José Francisco Porras ¡Persevera y vencerás!

La disciplina en el juego, su responsabilidad como profesional del fútbol, tienen a José Francisco Porras en los primeros planos del fútbol nacional. «No

La disciplina en el juego, su responsabilidad como profesional del fútbol, tienen a José Francisco Porras en los primeros planos del fútbol nacional.

Siempre fue protagonista, incluso cuando no jugaba de titular; su voz se escuchó con respeto en los vestuarios, desde niño, desde que se uniformó de infantil hasta que se puso la camiseta celeste brillante con el número 35 a su espalda, para defender el marco del Deportivo Saprissa, misión difícil pues tenía que hacer olvidar a uno de los más grandes porteros de final de siglo, Erick Lonnis.

«No tenía ningún temor de asumir el desafío de ser titular en el Saprissa, porque sé lo que puedo dar y me conozco. No tenía que fijarme en lo hecho por Erick, sino en lo que podía hacer yo».

«Quizá el público no recuerde que en algunas ocasiones en que Lonnis se lesionó, yo fui el titular en el Saprissa y, aunque jugué muy bien, incluso en una final de campeonato, siempre regresé a la reserva. En algún momento lloré y me desahogué en alguna concentración de equipo, pero jamás transmití al grupo algún sentimiento de malestar, enojo y mucho menos protesta.

«Siempre he sentido que soy un profesional del fútbol y los profesionales no protestan; se deben aceptar las órdenes de los que mandan y en eso he sido respetuoso.

El portero y capitán del Deportivo Saprissa José F. Porras vive uno de los momentos culminantes de toda su carrera.

«He ido a la banca muchas veces después de ser el mejor de un juego y en el siguiente entrenamiento me he esforzado por ser también el mejor en la práctica. Quizá hoy cosecho un triunfo por esa forma de ser», expresó al Semanario Porras.

José Francisco es uno de los llamados «Carasucias», calificativo con los que este redactor bautizó a los integrantes de la Selección Mundialista de Arabia Saudí en 1989, equipo que entrenó el técnico Juan José Gámez.

Porras fue portero de esa selección junto a Paúl Mayorga y terminado el Mundial, Mayorga fue a la Liga y José Francisco al Herediano con Orlando de León; después el portero de solo 20 años de edad jugó en Belén, Puntarenas y Carmelita y en la temporada 95-96 retornó al Herediano.

Pasa al Saprissa en la temporada siguiente como reserva de Lonnis y dos campañas después Heredia lo llama para hacer la pretemporada, pero en ese lapso sufre una pubalgia, una lesión que se da en el pubis por exceso de entrenamiento o una carga de fatiga muscular.

Con la afección se queda sin jugar durante las campañas de 2001-2002. Retorna a Carmelita y pasa unos 5 o 6 partidos en reserva mientras se recupera y es cuando le llega la nueva oportunidad en el Saprissa, siempre como reserva de Erick Lonnis en la temporada 2002-03.

¿Usted decidió ser reserva del Saprissa por el salario y para pagar sus estudios universitarios? ¿No le preocupaba no jugar? ¿Estaba acomodado en el equipo?.

-Nada de eso, soy una persona muy madura y desde el inicio de mi carrera vi el fútbol como una profesión. Acepté muchas cosas que otros reclamaron y ya no están; se tuvieron que ir. Con Saprissa tuve partidos muy buenos y volví a la reserva; sin embargo, nunca mostré una actitud negativa que pudiera perjudicar al grupo, ni siquiera ser quisquilloso.

Esto es muy personal, soy así; mis padres me inculcaron disciplina y responsabilidad y en mi vida el fútbol es primero. No podía renunciar en las malas, hubiese sido un cobarde si me iba.

Ahí estaba Lonnis de primero, había que respetar su trayectoria y si me hubiera ido, hoy no estaría donde estoy», agregó el portero titular del Saprissa.

FÚTBOL ES PASIÓN

«Lo económico es importante, pero en mi caso, el dinero nunca ha sido prioridad. Amo el fútbol, por mi sangre corre fútbol, es mi vida, no por lo que gano, sino que es mi profesión. Si me pagan por jugar, mejor, pero igual juego con pasión si no hay paga, como lo hicimos muchos en el Saprissa en la época de crisis, que nos debían tres o cuatro salarios.

No me arrepiento de nada de mi vida como jugador; si volviera a nacer me encantaría repetir todo, mi paso por otros clubes, el proceso de madurez, el crecimiento en la espera, el aprender del dolor de la enfermedad, el éxito», aseveró Porras.

