La renuncia a la política

Ahora bien, siendo así, acaso se pueda tomar esta manifestación recurrente como síntoma de algo más. Quizá habría una discrepancia, entre las expectativas de

En los últimos años cualquier costarricense de a pie podría albergar la sospecha de que la renuncia en altos cargos públicos se ha vuelto más recurrente. No es para menos. En lo que va de esta administración Chinchilla, ya han renunciado dos Ministras, dos Viceministras, y un diputado.Esto sólo para muestra, pues en la pasada administración Arias y en las administraciones todavía anteriores, ha venido siendo noticia la renuncia en todo tipo de puestos del gobierno, y nótese, no ha trascendido ninguna renuncia por condiciones laborales; se sabe que estos puestos son muy bien remunerados, se cuenta con asistentes y múltiples recursos, lo cual lleva a sospechar que sea política la posible motivación del retiro prematuro de un puesto.

Ahora bien, siendo así, acaso se pueda tomar esta manifestación recurrente como síntoma de algo más. Quizá habría una discrepancia, entre las expectativas de la persona que asume el puesto y la realidad que confronta, que le lleva a renunciar; esto en el marco de las influencias ya harto demostradas de los Arias Sánchez. Recapitulando entonces, la gran duda es que si la política se entiende como una contienda abierta de intereses, parece ser que algunos políticos de profesión no están dispuestos a comprometerse, prefieren apartarse antes que denunciar o luchar por lo que consideren digno y oportuno de la gestión posible en su cargo.

Aunado a la sensación de que las renuncias son ya algo del curso natural de la política, esto se podría unir a aquella otra sospecha de que la gente honesta no se mete en política, porque corrompe. El saldo es que se alimenta la apatía por la incursión en la política y quienes llegan a altos cargos, y renuncian, dan la impresión de que si no se puede hacer lo que se quería en un primer momento, no hay cabida para la negociación, la disputa, el debate y toda confrontación esperable en la política.

Las influencias y proyectos indeseables en política se deben combatir en las calles como en los parlamentos y despachos, pero en este país se criminalizan y reprueban las manifestaciones (aunque no sean violentas) ciudadanas, y además se ve con frecuencia la renuncia a la disputa por vías formales; lo anterior facilita la gestión de otros, mucho más ávidos de poder, que se instalaron hace mucho en la política estatal y siguen ahí, incluso sin necesidad de un puesto, lo cual les hace peligrosos, pues gozan aparentemente de las mismas facilidades de antes sin la responsabilidad de rendir cuentas en calidad de funcionarios públicos.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La educación ha de responder a los cambios que presenta la sociedad; esta como formadoraLos medios tecnológicos actuales se debaten entre la eliminación de

El gobierno de Costa Rica no enviará a Managua a su embajador asignado a Nicaragua, Melvin Sáenz, ni piensa por ahora nombrar a otro

El Ministerio de Relaciones Exteriores anunció hoy la creación de la Comisión Nacional Afrocostarricense, la cual estará encargada de las actividades relacionadas con la

“El tema de la ciberseguridad, el país no se lo ha tomado en serio”, afirmó Juan Manuel Villasuso, director del Programa Sociedad de la

A esa hora, el estruendo de petardos y bombetas, hizo estremecer los cimientos del Gimnasio Eddy Bermúdez en Limón y los de Casa Presidencial

Como organización de trabajadores que representamos al mayor número de educadores de este país, se  nos participó en la exposición del resumen de este

“Las operadoras privadas Claro (de México) y Telefónica (España) vienen a descremar el mercado, sólo interesadas en la parte más atractiva del negocio”, aseguró

La Asociación de Desarrollo Integral del Territorio Indígena de Térraba solicitó una vez más al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) que se retire de
Semanario Universidad