San Francisco de Dos Ríos

Durante dos años se construyó una carretera de Zapote a San Francisco, y una gigantesca zanja, que ha dejado pedazos de alcantarillas al descubierto,

Soy vecino de San Francisco de Dos Ríos. Hace años que vivo en el Barrio Lincoln. Es un barrio muy maltratado por la Municipalidad, la policía, el MOPT y sus subcontratos de carreteras a compañías irresponsables.

Durante dos años se construyó una carretera de Zapote a San Francisco, y una gigantesca zanja, que ha dejado pedazos de alcantarillas al descubierto, esquinas destrozadas, nubes de polvo gigantescos  y muchos otros defectos, en tanto tráfico de  peatones como de automóviles.

En San Francisco se va corrientemente la luz, pues el tendido es muy viejo y nunca se ha mejorado. También se va el agua, tanto en Desamparados como San Francisco con gran frecuencia. No hay patrullaje significativo en estos barrios, lo cual da lugar a muchos robos y asaltos de indigentes a una población ciudadana indefensa. Si bien el indigente es un predado por distintas razones, tanto sociales como interpersonales, se convierte a su vez en un predador.

Decir que está enfermo y no buscar curarlo, es parte del modelo corrientemente utilizado hoy en día. Siento que me quedo solo a veces con mis memorias de otra Costa Rica. Desde luego en aquella Costa Rica no había narcotráfico. No existían fortunas gigantescas a través de la lavandería de dólares y la inversión de dineros criminales en empresas fantasmas. El trabajo era honorable y la psicología popular elogiaba el esfuerzo y el estudio. El mal capitalismo y su modelo empresarial cambiaron todo esto. Se dice que la única empresa latinoamericana que es exitosa transnacionalmente, es el narcotráfico.

En San Francisco de Dos Ríos, pasamos escuchando en nuestras casas, camionetas y busetas armadas de altoparlantes, que nos quieren convencer de comprar sus promociones absurdas y vivir en forma disparatada.  No hay tranquilidad ni adentro de la casa. No importa la hora o el día, la propaganda indebida y necia, se nos impone con duros alaridos, llenando de polución auditiva el barrio entero. La irresponsabilidad de las autoridades pertinentes al respecto de todo esto, indican la existencia de sistemas brecha para con el trato de distintos barrios. Me imagino que tanto Desamparados como San Francisco de Dos Ríos, están clasificados como barrios en que vida humana puede ser abusada por un mercadeo irresponsable y unas utilidades institucionales defectuosas. Lo mismo en materia de seguridad ciudadana. Extraño y bochornoso es dicho hecho. Podemos pensar que el modelo empresarial de tipo gobierno corporativo, ha llegado a establecer distintas categorías de ser humano. ¡Un darwinismo social de tipo corporativo e institucional!

Qué diferencia con aquellos años en que la empresa privada y el gobierno servían al público y eran parte de una democracia solidaria y progresista. Como indica un artículo reciente del  sacerdote Jorge A. Chávez (La Nación 19 de mayo), existe una fragmentación de la sociedad que concibe grupos ciudadanos en forma excluyente. En otras palabras, algunos pueden ser maltratados y otros deben ser alabados. Y como modelo económico social, esto está bien. Dios mío, a lo que hemos llegado. Si siempre hubo ciertas diferencias de clase social en Costa Rica, jamás hubo diferencia de humano como humano. Bien recuerdo al costarricense de hace 40 años, que se ponía a pelear, si lo discriminaban como humano. No bajaba jamás la cabeza. Esos rasgos solían ser característicos  de nuestra democracia también.

Por otro lado, es más que lamentable reflexionar sobre el grado en que el narcotráfico se está convirtiendo en empresario nacional. La casi media tonelada de cocaína en el helicóptero accidentado, sus raíces extranjeras y nacionales, la compra de hoteles y luego la sustracción del GPS, para que la OIJ no encontrase más entidades relacionadas con el ocaso, son parte de un desastre nacional. Me imagino que la prensa nacional de venta diaria, calló todo después de dicha sustracción, para no desacreditar al país o al gobierno actual. Eso es muy desafortunado, si resulta ser  el caso. Antes, nuestra prensa solía ser más combativa y leal a la democracia informativa. Se están creando falsedades por omisión de información.

Desde luego, San Francisco de Dos Ríos es también una falsa imagen. Parece ser un barrio de clase media/ burguesía. Pero desde luego, (piensa el modelo perverso) es de gente no muy importante y que nunca cambiará la historia. Por lo tanto, pueden ser abusados. ¿Caramba, será así como también piensa el narcotráfico extranjero de toda Costa Rica y de  sus habitantes? Pregunta uno si esas encuestas que a diario se hacen por teléfono o las casas, estarán llevando información psicológica a otra parte también. ¿Se estará elaborando un mapa de rasgos psicológicos de la población? A mi recientemente me llamaron para ofrecerme 400 dólares de un premio (¡sin haber concursado!). Había que dar datos personales por teléfono para recibirlo. Preferí rehusar el supuesto premio.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Don Anselmo Rodríguez, es uno de ellos: agricultor de cepa, amante de la tierra y conocedor de sus bondades y necesidades, como lo fueron

Pues bien, como me compré entonces ese discurso y no sé de arte como no sé de literatura, y tampoco soy capaz de clasificar

Al preguntar acerca de la actividad, resultó que se trataba del I Festival Interuniversitario por la Diversidad Sexual, realizado en el contexto de la

Se esperaba que un nuevo partido político contribuyera a mejorar el enrarecido ambiente político  tradicional, tan venido a menos en las últimas décadas en

Durante dos años se construyó una carretera de Zapote a San Francisco, y una gigantesca zanja, que ha dejado pedazos de alcantarillas al descubierto,

El Informe fue elaborado por una Comisión Especial nombrada al efecto que analizó el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) presentado por Industrias Infinito, gestora

En SiquirresAhora imagine que debe recoger el líquido de la cisterna durante dos años y medio, y no puede reclamar por esa anomalía, porque

La situación ha multiplicado las trabas para trabajar y producir, que ya de por sí enfrentaba el sector y complicaba la realización de festivales
Semanario Universidad