CICAP: pedagogía de impacto nacional

La estabilidad de una organización, en este nuevo siglo XXI, depende del cambio en el ambiente de su gestión del servicio, de una mayor

La estabilidad de una organización, en este nuevo siglo XXI, depende del cambio en el ambiente de su gestión del servicio, de una mayor lealtad hacia los objetivos por alcanzar, del sentido de compromiso de los colaboradores y de la inteligencia en la elección de los medios y procesos planeados.

Actualmente, la capacitación y el fortalecimiento de los conocimientos adquiridos a nivel académico y profesional son razones que inspiran y estimulan de gran manera a las personas en su deseo de seguir creciendo en la vida, tanto en aspectos íntimos como en aspectos relacionados a nivel profesional e intelectual.

Una decisión planificada contribuye en el cumplimiento de los objetivos y permite desarrollar, de manera satisfactoria, las habilidades y destrezas que se tiene de manera individual, permitiendo no solo el crecimiento como seres humanos, sino el poder compartir con los demás, aquellos conocimientos adquiridos en materia laboral y académica; como parte de la razón de ser de todo profesional de… “poner al servicio el conocimiento” obtenido.

Por eso, se han creado, ante esa necesidad, los Centros de Capacitación, Investigación y Desarrollo Profesional, como encargados de desarrollar estos valiosos conocimientos y reforzar, remozar y fortalecer de una manera positiva, las necesidades académicas de las personas. El trabajo realizado por estas instituciones de formación, investigación y enseñanza, permiten dar a  conocer temas de gran interés organizacional.

Este es el caso de la importante y exitosa trayectoria que por muchos años ha conservado el Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública de la Universidad de Costa Rica (CICAP), en el desarrollo de temas actualizados y de gran aporte en las labores específicas que se desempeñan en las instituciones públicas y privadas costarricenses, investigando y capacitando en temas y áreas que aportan un importante valor agregado institucional y que son parte de sus objetivos organizacionales: formar instituciones inteligentes a partir de un producto final formado con “emprendedurismo” e innovación.

El nivel de atención brindado por cada uno de los integrantes de esta institución es de un alto nivel y compromiso, al identificarse plenamente con la necesidad del participante o de la institución, que buscan en los servicios de capacitación y desarrollo profesional que ofrece el CICAP; una diferenciación real, brindando un apoyo en cuanto a la metodología de trabajo sobre la base de una alta calidad que los hace distinguirse.

Es importante distinguir el esfuerzo y la dedicación de las acciones que son desarrolladas por todos los miembros que forman parte del CICAP, y quienes hacen de él un lugar que brilla por su compromiso y entrega en todas las labores realizadas. Su nombre es escuchado y deja una huella imborrable en la trayectoria personal, académica y profesional de los participantes que se enriquecen con el desarrollo de los temas que imparten. Personalmente, he tenido esa grata experiencia.

El compromiso que el CICAP ha adquirido con el personal administrativo, el personal docente y los estudiantes que hemos sido y, que somos parte, de esta reconocida organización pedagógica, permite desarrollar ideas innovadoras y de gran firmeza, que son plasmadas y reflejadas en la calidad del personal que labora en ese lugar; en sus instructores de alta trayectoria laboral y profesional, junto con el valor humano que se le da a cada uno de los integrantes que conforman esta gran familia y equipo de trabajo.

Su bello edificio muestra absolutamente todo lo anterior y refleja que desde la Vicerrectoría de Investigación, su Consejo Asesor, su Consejo Científico, su Dirección, su Coordinación General de Gestión, sus innovadoras coordinaciones, su Gestión Documental y su Sistema de Información, se está trabajando con compromiso, amor y dedicación.

El aporte que esta organización ha dado a la educación costarricense es de admirar en el desarrollo de temas y áreas administrativas de gran importancia para el correcto funcionamiento institucional del país. Mi reconocimiento se enfoca, primordialmente, en el enorme impacto pedagógico que le ha permitido crecer de manera continua, capacitando, formando y perfeccionando las labores de muchos profesionales junto con los conocimientos que cada uno de ellos tenga, para perfeccionar el bienestar social-institucional.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Édgar Robles, superintendente de pensiones, se mostró preocupado ante el estado del RIVM.Enfrascados desde hace varios años en una discusión en torno a las

Creo que para fortalecer el sistema democrático, todo país está obligado a invertir en el mejoramiento de “su administración de la justicia”. Esto permitiría

No hay datos concretos de cuántos empresarios del sector turístico enfrentan problemas financieros debido a las deudas contraídas con entidades financieras.La falta de claridad

La Fortuna de San Carlos y Monteverde de Puntarenas han sido lugares turísticos emblemáticos de Costa Rica: plenos de bellezas naturales, preparados para atender

La preocupación por el rescate de la dignidad del género femenino es totalmente válida. No obstante, esta pretensión no tardó en conformarse dentro de

Unas 300  familias fueron desalojadas con violencia de la Finca El Aguacate en Liberia, el 22 de julio. Los propietarios cerraron todos los accesos

El gobierno anunció este martes el nombramiento de Litleton Bolton como nuevo presidente ejecutivo de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope). Bolton dirigió Recope

Miembros fundadores de la Academia Costarricense de la Lengua, reunidos en 1923, entre ellos Cleto González Víquez, Carlos Gagini, Julio Acosta y Ricardo Jiménez
Semanario Universidad