Los misterios de Sampson

La contratación apresurada del nuevo timonel del seleccionado costarricense, el estadounidense Steve Sampson, despierta  misterios. Steve Sampson es el nuevo timonel de la Selección

La contratación apresurada del nuevo timonel del seleccionado costarricense, el estadounidense Steve Sampson, despierta  misterios.

Steve Sampson es el nuevo timonel de la Selección Nacional; en febrero 2003 tendrá su primer compromiso oficial, la Copa UNCAF en su país

El estadounidense Steve Sampson es el nuevo entrenador de la Selección Nacional. De esta manera las autoridades balompédicas nacionales parecieran apostar a la escuela de fútbol frío, calculador, esquemático.

Introducir en el gusto del aficionado esta modalidad, es el primer desafío del técnico que, junto a la actual dirección de este deporte, deben develar como misterio.

Su escogencia, confirmada  por el Comité Ejecutivo de la Federación Costarricense de Fútbol el 1 de octubre pasado, de inmediato produjo que su presidente Hermes Navarro preparara el equipaje para viajar a Estados Unidos a cerrar las negociaciones.

El entrenador del norte dirigió con poca fortuna a su país en el Mundial Francia 98, cuando Estados Unidos ocupó el último lugar entre las 34 naciones participantes. En 2000 fue candidato a entrenar nuestra tricolor. Fracasó su contratación y nunca revelaron este otro misterio.

Sampson, quien coordinaba para la federación de su país un programa de selecciones menores en el estado de California, aceptó la propuesta de la dirigencia costarricense e incluso se habló de que estuvo de acuerdo en una rebaja de su contrato por cuatro años, hasta el Mundial Alemania 2006, un 10% menor del que se le ofreció en su momento al extécnico nacional Alexandre Guimaraes.

Guimaraes, recibiría, según trascendió,  un monto de ¢515 millones por sus cuatro años de labor. Sampson, por el contrario,  aceptó trabajar por ¢464 millones. Otro misterio no del todo aclarado

EL ANTECEDENTE

Hermes Navarro, presidente del Ejecutivo, y Alexandre Guimaraes, principal candidato al puesto de seleccionador, fijaron en principio la fecha del 30 de setiembre como último plazo para llegar a un acuerdo.

Cuarenta y ocho horas antes se alborotó el ambiente cuando trascendió a la prensa que Guimaraes no aceptaba ciertas condiciones que le imponía la Federación para cumplir con su trabajo.

Para los allegados a Guimaraes estas cláusulas eran tres:

– Clausurar su página de Internet.

– Compartir los derechos de imagen.

– Asesorar y trabajar con las selecciones menores.

Sobre los dos primeros puntos, el entrenador los rechazó de plano, pues consideró que violaban su privacidad, y en cuanto al tercero, fue tajante en afirmar que en su momento, había explicado a Navarro la conveniencia de concentrarse en el grupo olímpico y que en selecciones menores trabajaran otros técnicos.

Para los que creen que en la crisis con Guimaraes había algo más que condiciones, subyace el interés del ex seleccionado de escuchar otras ofertas financieras o enrolarse en el balompié chino.

Rota la luna de miel con el exseleccionador, casi al instante empezó a escucharse el nombre de Steve Sampson como eventual sucesor de Guima, se dieron los primeros contactos con el entrenador del norte hasta que cerraron  el acuerdo.

MIRADA HACIA EL FRENTE

Los hombres de la cúpula en el fútbol se movieron  de prisa. En el corto plazo solo había un par de juegos amistosos contra Ecuador, que serán dirigidos por el técnico de la Selección Olímpica, Rodrigo Kenton, a cargo de la mayor en forma interina. El fútbol costarricense está sin cita oficial a corto plazo.

Sin embargo, no solo Navarro, también el presidente de la Comisión de Selecciones Nacionales, Rodolfo Tabash y otros federativos fueron claros en que el ¨caso Guimaraes¨ estaba cerrado.

