salario mínimo reciben menos de lo establecido 44% de quienes se emplean en las microempresas, 36% de quienes están en funciones en el servicio doméstico y 21% en medianas y grandes empresas.
Ganar por debajo del mínimo establecido suele ser una situación circunstancial y transitoria en algunos casos, indicaron los investigadores, porque al menos la mitad de los trabajadores alcanzan o superan la línea del salario mínimo después de un año.
No obstante, cerca del 6% de la población trabajadora del país se mantiene por debajo del ingreso mínimo durante al menos 4 años, concluyeron.
Los reajustes en los salarios mínimos legales a su vez conducen paralelamente a un aumento de personas en el sector informal, debido que desincentiva a los empleadores, afirmaron.
Es por ello que los investigadores proponen compensar los posibles efectos negativos en el empleo mediante el impulso de programas de creación de puestos de trabajo así como también hacer del Fondo de Capitalización Laboral (FCL) un verdadero seguro de desempleo.
También recomendaron propiciar una mayor educación y formación para lograr la movilidad social de los trabajadores vulnerables a recibir una remuneración baja, según los resultados de la investigación.


 

Montos del salario mínimo


Actualmente según el decreto Decreto de salarios mínimos Nº 35665-MTSS en el sector de Agricultura (por jornada ordinaria) el salario mínimo de los trabajadores no calificados  es ¢ 6.904 y en el grupo denominado “genéricos” el salario mínimo (por mes) es de ¢ 206.045.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Desde febrero 2009 hasta hoy, hemos permanecido alertas y trabajando en la defensa del interés de las instituciones públicas y de Costa Rica  Nuestra

  Ahora fácilmente escuchamos comentarios:  “¡cómo se le ocurrió quedarse con esa ley y pagar tanto de cotización mensual, usted nunca va a ver

El nuevo convenio del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), que define los presupuestos de las cuatro universidades estatales que integran el Consejo

El poemario editado por Ediciones Perro Azul será presentado al público en una actividad que tendrá lugar en el Centro Cultural Español a las

Llegó impecablemente vestido como si fuera un caballero burgués. Pantalón y corbata  grises y una camisa de mangas largas de un leve color papaya

Detrás del pleito que ha provocado que la mayoría de críticos y blogueros juzguen mal el filme Donde duerme el horror, se esconde cómo

Hace muchos siglos y específicamente en el siglo XVI, surgió la famosa teoría del racismo redentivo (también conocido como la doctrina de las antípodas). Dicha ...

El Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES) otorgó la acreditación oficial por seis años más al bachillerato y licenciatura en psicología
Semanario Universidad