Breve crítica a los proyectos hidroeléctricos Monteverde I y II

Los proyectos hidroeléctricos Monteverde I (2800KW) y Monteverde II (4966 KW) se ubican en los cantones de Buenos Aires y Pérez Zeledón, pretenden aprovechar

Los proyectos hidroeléctricos Monteverde I (2800KW) y Monteverde II (4966 KW) se ubican en los cantones de Buenos Aires y Pérez Zeledón, pretenden aprovechar el caudal del río Sonador y río Convento, respectivamente.

Las empresas que pretenden desarrollar estos proyectos produciendo energía limpia de fuentes renovables, en realidad causarían muchas consecuencias negativas para las comunidades Cristo Rey, Longo Mai y Convento.

En el caso del Proyecto Hidroeléctrico Monteverde II, en cuya convocatoria de Audiencia Pública de la ARESEP participé recientemente, una de las afectaciones preocupantes consiste en el trayecto del río Convento de entre 4 y 5 km el cual, si se realiza el proyecto, quedaría con un 10% del caudal, ya que el resto del agua se desvía a un embalse y de ahí a través de una tubería durante varios kilómetros hasta la casa de máquinas.

Esta forma de producir electricidad en un río pequeño, como lo son los Ríos Convento y Río Sonador, haría que en los meses secos el río deje de ser río y pase a ser una quebrada, cuyo cauce posiblemente sería absorbido por el suelo, afectando a varias comunidades “río abajo”.

Las principales afectaciones para las comunidades de Cristo Rey, Longo Mai y Convento serían:

-Afectación al Refugio Nacional de Vida Silvestre Longo Mai (452 ha.): en los bosques en la margen derecha del río Convento y ambas márgenes del río Sonador habrían afectaciones en la flora, fauna así como en el recurso hídrico. También habría afectaciones al ecosistema y la biodiversidad de dicha Área Silvestre Protegida.

-Afectaciones al agua para consumo humano: afectaría las actuales tomas de agua directas del río Convento y río Sonador, así como varias nacientes que tienen su origen en el mismo río. Varias ASADAS y Acueductos se verían afectados y con ellas cientos de usuarios.

-Afectaciones a la agricultura y la ganadería: aproximadamente 80 pequeños parceleros estarían siendo privados de su derecho al uso de las aguas del río Convento y río Sonador,  para fines agrícolas y de ganadería.

-Afectaciones al turismo: se vería afectado principalmente el turismo extranjero, que de  manera regular visita la comunidad de Longo Mai (www.sonador.info), la cual es un modelo consolidado de Turismo Rural Comunitario, por cuanto el río Convento y río Sonador constituyen dos de sus atractivos naturales.

-Otras afectaciones constituyen algunos proyectos de piscicultura, los cuales utilizan aguas del río Convento y río Sonador para su actividad.

En este caso concreto de Monteverde I y Monteverde II, ambos proyectos hidroeléctricos están a cargo de la misma empresa privada, en donde unos pocos son los que beneficiarían con la generación eléctrica, la cual venderían al ICE durante muchos años.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Durante la reciente visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el Gobierno de Costa Rica le planteó una solicitud al mandatario para que

El Congreso Universitario se convoca cada 10 años.  La sétima edición se realizará en el 2014. El anterior fue en el 2002 y la

El gráfico muestra cómo las personas de menos edad tienden a mantener menos “fidelidad” al partido político por el cual votaron la primera

La solicitud de las empresas inversionistas de Gas Nacional Zeta,  de llevar a Costa Rica a un arbitraje internacional, confirmó la necesidad que tiene

La Vicerrectoría de Acción Social (VAS) de la Universidad de Costa Rica (UCR) seleccionó los 25 proyectos ganadores de la “VII Convocatoria Fondos Concursables

Los proyectos hidroeléctricos Monteverde I (2800KW) y Monteverde II (4966 KW) se ubican en los cantones de Buenos Aires y Pérez Zeledón, pretenden aprovechar

“El pueblo debe estar alerta y vigilante. No debe dejarse provocar, ni dejarse masacrar, pero también debe defender sus conquistas. Debe defender el derecho

En el 2007, ProGAI encontró solo dos puntos de contaminación dentro de la sede Rodrigo Facio, los cuales provenían de la Escuela de
Semanario Universidad