Costa Rica dejó de ser la Suiza centroamericana

Debe llamar a reflexión, que desde hace algunos años, nuestro país ya no es la Suiza centroamericana,

Debe llamar a reflexión, que desde hace algunos años,  nuestro país ya no es  la Suiza centroamericana,  aspecto que ya había señalado hace unos años. El término de Suiza centroamericana fue un aporte del  ilustre costarricense Mario Sancho; siento nostalgia y tristeza por lo que se está viviendo en Costa Rica en todos los ámbitos. Actualmente matan a una persona por robarle un  celular o una bicicleta. La corrupción se sigue dando en el sector público y también en el privado.  El narcotráfico y lavado de dinero cada vez permean a más costarricenses. Los asaltos son mucha violencia y todos los meses hay ajusticiamiento de costarricenses y extranjeros, especialmente por parte de sicarios.  Hay lugares donde la policía prácticamente no puede entrar.

La sociedad costarricense vive una crisis de valores, como nunca, y muchos quieren hacerse ricos o tener dinero, con la ley del mínimo esfuerzo, buscan el dinero fácil del narcotráfico y de los negocios ilícitos; en 9 años se han detenido 249 familias por tráfico de drogas. En lo que se refiere al deterioro del medio ambiente, son cada vez más los daños irreversibles por la construcción de grandes urbanizaciones en Guanacaste y zonas costeras, sin los adecuados controles. De las situaciones más críticas es la inseguridad ciudadana, ya no se vive con seguridad en las casas y mucho menos en las calles. En lo económico, nos regimos por la ley de los grandes números, y  a lo que se le da énfasis es a la estabilidad macroeconómica, no importa que crezca la brecha entre los que más tienen y los más pobres. Se propicia básicamente el crecimiento económico y con excepción de algunos programas como Avancemos y el del bono de la vivienda, no se ve un esfuerzo integral para disminuir la brecha entre los que más tienen y los más desposeídos y mejorar la situación de la clase media. Por más de 20 años no hemos podido disminuir la pobreza y existen más de 1 millón de personas en el nivel de pobreza y cerca de 100.000 en pobreza extrema. Asimismo, el desempleo y la desigualdad social han incrementado sustancialmente, siendo uno de los países más desiguales de Latinoamérica.

En cuanto a las decisiones y acciones de los políticos, siguen siendo poco transparentes. Se sigue nombrando miembros de juntas directivas,  ministros y en otros puestos no por la capacidades de las personas,  sino por las relaciones e influencias.

Pero nos debemos preocupar, pero sobre todo ocuparnos todos los costarricenses para que se resuelva la problemática antes mencionada, para lo cual se debe contar con el aporte del Gobierno, la empresa privada, las asociaciones de trabajadores y la sociedad civil mediante acciones concretas que restauren la seguridad ciudadana, mejoren la calidad de la educación costarricense, se logre no solo crecimiento económico sino el desarrollo económico que beneficie a la mayoría de los costarricenses y se propicie una sociedad más solidaria que se sustente en valores como la honestidad, transparencia, amor al próximo, la integridad y la empatía Al estar la sociedad costarricense en crisis,  es el momento oportuno para definir un nuevo modelo de desarrollo que aspire a la prosperidad espiritual y material de todos los costarricenses y que tenga presente la interdependencia creciente  de Costa Rica con otros países. Es necesario,  al plantearnos el modelo de desarrollo que queremos, tener presente que el crecimiento económico, el bienestar social y la protección ambiental deben marchar unidos, en una relación permanente.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Cuatro años después de la reunión de las mujeres –la cual no vamos a comentar aquí–, se realizó en Beijing la Primera Gran Convención Internacional

195 países firmaron el primer acuerdo universal para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y los efectos negativos del cambio climático.

Semanario Universidad