En este contexto se da el fichaje de Sampson que despierta ciertas inquietudes. Su contratación significa un giro de 180 grados en cuanto a la tradicional escuela costarricense de fútbol, más cercana a la argentina y brasileña, que a la  estadounidense.

El fútbol frío practicado históricamente por los estadounidenses pareciera el gran reto de Sampson y de quienes lo contrataron.

De esta manera, la voltereta oficial hacia esa escuela está planteada para los próximos años con vistas al mundial de Alemania 2006.

Sampson, según dijo públicamente, tratará de inculcar su modelo de fútbol al resto de los seleccionados, incluyendo el plantel femenino. Este es otro de los misterios por revelar.

Al ser escogido Sampson, quien no tiene muchos frentes de oposición en nuestro país, pues se le reconoce su trabajo como entrenador de la selección de Estados Unidos, sobre todo en los enfrentamientos eliminatorios contra Costa Rica, donde nos derrotó varias veces allá y se le recuerda su papel como asistente técnico de Bora Milotinovic, un mito en nuestra patria, la opinión pública local se quedó sin posibilidad real de cuestionar.

Los dirigentes del balompié nacional sabían que si no fichaba a Sampson rápidamente, se abría un frente peligroso para los federativos que Guimaraes, hombre de excelente relación con la prensa deportiva criolla, podía aprovechar para reintentar las negociaciones, en caso de que no fructificaran sus conversaciones en el exterior.

Al confirmar a Sampson, se cortó de tajo la reacción de un sector de costarricenses  en pro de Guima. Fue una medida muy inteligente de Navarro, pero falta saber si los jugadores nacionales aceptan este modelo para jugar al fútbol y los aficionados lo digieren como espectáculo. Para verdades el tiempo.

EL FENÓMENO BADÚ

Cuando Valdeir Veira fue destituido como técnico de la Selección Nacional, su sucesor, Horacio Cordero, vivió un martirio al frente del equipo tricolor.

La sombra de Badú lo persiguió siempre, hasta que llegó su renuncia en medio de resultados adversos en la eliminatoria en ruta a Francia 98.

Guimaraes gozó de un gran respaldo popular; habrá que ver la reacción cuando se den los primeros resultados adversos del equipo de todos, con Sampson al frente.

Miles preferían un tránsito más quieto y dado que Guimaraes no aceptó la oferta federativa, pero abrió un espacio para la renegociación, quizá pudo ser más conveniente seguir el camino con Kenton, aclarar los nublados del día, agotar los diálogos con Guimaraes y de no darse las cosas, buscar a Sampson o a otro técnico tras permitir como mínimo, el desahogo de los sectores que tienen que ver con el proceso.

La protesta ha sido bloqueada, a rey muerto, rey puesto, pero cuidado, que esto es una olla de presión pronta a explotar. De Sampson depende si el tapón vuela.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Este viernes 11 llega nuestro Semanario a la heroica cifra de 1.500  ediciones publicadas. Es un número redondo,  cabalístico, de buena suerte y de

La Compañía Nacional de Teatro abrirá su temporada el 18 de octubre con "Olimpia", una obra que invita a la reflexión y que está

Mientras el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) continúa las auditorías iniciadas, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) afirma que

La contratación apresurada del nuevo timonel del seleccionado costarricense, el estadounidense Steve Sampson, despierta  misterios. Steve Sampson es el nuevo timonel de la Selección

La esperanza de un cambio se propaga por las "favelas" y la incertidumbre hace tambalearse a los mercados financieros, ante la posibilidad de que

El director del UNIVERSIDAD, Carlos Morales, anunció esta semana que proseguirá la lucha en estrados judiciales por su despido  de la Universidad de Costa

El actor cubano Jorge Perugorría aseguró que le interesa participar en una película costarricense para contribuir con el impulso de la cinematografía nacional.

El Ministro de Justicia José Miguel Villalobos abogó por la despolitización en la elección de magistrados e impulsar proyectos que reincorporen a los exprivados
Semanario Universidad