Lola Fernández mira al pasado

Después de 28 años de no realizar una retrospectiva de su obra, Lola Fernández vuelve a hacerlo con “La alquimia de la pintura”, en

Después de 28 años de no realizar una retrospectiva de su obra, Lola Fernández vuelve a hacerlo con “La alquimia de la pintura”, en la que efectúa un extenso recorrido por su obra.

La exposición, que está abierta desde el 18 de octubre y permanecerá disponible hasta abril de 2013, recoge las distintas etapas de la artista, quien nació en Cartagena de Indias, Colombia, pero que muy pronto se trasladó a Costa Rica, donde ha realizado toda su carrera.

La exhibición se puede ver en los Museos del Banco Central, en la plaza de la Cultura. De acuerdo con la curadora de la muestra, María Alejandra Triana, se pretende que el público vea más allá de la pintura en concreto y pueda apreciar el proceso mediante el cual Fernández construye y moldea sus materiales.

 

La exposición es una de las más ambiciosas que ha organizado Fernández en los últimos años y consta de 63 obras, entre textiles, relieves, serigrafías, dibujos y pinturas.

A sus 86 años, Fernández se mantiene activa, tras efectuar una extensa carrera como docente en la Universidad de Costa Rica. Esto aunado a su trabajo como artista le permitió ganar en 1995 el Premio Magón, el máximo galardón que se otorga en Costa Rica en el ámbito de la cultura.

Para contribuir a que se detecte con más facilidad la manera en que Fernández elabora sus obras, la muestra contará con cuatro vídeos que explican, con diferentes temáticas, cómo se mueve la artista en su mundo creativo.

Se hará énfasis en la manera en que Fernández emplea técnicas como los relieves por superposición, las veladuras, los empates, el chorreo de pintura y el esténcil.

Con una amplia experiencia en su hacer artístico y luego de experimentar diferentes maneras de acercarse al objeto creativo, Fernández se presenta en esta exhibición como una artista consumada que mira al pasado para examinar su obra.

Entre las piezas que usted podrá observar se encuentran “La cafetera”, “Señal en el espacio”, “Autorretrato”, “Volcán en tonos cálidos”, “Hospital”, “La violencia” y “Relieve en círculo azul”.

SUS ETAPAS

La organización de la muestra busca evocar las distintas etapas creativas de Fernández a lo largo de más de medio siglo dedicación sin descanso a la pintura y a otras manifestaciones artísticas.

En ese sentido, se abarca desde la etapa de formación, la de su paso al ámbito internacional, en el que, según Triana predomina el “informalismo abstracto”, aunque también trabajó el arte figurativo.

Luego pasará por la fase de la experimentación, entre los años 70 y 80, hasta el retorno a un arte más apegado a las técnicas tradicionales. Lo popular es un tema que en esta fase empieza a tomar importancia en su obra.

Cada etapa estará claramente identificada en la exhibición, que también tiene un acento autobiográfico, puesto que las distintas fases resumen pasajes trascendentes de la vida de la autora.

Sobre la trayectoria de esta reconocida creadora nacional, la curadora de “Lola Fernández: la alquimia de la pintura” resume de esta forma: “Lola es considerada una de las grandes coloristas del arte costarricense. Sus combinaciones, por contraste o por armonía, son muy ricas en sus trabajos. Las paletas en sus pinturas van desde muy diversos colores y muy saturados hasta obras monocromáticas”.

Por esa razón, uno de los grandes objetivos de la exposición es que el público logre compenetrarse no solo con la obra en sí, sino que vaya mucho más allá y que mediante la información que se le proporciona pueda adentrarse en los misterios creativos de Fernández, quien ha ganado en dos ocasiones el Aquileo J. Echeverría, en artes plásticas.

El primer premio en el Aquileo J. Echeverría lo obtuvo en 1977 por la muestra “Lola Fernández, algunos aspectos de su evolución de su arte” y en 1985 por la muestra “Juglares y espectadores”.

Quienes han seguido de cerca la obra de Fernández no tienen ninguna duda de su gran aporte a las artes, de ahí que esta exhibición sea una ocasión propicia para que quienes no conocen muy bien su obra, tengan un excelente acercamiento.

Fernández siempre atenta a la influencia de su entorno artístico, sacó partida de sus estancias en el exterior y así lo confirman su paso por Florencia, la India y Japón, cuyas huellas se notan en la pintura de esos años.

Al volver a una representación antológica, después de 28 años de no hacerlo, el público se topará con una artista madura y cuya obra es fruto de una amplia inquietud creativa.

Para que una mayor cantidad de observadores puedan acercarse al Museo del Banco Central, la exhibición estará abierta hasta abril de 2013, lo que significa que hay vasto período para acudir a ver y apreciar el universo de Fernández y su alquimia de la pintura.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Afirmar, que no insinuar: “que un grupo pequeño, que es incontrolable, que probablemente son infiltrados pagados por las DIS, financiados por su partido, se

La violencia en sus diferentes manifestaciones está presente en las escuelas y para abordarla es necesario un enfoque integral y estratégico que incluya tanto

Sobre la política, dice Vargas Llosa: “En la civilización del espectáculo la política ha experimentado una banalización acaso tan pronunciada como la literatura, el

Como una competencia deportiva, la emoción en torno a las elecciones presidenciales de Estados Unidos se concentra, en estos días, en las previsiones apretadas

Del 7 al 9 de noviembre del 2012, el bienestar, la producción y el Gobierno serán el objeto de análisis de más de cien

La fracción legislativa del gobernante Partido Liberación Nacional (PLN) negó que haya intenciones ocultas de enterrar la reforma al código laboral vetada por la

La Asamblea de Facultad de Medicina de la Universidad de Costa Rica (UCR) eligió el pasado 17 de octubre al Dr. Luis Bernardo Villalobos

La posibilidad de darle un mayor valor agregado a los subproductos de la industria del café fue lo que motivó a la M.Sc. María
Semanario Universidad