Educar para motivar

Si muchos docentes y autoridades educativas, en reiteradas ocasiones, han manifestado que gran parte de la deserción estudiantil se debe, precisamente, a que los

Si muchos docentes y autoridades educativas, en reiteradas ocasiones, han manifestado que gran parte de la deserción estudiantil se debe, precisamente, a que los estudiantes se encuentran en ambientes de enseñanza y aprendizaje procedentes de un sistema educativo tradicional los cuales, muchas veces, no estimulan su interés por el estudio pues en el aula imperan las imposiciones, las verdades absolutas, la falta de creatividad, la memorización, la poca interacción, la carencia de exposición de ideas, los regaños, las intransigencias o la falta de autonomía o de empatía, entonces los centros educativos universitarios deberían apostar por los cambios correspondientes que incentiven y faciliten en los estudiantes una patente motivación por lograr metas que los satisfagan y les permitan el logro de una autorrealización profesional y personal.

 

De ahí que sea vital que los docentes, como principales agentes creadores de este cambio pedagógico y esenciales responsables del proceso de formación, desarrollen ambientes atractivos de aprendizaje los cuales sean flexibles para atender las diferencias individuales y grupales de los estudiantes, además que estén caracterizados por actividades lúdicas, innovadoras, retadoras y estimulantes como el uso de análisis de casos, debates, mesas redondas, diálogos socráticos o simulaciones, cuyo fin sea el predominio de la participación, la pasión, el compromiso, el positivismo, el fomento del pensamiento crítico, la cooperación y el autoaprendizaje. Ambientes en donde, a partir de estrategias de enseñanza o evaluaciones bien planificadas, se forme un clima emocional basado en la confianza, la seguridad y la adaptación mutuas, se genere la libertad para que los estudiantes se animen a preguntar y a cuestionar; además de evitar los comentarios negativos, la ansiedad, el exponer de manera burlista los errores de los estudiantes -ver precisamente en el error una fuente básica de aprendizaje-, en donde se reconozca abierta y públicamente el esfuerzo y los éxitos de los muchachos y se haga uso del humor, en fin, lograr que los alumnos se sientan tomados en cuenta para que de esta manera se perciban como protagonistas de su propio aprendizaje, pues el profesor que brinda autonomía promueve la motivación, y las personas con una motivación alta son más persistentes en sus tareas, por lo cual tienen mayor probabilidad de que alcancen sus metas y logren el éxito.

De ahí que si ya diversos centros educativos como la Universidad de Costa Rica, la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología y la Universidad Nacional han apostado al cambio de paradigma educativo, y se están logrando importantes avances al plasmar un proceso de enseñanza-aprendizaje que,  más allá de buscar poseer capacidades, lo que trata es de saber cómo utilizarlas. Valga reiterar, ¿por qué no hacer de la motivación un permanente mecanismo que alimente el proceso educativo universitario?…

La idea es abocarse a innovaciones educativas y ver en la motivación esa trascendental oportunidad para hacer del accionar educativo un ámbito más humanista, intelectual, creativo, pensante y sensible. Se trata de educar para la profesión, el empleo,  la ciudadanía, la vida…, para un aprendizaje más significativo, para el autodesarrollo, con el fin de que los estudiantes alcancen su máximo potencial de crecimiento como humanos. Además se debe considerar que estudiantes más motivados académicamente resultan más provechosos para el desarrollo social del país en la medida de que brinda la enseñanza de valores superiores como la empatía, el respeto, la entereza, la perseverancia y la autoconfianza, fomenta la toma de decisiones, conlleva la libertad de pensamiento y el desarrollo de individuos tanto creativos como críticos capaces de conocer y valorar la realidad en la cual se desenvuelven. Por lo tanto, los diversos actores educativos deben plantearse si desean ser quienes por desconocimiento, apatía o conformismo se empeñan en transitar por los caminos de una enseñanza ortodoxa, memorística y que puede conducir a la desmotivación, o, por el contrario, de aquellos quienes procurando el bienestar, desarrollo y satisfacción de los estudiantes buscan, sienten y quieren establecer la motivación como un proceso de cambio en favor de la excelencia del ámbito educativo…

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Los medios de comunicación más importantes, desde The New York Times hasta El País, han relatado la historia de Toy Davis, un hombre que,

La Orquesta de San Petersburgo, que se presentará el próximo 10 de noviembre en el Teatro Melico Salazar en función única, a las 8

En relación a respuesta del profesor Iván Molina en el SEMANARIO del 5-10-2011, a mi comentario en ese mismo medio del 14-9-2011, en que

Durante la sesión ordinaria de la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNB)  celebrada el pasado 25 de octubre, se emitió un dictamen favorable por

El Ministro de Ambiente, René Castro, aseguró que la aprobación del PH Diquís es necesaria para que Costa Rica alcance su meta de ser

Según la rectora Yamileth González, EL CONARE defendió que el Banco Mundial solo fiscalizara los proyectos que financiará y no el 100% de actividades

En la última fecha del campeonato, antes de pasar a la segunda fase donde solo la juegan cuatro equipos, Puntarenas recibe al Cartaginés en

Las críticas de sectores sociales y políticos contra la propuesta de un impuesto al valor agregado (IVA) de 14% y la reducción la canasta
Semanario Universidad