La Universidad que visionariamente estamos construyendo

Es importante reconocer el esfuerzo que hacen miembros de la comunidad universitaria por informarse, cuestionar y aportar en el proceso de desarrollo institucional. En

Es importante reconocer el esfuerzo que hacen miembros de la comunidad universitaria por informarse, cuestionar y aportar en el proceso de desarrollo institucional. En este sentido me parece acertado que el Semanario UNIVERSIDAD se ocupe de satisfacer esta necesidad de información de los miembros del claustro universitario. Tal fue el caso con la publicación del artículo “Plan de Construcciones y Presupuesto Universitario”, en el número 1917, el cual señala los términos de los compromisos que asume la institución y del impacto de los proyectos de construcción y equipamiento que se están planeando para los próximos años.

 

La Universidad de Costa Rica, desde su creación, y especialmente con el impulso que le diera la gestión de Rodrigo Facio Brenes entre 1952 y 1961, ha orientado su quehacer desde la perspectiva de una institución comprometida con el desarrollo y el bienestar de la sociedad costarricense. Es por ello que durante los últimos años ha hecho esfuerzos por atender una serie de requerimientos que van desde un aumento en los cupos, la ampliación de cobertura, el incremento en los proyectos de Acción Social y de Investigación así como la incursión en nuevas áreas del saber. Todo esto requiere de condiciones que permitan asegurar la calidad y la pertinencia, no solo de los profesionales que se forman, sino también del desarrollo de todas las actividades sustantivas de la Universidad.  Sin embargo, la infraestructura no ha crecido a la misma velocidad. Según datos de la OEPI se han edificado, en promedio, 7 mil metros cuadrados anuales en el último quinquenio, y de acuerdo con los proyectos promovidos por la Administración, se espera construir en promedio más de 25 mil metros cuadrados anuales durante el próximo, para completar casi 130 mil metros cuadrados, lo que representa, en el mediano plazo, una respuesta orientada a fortalecer la infraestructura de manera contundente, garantizando con ello la satisfacción de las necesidades que aseguren el desarrollo de la actividad académica con excelencia, con una visión integral, diversa y universal.

Este reconocimiento a la necesidad de una expansión en infraestructura de la Ciudad Universitaria Rodrigo Facio y de las Sedes Universitarias, busca una visión armónica de la administración de espacios que permita consolidar un sistema funcional de desplazamiento e intercambio de personas, información y servicios, en los territorios universitarios a lo largo y ancho de todo el país. Evidentemente, estos proyectos conllevan el asumir riesgos, los cuales, y no quepa ninguna duda al respecto, se han analizado y sopesado, de manera responsable, como parte de una planificación rigurosa, en la que acertadamente se ha contado con la participación multidisciplinaria de especialistas de nuestra Universidad en derecho, economía, administración, ingeniería, informática, arquitectura, geología y biología.

Un proyecto de esta magnitud no se gesta en un plazo corto; necesariamente requiere reflexión y trabajo arduos no solo en su concepción, sino también en la gestión de las posibles fuentes de financiamiento y en la planificación para su ejecución. Es entonces justo reconocer el trabajo que desde hace más de 5 años ha venido desarrollando la Administración, en la consecución de los recursos necesarios, tarea nada sencilla; y en la programación para el desarrollo de estos proyectos, considerando no solo las dimensiones financieras, sino también las constructivas, donde no se pondrá en riesgo el funcionamiento normal de la institución, sino más bien que lo potenciarán. Por eso nos llena de optimismo la noticia de que la construcción de los megaproyectos comenzará en el 2012 y que paralelamente se desarrollarán los proyectos con recursos aportados por el Gobierno de la República.

La amplitud y variedad de inversiones que se realizarán son un claro ejemplo de una visión integral y diversa, en una universidad  pertinente y de excelencia. De esa forma debemos desarrollarnos y proyectarnos como una Universidad moderna, justa y democrática, preocupada del desarrollo de espacios habitables, con los equipos e instrumentos necesarios para realizar las actividades requeridas por esta Universidad pública, la cual está al servicio de toda la sociedad costarricense.

Por ello, no podemos desaprovechar la coyuntura, o sucumbir ante el riesgo y desperdiciar la oportunidad histórica de construir, con visión de futuro, la Universidad de Costa Rica para todo el país.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El grado de aislamiento de los países de la región centroamericana funciona tan a la perfección, que casi no nos damos cuenta de lo

En la página web de la revista Chronicle of Higher Education (http://chronicle.com) se publicó recientemente el caso de una adolescente que enviaba 3.000 mensajes

Es de todos conocida, la relación directa entre baja escolaridad y pobreza;  asimismo, asistimos a un periodo de nuestra vida en sociedad, en que

El director, quien solo ha realizado 5 películas a lo largo de 40 años y se niega a proyectar una imagen pública, logra con

Es sumamente grave lo que ocurre en la UCR. La administración, encabezada por la rectora Yamileth González, viene profundizando un alarmante curso autoritario. El

Ramón Carvajal, ariano, músico de profesión y vocación, buen samaritano, decía que a Moisés se le había olvidado señalar el onceavo mandamiento.  El onceavo

Luis Alberto Monge: Fundación Arias usó política exterior de su fundador para gestionar contribuciones (Foto: archivo).Los diputados Manrique Oviedo, del Partido Acción Ciudadana (PAC),

Taller de la PCD donde fue reparado el vehículo del hijo de Allan Solano. (Foto: Katya Alvarado)En al menos dos ocasiones, el vehículo personal
Semanario Universidad