Siete países, una sola danza

La Compañía de Danza Centroamericana y del Caribe está integrada por 14 bailarines de la región. (Foto: cortesía de René Figueroa)Este fin de semana,

La Compañía de Danza Centroamericana y del Caribe está integrada por 14 bailarines de la región. (Foto: cortesía de René Figueroa)

Este fin de semana, catorce bailarines de siete nacionalidades distintas usarán sus cuerpos para promover el intercambio cultural, la integración social regional y el fortalecimiento de la danza.

Se trata de la Compañía de Danza Centroamericana y del Caribe (CODACA), que dará una única función en el país este domingo 19 de enero a las 6 p.m. en el Teatro de la Danza.

Esa noche se presentarán dos obras: »Intuitivos», de la costarricense Karol Marenco −directora de la Compañía Nacional de El Salvador– y “Otros Mares”, del bailarín y coreógrafo escocés Mark Sieczkarek.

La función es parte de la gira correspondiente al taller inaugural de la compañía, integrada por 14 bailarines de América Central y República Dominicana.

Los integrantes del grupo son dos seleccionados por cada uno de los países representados. Así, participan en CODACA: Ana Sofía Villar y Josué Barrios, de Guatemala; Adriana Isabel Amaya y Guillermo Rolando Meléndez,  de El Salvador; Diana Beatriz Valladares y Andrea Alvergue, de Honduras; Freddy Antonio Ríos y Víctor Omar Cruz, de Nicaragua; Moisés García y Héctor Manuel Carrasco, de Panamá; y Doraysa De Peña y Rayser Campusano, de República Dominicana. En representación a la danza costarricense están la bailarina Sofía Solís, de la Compañía de Cámara Danza UNA, y Eduardo Guerra, de Danza Universitaria.

Estos bailarines estuvieron reunidos trabajando durante seis semanas, en un campamento dancístico en El Salvador. La gira arrancó en este país, pasó por Nicaragua y ahora llega a Costa Rica. Las próximas semanas se realizarán funciones en Antigua (Guatemala), Santo Domingo (República Dominicana) y San Pedro Sula (Honduras), entre otros.

Dicho proyecto es resultado de la cooperación cultural alemana con América Central y el Caribe, por medio del Instituto Goethe de México, las embajadas y centros culturales alemanes de la región. Así mismo, cuenta con el apoyo del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y de las autoridades locales.

El costo de las entradas para el espectáculo es de ¢3000 (¢2000 estudiantes y ciudadanos de oro) y se podrán adquirir en la boletería del teatro, el día de la función.

La danza como elemento integrador

De acuerdo con Helmut Schippert, director de Cooperación con Centroamérica y el Caribe del Instituto Goethe de México, la finalidad del proyecto dancístico es dejar claro −ante los sectores políticos tomadores de decisiones y de la población en general−   que es posible la integración de los países centroamericanos y caribeños.

“Nuestro objetivo es construir proyectos culturales centroamericanos, que sirvan como símbolos de la integración, a la vez que se ofrece a los artistas que participan en estos proyectos una experiencia distinta de lo que realmente es la región, porque conocen colegas de otros países, sus realidades y viajan a través de los países para hacer eventos y mostrar su trabajo”, dijo.

Schippert indicó que la cooperación alemana tiene interés en fomentar procesos de integración en la región, pues tienen por referencia el modelo europeo, al que “se le pueden hacer críticas, pero ha generado resultados fantásticos en los últimos 60 años”.

Además, comentó que CODACA ha servido para extender a toda la región los vínculos ya existentes entre reconocidas instituciones de danza en Alemania y Costa Rica.

De acuerdo con el bailarín de Danza Universitaria, Eduardo Guerra, el ser parte de una agrupación de danza centroamericana es “una utopía hecha realidad”, ya que el espacio permite compartir e intercambiar experiencias en torno al concepto de “arte sin fronteras”.

Vicky Cortés, coordinadora local del proyecto en Costa Rica y directora de la Compañía de Cámara Danza UNA, piensa que este proyecto −que recién arranca “con mucha vigorosidad−  representa ya un paso adelante en el valor de reconocernos en nuestra propia región, que es un vacío imperdonable”.

Ambos bailarines coincidieron en que el espacio ha servido para construir bases sólidas, para un proyecto permanente.

Schippert, por su parte, destacó que lo más importante es, precisamente, que CODACA no se convierta en un proyecto efímero, sino que desde esta experiencia se puedan construir estructuras sostenibles y mayores espacios de intercambio, desde un concepto regional.

“Aunque a veces los políticos no lo entiendan”, agregó, “los proyectos culturales sirven al desarrollo social y político. En Latinoamérica, los actores culturales tienen la convicción de que sus proyectos culturales artísticos son a la vez proyectos sociopolíticos; por eso siempre pretenden cambiar algo. Estoy convencido de que quienes participan en estos proyectos tienen una enorme capacidad de liderar y de incidir en procesos tan complejos como la integración regional”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Cinco candidatos a la presidencia que habían sido citados este martes para debatir en la Universidad de Costa Rica (UCR), se negaron a hacerlo

Juan Gelman ha muerto un 14 de enero del 2014.Poeta y periodista, vivía desde hace algunos años en México DF, desde donde escribió sus

Capitán chileno retirado Raúl Vergara: “La derecha no le tiene miedo a los militares, que nunca se sintieron más abandonados que con este gobierno

El 11 de diciembre de 2013 Semanario Universidad publicó que María Elena Arce Barrantes, cédula de identidad número 2- 219 -781, con

El Partido Frente Amplio presentó un recurso de amparo electoral ante el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) por una campaña “ilegal” de empresarios ligados al

El Parque La Libertad (PLL) se convirtió, desde 2008, en una alternativa para los jóvenes que requieren un espacio para la recreación y la

Ottón Solís reconsideró su retiro y volvió a la campaña del PAC, el martes estuvo hablándole a la gente en los buses (Foto tomada

Costa Rica era una casade gruesas paredes de adobesformados con las mejores tierraspor las mejores manosde los mejores años patriarcales.Costa Rica era una casablanca,
Semanario Universidad