Liberación Nacional :En jaque mate

La jugada de quienes acostumbran poner  presidentes desde el siglo pasado resultó genial, propia de maestros consolidados. Primero apostaron a descabezar las fuerzas patrióticas 

La jugada de quienes acostumbran poner  presidentes desde el siglo pasado resultó genial, propia de maestros consolidados.

Primero apostaron a descabezar las fuerzas patrióticas  que en marzo de 2000 abortaron  la venta de las telecomunicaciones, luego  echaron la suerte por lo que resultaba del Movimiento Libertario,  y por último sortearon  sus cartas a favor del candidato socialcristiano  Abel Pacheco.

En el primer caso no tuvieron mayores problemas.  Las ambiciones personales y los temores de plantear una profunda transformación social y económica  ayudaron a barrer con los grupos progresistas, que insistían en que la venta de las telecomunicaciones del Instituto  Costarricense de Electricidad (ICE) no era para reducir la deuda interna, sino una exigencia   del Fondo Monetario Internacional(FMI).

Las encuestas, por su parte, demostraban que los » libertarios» no estaban maduros todavía para ocupar Zapote. No los desecharon. Valían mucho como inquilinos de la próxima Asamblea Legislativa, en vista de la jugada que estaba  por finalizar.

Los «libertarios»  obtuvieron  6 representantes  en el congreso que serán aliados de los «libremercado» socialcristianos  y liberacionistas.

Asimismo el surgimiento, a última hora, del Partido Acción Ciudadana (PAC), desgajó aún más al Partido  Liberación Nacional (PLN). Así, las condiciones para que Pacheco y Araya fueran solos a una segunda vuelta, eran reales.

JUGÓ Y PERDIÓ

El PLN, con Araya y otros viejos conocidos  economistas, politólogos  y abogados neoliberales, apostó a la segunda ronda y perdió en forma aplastante.

De los 2.279.851 costarricenses habilitados para votar el pasado 7 de abri, 777.190 apoyaron a Pacheco y  562.541 a  Araya. El abstencionismo rondó el 40 %.

Araya y su partido apostaron  además a que los liberacionistas  que habían partido con Ottón Solis, a última hora recapacitarían  y recordarían las viejas glorias del PLN y sus fundadores   José Figueres Ferrer, Daniel Oduber y  Francisco J Orlich. De nuevo, Araya apostó y se equivocó.

Un frío análisis de los datos emanados por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) evidencia que parte de quienes votaron por el PAC estuvo más cerca del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) que del PLN. Pacheco aumentó  en 186.913 los votos el pasado 7 de abril, con respecto  a las elecciones del 3 de febrero, mientras Araya solo incrementó  los sufragios en poco más de 87 mil.

El PLN apostó al sentimiento verdiblanco y de nuevo perdió. ¿Cómo podía acudir Araya  a las viejas glorias del PLN,  si muchos hijos y  nietos de los que lucharon en 1948 están hoy convertidos  en libre mercaderes?

Si los costarricenses prefirieran  hoy las personalidades políticas más que el partido, según argumentó  el expresidente Oscar Arias la pasada noche del 7 de abril, entonces ellos hubieran olvidado los pactos bajo la mesa y el desmantelamiento hecho por  el PLN del Consejo Nacional de la Producción (CNP), el cierre de los ferrocarriles, de CODESA, etc. Además,  la apertura de las telecomunicaciones en su intento más enconado hace dos años fue encabezado por ciertos «mesías», más que por partidos políticos, por lo que la población se tiró a las calles en marzo de 2000.

LOS PARTIDOS QUE QUIEREN

Para los líderes del PLN, como la entrega de la telefonía satelital a la empresa Millicom  (administración Arias 1986-90) fue  una idea «genial»  de las personalidades  políticas  de entonces y no de  un PLN extraviado  en su rumbo histórico desde hace años, los costarricenses  no lucharían porque el negocio retornara al ICE.

Quizá presintiendo  su aplastante derrota, Araya ofreció un  panorama del PLN  antes  de las elecciones  del pasado 7 de abril, cuando habló de sanear a la organización. Incluso calificó  de » cucarachero» lo que había en su partido.

La derrota del PLN indica que la población costarricense quiere transparencia   en los partidos. Busca coherencia entre lo que estas organizaciones ofrecen y luego brindan una vez legitimadas en el poder. De esto fue enterado Pacheco con bastante antelación.

El expresidente Rafael Angel Calderón Forunier, seguidor incólume  de algunos de los planteamientos  neoliberales de su homólogo  José María Figueres, trató de imponerle  a Pacheco la maquinaria del partido y  su candidato, Rodolfo Méndez Mata. Al final,  las bases socialcristianas  se rebelaron  contra el liderazgo del hijo de Rafael Angel Calderón Guardia y,  Pacheco, en una tarde memorable de la convención interna de su organización,  cortó rabo y orejas.

