Asesinato cuestiona nuevamente la seguridad turística

 El asesinato el pasado jueves en una playa de Costa Rica de una joven de nacionalidad argentina, Carolina Silva, de 29 años de edad,

 

El asesinato el pasado jueves en una playa de Costa Rica de una joven de nacionalidad argentina, Carolina Silva, de 29 años de edad, volvió a dejar en entredicho la seguridad turística en este país centroamericano, visitado todos los años por unos dos
millones de extranjeros.

La muerte de la suramericana, asesinada por dos delincuentes de un balazo en la cabeza para robarle su computadora portátil, se sumó a la de otro joven estadounidense, muerto hace pocos días por un custodio de una finca.

Una pareja de pensionados franceses desapareció en marzo pasado mientras pasaban sus vacaciones en el país e igual suerte corrió el periodista inglés Michael Dixon, de quien nunca se supo más desde octubre, tras su estancia en Tamarindo, una de las playas más
populares del país.

Drogas, problemas sociales, desempleo, alcoholismo se han convertido en flagelos en el pequeño país centroamericano de 4,8 millones de habitantes.

En Limón, en el atlántico, también fue asesinada una turista estadounidense años atrás, lo mismo que otra en Golfito, en la zona sur. Estos hechos provocaron que países como Estados Unidos y Gran Bretaña han hecho llamados de alerta a sus ciudadanos acerca de las
precauciones que deben adoptar al viajar a Costa Rica.

Según cifras de la policía, se registran al menos unas 30 denuncias al mes por hurtos a turistas extranjeros en Costa Rica.

Más del 50 por ciento del turismo que viene a Costa Rica, país que ha logrado vender su imagen en el exterior como un «país verde y defensor del medio ambiente», proviene de Estados Unidos. Otro gran porcentaje procede de Europa, en especial de países como Alemania y España.

Jason Alvarado, de la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR), abogó recientemente porque el gobierno vuelva la mirada al sector, uno de los más golpeados por la crisis financiera internacional.

 

Pero lo que prevalece en el momento son las palabras del embajador de Argentina en Costa Rica, Juan José Arcuri, que se refirió al crimen de Silva diciendo: «Lo que sucedió es horroroso, inaudito e inadmisible».

Las autoridades del país se muestran preocupadas por acciones de la delincuencia contra turistas extranjeros porque «empañan» la imagen de Costa Rica como un «país remanso de paz», como también se le promociona en el extranjero.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El cantautor costarricense Luis Ángel Castro está recorriendo las provincias con su espectáculo infantil “Cocorí, Kotuma y el Yaquí: ya están aquí”, como parte

Con el auge que ha tenido la Internet en los últimos años, y sobre todo con la aparición de la web 2.0, que permite

El rápido crecimiento de la deuda pública, un gasto militar que prácticamente se ha duplicado desde el 2008, y una serie de medidas de

Los vecinos de playa Jacó, otrora una apacible comunidad ubicada a la orilla de una hermosa playa de tres kilómetros de extensión, están asustados.El

Las relaciones de cotidianidad se han vuelto más complejas, pues vivimos diariamente relaciones interfronterizas. Rozamos a  los otros desde un  nosotros que nos lleva

América Latina para los centros capitalistas sin domicilio preciso, es un enorme atractivo, no así su población que se considera sobrante. No en vano,

 El asesinato el pasado jueves en una playa de Costa Rica de una joven de nacionalidad argentina, Carolina Silva, de 29 años de edad,

Un grupo de científicos del Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) y del Centro de Investigación en Productos Naturales (Ciprona), de
Semanario Universidad