Los cambios en el Contrato Social

En todo “Contrato Social” el ciudadano común y corriente entrega uno o más derechos a sus representantes, a fin de obtener ciertas garantías y

En todo “Contrato Social” el ciudadano común y corriente entrega uno o más derechos a sus representantes, a fin de obtener ciertas garantías y seguridades, o bien ampliar sus derechos, pero jamás pensando en que  se le socavarán estos. Cuando lo primero no ocurre o esto último sucede, la “democracia cierta” devuelve el poder a quien elige  para remover al elegido.

Sin embargo, cuando en una democracia quienes reciben poder pasan por la orilla de los problemas de los gobernados o se hacen “el gato bravo” con lo que no es de ellos, la llamada gobernabilidad hace agua, porque el ciudadano perdió credibilidad en las instituciones. Quienes en algún momento tuvieron “legitimidad” jurídica y política ya no la tienen. No es, pues, un asunto de si adoptamos un sistema presidencialista reforzado, un modelo de “primer ministro” al estilo Gran Bretaña o hacemos ejercicios eclécticos al mejor estilo de las familias patriarcas latinoamericanas. No quiere decir con lo anterior que desconozca los esfuerzos plasmados por la “Comisión de Notables” designada por la mandataria Laura Chinchilla. ¡Jamás! Para comenzar, descubrí lo del Contrato Social gracias a las brillantes lecciones de Francisco Antonio Pacheco sobre “Teoría del Estado” en la Facultad de Derecho, sin olvidar los aportes que en mi vida profesional dio  Vladimir de la Cruz.

Nadie está tampoco contra la institución europea de “censurar” a un ministro (R 7 del Informe) máxime cuando hemos visto más de ¢22 mil millones sacados de los  bolsillos de los costarricense para una trocha fronteriza cuyos fondos públicos no se recuperarán. Empero, no habrá tal censura si, seguidamente la presidencia de la República (R 8 del Informe) solicitará al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) convoque a elecciones legislativas anticipadas. Si aplicamos aquello que aprendí en “Historia de las Instituciones” con mi profesor De la Cruz, sobre una clase política costarricense dependiente y resultado de una cruel Conquista (yo digo que fue una invasión por una España causante de uno de los holocaustos más grande de la historia), apuesto lo que ustedes quieran que los diputados no se animarán a quedarse sin su hueso de cuatro años, diligenciando la “censura” de un ministro.

Apuesto además que pocos rechazan la idea de que los diputados diligentes se reelijan; ¿pero que mecanismos hay en el informe para cesar la representación de aquellos mediocres en sus competencias? Si la democracia funcionara como los Notables nos sugieren (democracia representativa) aquellos legisladores que se quedaron en el puesto  después que trataron de linchar al magistrado Fernando Cruz se les hubiera revocado su legitimidad, pues quienes entendieron que “el soberano” se manifestó a favor del magistrado, considerándolo moralmente superior a ellos, sencillamente se van para sus casas. No hay mecanismos de participación  en casos como estos para el ciudadano que no fuera la movilización y las vigilias a favor de Cruz.

Esta pérdida de legitimación –entendida como ingobernabilidad−  por aquellos que en algún momento fueron legitimados por el  ciudadano común y corriente y ahora  carecen de ella por falta de transparencia, abuso de poder, etc., es notoria en cuanto a la existencia de la Sala Constitucional. La abundante búsqueda de amparo del ciudadano común y corriente ante esta instancia judicial refleja ni más ni menos que la crisis de “gobernabilidad”  tiene otras raíces. Las democracias modernas tienen  mecanismos expeditos para que el ciudadano revoque sus derechos confiados, cuando se equivocó de   representantes. Un  ejemplo de estos mecanismos democráticos funcionando perfectamente es Suiza. Por el contrario, al ciudadano por estos lares cada vez se le amputa su participación en asuntos de  incumbencia política, jurídica y económica. Cito dos casos de muchos ocurridos a pocos días de llegar el acta de la independencia a Cartago. Son dos recientes: En la Administración de Miguel Angel Rodríguez, en ocasión del “combo del ICE”, para contener  las constantes protestas se aprobó una ley que criminalizó estas; frente a los escándalos de corrupción, la presente administración donó  bozales  para “ Edmundo y todo el mundo” con la llamada Ley Mordaza. En cuanto a  participación del ciudadano en la democracia contemporánea los Notables nos amordazaron.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Obreros en labores de recolección de escombros y reparaciones el pasado 22 de enero,  en la sección II, entre Ciudad Colón y Orotina. (Foto:

Usuarios cercanos a la UCR inauguraron el servicio de pago electrónico de los autobuses de la ruta La Periférica. (Foto: Katya Alvarado)A partir del

Expertos sospechan del cultivo de caña como generador de males del riñón. (Foto: cortesía de Gadi Amit)Pobladores de Guanacaste viven desde hace más de

A los 87 años, falleció en Costa Rica el gran poeta Antidio Cabal. Español, canario de nacimiento y juventud, hizo la América, sobre

Intervención de Julia Kristeva en la “Jornada de reflexión, diálogo y oración por la paz y la justicia en el mundo: peregrinos de la

A los 42 años, cuando ya había publicado la primera edición de Hojas de hierba, Walt Whitman se enfrentó al hecho que cambiaría la

Las fuerzas políticas de oposición tienen seis meses para llegar a un consenso que engendre una coalición nacional capaz de enfrentar al Partido Liberación

Julian Assange es un  pionero en el uso de tecnologías para desafiar a los Estados corruptos y autoritarios. Como decía su editorial, WikiLeaks: “Solo
Semanario Universidad