¿A qué llama usted crecimiento?

– Mire, hay porteros impulsivos, los hay inteligentes, otros valientes, muchos intuitivos. Yo al principio era muy impulsivo, hoy pienso mucho más las cosas; con el paso de los años he madurado y ahora, aunque siempre analizo al rival, me analizo mucho más yo; cómo me paro, cómo achico, cómo saco.

Soy muy crítico con mi propio trabajo; me veo, me analizo, me corrijo y he llegado a tener, sobre todo, una mejor ubicación en el marco. Hoy tengo mejor ubicación que hace diez años y más liderazgo dentro del campo.

¿Por qué dicen que los buenos porteros son medio locos?

– Bueno, por algo llevo el número 35 en mi uniforme y no es que yo esté 35, es que un portero tiene que decidir cosas en cuestión de segundos, sobre todo ir a achicar, ir de frente a un balón, lanzarse a los pies de un contrario y si usted no está medio «tocado» pues no se va a arriesgar.

¿Qué le dijo Hernán Medford cundo lo escogió como capitán del Saprissa?

– Mire, esas cosas se dan solas; no es que se hace una reunión de jugadores y lo escogen a uno; yo siempre tuve voz en el vestuario, en todos los equipos y aún siendo reserva del Saprissa.

En épocas de crisis, sobre todo en el Saprissa, fui una de las voces en el camerino que llamó a la reflexión, a la prudencia; desde que Hernán llegó al final de la temporada anterior, acudió a los más experimentados del grupo, como Jervis, Víctor Cordero y yo y por ahí decidió otorgarme la confianza para ser el capitán.

Hay jugadores que son una motivación, jueguen o no; quizá yo lo fui cuando era reserva; hoy en el Saprissa sucede igual con Rónald González; él no es titular, pero en el vestuario es otro capitán por lo que inculca, lo que dice, sus historias que siguen los más jóvenes.

A Rónald los jugadores lo escuchan; a mí también me escucharon; Medford lo vio así, lo notó así y ahora soy el capitán, afirmó este deportista griego, que hoy se restablece de una lesión en la rodilla para retornar a la actividad que lo apasiona.

¡CONÓZCALO!

Nombre: José Francisco Porras Hidalgo

Nació: en Grecia, el 8 de noviembre de 1970

Padres: Edith Hidalgo y Noin Porras

Hermanas: Maureen y Natalia

Esposa: Karol Sánchez

Hija: Karol Sofía de seis años.

Primaria: Escuela Eulogia Ruiz (Grecia)

Secundaria: Liceo León Cortés y Vocacional de Alajuela.

Bachiller en Administración de Empresas de la U. Latina.

Gustos: cine, lectura y disfrutar con su familia.

Equipos: Herediano, Belén, Puntarenas, Carmelita y Saprissa.

Selecciones Nacionales: Infantil, juvenil, Sub-23 y mayor.

Porteros nacionales que admira: Marco A. Rojas y Alejandro González.

Porteros internacionales: Oliver Kahn, Harald Schumacher y Hugo Gatti

Futuro: técnico instructor de porteros en ligas menores.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

A lo largo de los años, la demagogia neoliberal ha sido tan generosa en promesas como mezquina en realizaciones...excepto a favor de unos pocos.

Las mujeres en riesgo de muerte exigen medidas de protección al Estado, que tiene la responsabilidad de garantizarles justicia y seguridad; pero éste sólo

La Dra. Lizbeth Salazar Sánchez recibirá el próximo 3 de mayo el premio Clodomiro Picado. Una reciente investigación de la Dra. Lizbeth Salazar Sánchez,

José Antonio Araya explicó el funcionamiento del equipo con que se desarrolla la investigación de multicapas. Desarrollar experimentos científicos avanzados, así como la tecnología

El segundo fundamento del señor Pacheco es el de la "embarcada". Por este criterio se está siempre "en situación", pero nunca se es responsable

La disciplina en el juego, su responsabilidad como profesional del fútbol, tienen a José Francisco Porras en los primeros planos del fútbol nacional. "No

Todo comenzó a hacerse notorio hace más de cinco años, cuando una de las casas más hermosas que adornaban la vía principal de San

El aspirante demócrata John Kerry, un experto en relaciones internacionales, ha aprovechado precisamente todo su conocimiento en esa área para criticar la política exterior
Semanario Universidad