“Bases de paz” en el mundo

Como lo expresara el distinguido intelectual costarricense, Dr. John Saxe Fernández, ¿acaso estamos nosotros poniendo bases militares en Estados Unidos? Aunque, después de la

¡Claro que  necesitamos “bases de paz” en Costa Rica y en el mundo entero! Hay que impedir la instalación de bases militares de Estados Unidos o de cualquier otra potencia mundial, en nuestro continente.

Como lo expresara el distinguido intelectual costarricense, Dr. John Saxe Fernández, ¿acaso estamos nosotros poniendo bases militares en Estados Unidos? Aunque, después de la trágica -por violenta- experiencia narrada por la periodista de La Nación Giannina  Segnini (La Nación, 18-10-09,27A), quizá deberíamos ir pensando en  una “base de paz” en esa  nación, para proteger a nuestras conciudadanas.

 

Extraña muchísimo que un premio Nobel de la Paz, como don Óscar Arias, considere tal iniciativa como un chiste de mal gusto, porque para él  “no hay ningún país más pacífico que Costa Rica en el mundo”.

Estoy asombrado, por no decir exhausto, que el presidente de Costa Rica esté tan mal informado, o quiera estarlo. Recientemente se nos ubicó en una lista  que nos compara en inseguridad con uno de los países más inseguros de África, y hemos venido descendiendo en indicadores de desarrollo humano. El principal problema que percibe el costarricense, con sobrada razón, es la inseguridad ciudadana producto de la violencia delincuencial y social que avanza como “caballo desbocado”, en este pequeño  y “paradisíaco” país.

Pero, pongámoslo en positivo. En asuntos de paz deberíamos aprender a sumar y no a restar y a dividir. La iniciativa de las “bases de paz” del presidente Chaves, como la de desmilitarización del presidente Arias y la de  reducción de armas nucleares del presidente Obama, son todas ellas dignas de ser acogidas y promovidas. Resulta mezquina la posición del  presidente Arias. ¿Qué hubiese pasado si Panamá  hubiera interpretado sus recomendaciones de eliminar el ejército como una injerencia en asuntos internos de su país? Ya lo dijo Mahatma Gandhi: “la violencia es el miedo a las ideas de los demás”.

Las bases militares de países extranjeros en nuestros territorios y los golpes de Estado, deberían ser cosa del pasado. Por ello, todos los esfuerzos tendientes a evitar su resurgimiento en el continente han de contar con el apoyo decidido por parte de quienes todavía levantan la bandera de la  libertad, la dignidad y la soberanía. Resistirse con valentía y decisión a esas viejas prácticas, que nos legaron tanto dolor y muerte, es una tarea  que hay que asumir sin mezquindades ni ambigüedades de ningún tipo.

Podemos no estar de acuerdo con el estilo de gobierno  del presidente Chaves o de cualquier otro(a) presidente  de nuestros países hermanos, pero eso no es motivo para  no coincidir en una “agenda mínima” por la paz y el derecho de nuestros pueblos de forjarse su propio destino.  

La paz es un valor y un  derecho universal. Y, “bienaventurados los pacificadores”. Hoy más que nunca debemos unir esfuerzos para contrarrestar la violencia en sus diferentes formas. Bienvenidas las “bases de paz”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El pasado 3 de noviembre la Universidad de Costa Rica presentó al público un nuevo proyecto artístico, la Orquesta de Cámara.El primer concierto de

La Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) trabaja en una modificación al Reglamento General sobre los procedimientos de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) que eximiría

Esta vez el capítulo de la “novela” del desalojo del hotel Las Palmas en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo –en la provincia

 El material es editado a partir de las semblanzas hechas para el programa Era Verde del Canal 15 de la UCR y la producción

Su sátira daba cuenta de la estrategia del imperio romano de ofrecer trigo regalado o a bajo precio y entrada gratuita a los espectáculos

Hace 100 años, el 6 de abril de 1909, nació un hombre que vivió cambios revolucionarios en la plástica y en la política costarricenses,

El artículo 34 inciso ch del Código de Minería fue anulado el pasado 5 de noviembre por la Sala Constitucional y por lo tanto

Hasta ahora lo que el gobierno de Cuba le ha “recetado” ha sido, exclusivamente, censura y una dosis repugnante de soberbia e indiferencia. Sin
Semanario Universidad