Fue a partir de ese momento que el  presidente electo empezó a partir plaza con los tendidos  llenos. Cuando su candidato  a la vicepresidencia, Luis Fishman, trató de imponerle condiciones a quien ya se sentía gobernante, desempolvó el capote y de nuevo cortó rabo y orejas.

Y más recientemente, cuando el PLN trató de hacer escarnio  de su edad, el presidente  electo  revirtió la situación hacia  su causa con un discurso  conciliador  y de transparencia, tanto en el plano  privado como partidista.

Pacheco no ocultó nada desde que anunció su precandidatura  en el  PUSC. Fue pragmático, vendió la idea de ser un hombre de decisión  y supo alejarse a tiempo de quienes él consideró  carecían del auténtico ideario  calderonista, en alusión al ex presidente Calderón Guardia, a quien lo unió incluso la intentona armada desde Nicaragua en 1955.

SIN RABO NI OREJAS

Paradójicamente  el PLN intentó explotar  una trayectoria política nacida al calor  de la lucha armada de 1948, corrompida  en los últimos años desde sus tuétanos.

Del PLN partieron, entre otros  líderes,  Walter Coto, ex secretario general de la agrupación y ex diputado, así como Otton Solís, ex diputado y ex ministro de Planificación, y los equivocados  fueron quienes emigraron y no los que provocaron la huida de ellos.

Millonarios negocios, tráfico de influencia  y bacanales al amparo del  poder del partido,  constituyeron una casta privilegiada dentro de esa organización. Ciertamente,  si por partido político se entiende lo que ha quedado en las últimas décadas de Liberación Nacional, hoy nadie los quiere  en Costa Rica, ni en Francia, ni en Gran Bretaña, ni España, etc.

La señal enviada este 7 de abril a  Liberación Nacional resulta más que evidente. Sus votantes protestaron  contra los tecnócratas  que en los últimos  años prefirieron sus grandes negocios  privados  con  banano, caña de azúcar, generación de electricidad, bancos privados y bolsas de valores, por encima del  bienestar de una mayoría expoliada.

Pero, contrario a los pronósticos de los expertos políticos, el candidato  perdedor del PLN tiene, ahora más que nunca, opciones políticas para  el  2006.

La frase de Pacheco, luego de conocer los resultados electorales a favor suyo: «Estamos aquí por los pobres y marginados», producirá, inexorablemente, un vacío de poder en cuanto examine los niveles de entrega  de nuestros recursos, corrupción  y pobreza en que han dejado el país los neoliberales. Con ellos posiblemente  tendrá que formar  su nuevo gobierno.

Si a eso se agregan los niveles de confusión que registran los sectores populares, ante la carencia de un líder transparente  y con confianza en las masas, las opciones se abren aún más para Araya. Claro, para ello, tendrá que fumigar el «cucarachero», que según él, hay dentro de Liberación Nacional. Por lo tanto, tendrá que empezar de cero y perfilar un verdadero partido de oposición, sin conciliábulos.

Deberá además aprender a escuchar a quienes insistentemente reclaman la transparencia, la participación en la toma de decisiones, no traicionar los principios ideológicos y anteponer la noción de patria a los intereses personales de sus allegados.

Caso contrario, el PLN está en la encrucijada  del camino  seguido en otro tiempo  por los partidos Republicano,  Vanguardia Popular, Unión Nacional, Nacional Independiente, Bloque de Obreros y Campesinos, Pueblo Unido, Fuerza Democrática, etc. Todos electoralmente muertos. Quizá, eso sería lo mejor que podría ocurrirle al PLN.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Los integrantes del grupo "La marraqueta" hablan de su habilidad para mezclar ritmos folclóricos, étnicos, afrolatinos, música clásica y jazz. La marraqueta es

La jugada de quienes acostumbran poner  presidentes desde el siglo pasado resultó genial, propia de maestros consolidados. Primero apostaron a descabezar las fuerzas patrióticas 

Liga Deportiva Alajuelense tendrá una final sumamente complicada en sus aspiraciones del tricampeonato.Manudos y guapileños se van a enfrentar en la gran final

Los  19 países latinoamericanos que integran el Grupo de Río celebran el 11 y 12 de abril su XVI Cumbre en medio de una

A sus 87 años el artista de la caricatura Róger López, sigue siendo un viajero incansable.  Róger López: "Cada caricatura personal es la síntesis de

 Lo que ocurre actualmente entre palestinos e israelíes es un problema que debería preocuparnos a todos. Lo de la aldea global, es un

Con solo un 33% del apoyo del total de la población costarricense inscrita en el padrón electoral, Abel Pacheco debe conformar un equipo

Costa Rica no quiere ser gobernada por "un hombre fuerte". Y ha repartido el poder lo suficiente para que no se tomen decisiones
Semanario Universidad