Climas

Cielos rotos sueltos en dolor;la nubes bajan acariciando el sueloy sus gotas humedecen mis mejillas,confundiéndose con los ríos que bajandesde mis ojos. La lluvia

Cielos rotos sueltos en dolor;

la nubes bajan acariciando el suelo

y sus gotas humedecen mis mejillas,

confundiéndose con los ríos que bajan

desde mis ojos.

La lluvia cae empapándolo todo.

Afuera en la calle hace un frío hiriente

y la vida se resuelve empujándome fuera de ella.

Yo mientras tanto recorro su sendero

ahogado en un sentido gemido de desesperanza.

La vida juega con nuestras esperanzas

y  la noche se presta a tomar un descanso;

herido por esas nubes corrosivas lamento mi pasado

y en un instante de locura decido vender mi alma

bajo el humo penetrante del metal que taladra mi cien.

En mi casa, entre tanto, la vida discurre entre el temor

y la decisión de una madre que muere lento.

Yo entre tanto decido esfumar mi vida bajo el tórrido

clima de agonía.

Cielos rotos sueltos en llanto,

las nubes saben que acarician el infierno

yo, entre tanto, poso mis rodillas en el suelo

ahogado por el dolor.

Paulo Coto Murillo

 

 

Leo, Leonor, Leonora

Tenía una semana de no verla.  Siempre en el mismo lugar,  en una esquina de la Calle 8. ¿Era la misma Leonora la que ahora cruzaba el puente del Río Torres rumbo al Sur?  La expresión en sus ojos había cambiado.

Si nos atenemos a los filósofos, su esencia ya no era la misma.  Pero el psicólogo dirá que la chica que lleva un manteado color azul, es una subpersonalidad de la otra, de la chica que odia los manteados.

También podemos atenernos a la semiótica.  Apuntar que la mujer de mirada subalterna se llama Leonor y no Leonora. ¿Equivale esta pérdida de sentido a la transformación de la materia?

La tía abuela de mi padre también se llamaba Leonor.  Dicen que estaba loca y que asomaba sus dientes de loca, sus ojos de loca, sus manos de loca.

Pero a la Leonor de ahora poco le importa. Y a Leonora le parece risible.  Solo Leo sospecha que en la balanza de los opuestos Leonora es enteramente un nombre masculino.

Conclusión que a lo sumo significa que Leonor esconde bajo la expresión de sus ojos y el largo manteado azul un inocuo instrumento llamado pene.

Sí, Leonora es trasvesti.  Cada día se asoma como la tía abuela mirando de un lado a otro.  A veces estaba en el lado contrario como un espejo, en el cruce de la calle 8 y la avenida 7.

La mayoría de las veces se encontraba en el oeste justo al lado de la Bella Mansión, un conocido prostíbulo de la capital.

Un día me sonrió.  No me atreví a pronunciar una sola palabra. Tres días después me decidí a hablarle con un comentario estúpido sobre el clima.  Ella me preguntó mi nombre, yo le pregunté el suyo.

Siempre cruzábamos algunas frases. Siempre de noche.  Ella quedaba en su esquina. Yo tomaba el autobús. Ah sí… también le gustaba Rubén Darío.

El 18 de abril se enojó porque le dije que al parecer la clientela estaba escasa:  Leonora se quedó pensando y luego me lanzó un balde de agua fría:  «yo no soy ninguna prostituta»…»solo me gusta vestirme así».  Y me di cuenta de que aquella persona me simpatizaba.

Las siguientes cinco veces que la vi no me dirigió la palabra.   Así que para romper el hielo le llevé un poema de Edgar Allan Poe que tiene uno de sus nombres…  No me dijo nada, solo extendió el brazo y me arrebató las copias  -me volvió la cara con un gesto que podría envidiar Marlene Dietrich-

Tenía una semana de no verla, ahora, que cruzaba el puente del Río Torres.   Leo, Leonor, Leonora, como quiera que se llame.  Llevaba en su peluca rubia un adorno con plumas negras, ¿un cuervo o un zanate?… Eso, poco importa.

Angélica Murillo

La espera, ese agridulce sopor que embota las sienes

I.

Clavada como un alfiler de acupuntura en el preciso punto donde la desesperación se activa y gusta de galopar rauda y torpe por entre los huesos, cartílagos, músculos…

Es un hoy un banco, aséptico azul oscuro, gris y blanco. Luz mortecina y abyecta que masacra hasta las ganas de sobrevivir allí afuera en el mundo. Impersonalidad rampante. Trámites y trámites, fábrica de galletas; uno, una entran. Hacen lo que necesitan y uno, una se largan sin mirar atrás, absortos en las cifras de más o de menos.

II.

Las filas, esa innombrable tortura de la espera, esa risotada áspera que a nadie divierte.

III.

Una vez que se está frente del empleado que pone su mayor ímpetu en ser agradable -artificial pero, orden, orden de la gerencia- y el desamparo de la impotencia se vuelve más presente, son ellos los que guían la barca en este Caronte, los que eventualmente nos dirán podés/puedes/puede -según el gusto o el qué se yo…- irte/irse, no importa si lograste lo que viniste a hacer, no importa si te hizo falta un papelucho miserable, el plastiquito de la cédula, una firma de un atorrante engreído….

Sigue llegando gente con la misma cara de qué se le va a hacer, salvo arrojarse a la espera. Los segundos aquí corren en un desquiciante retroceso lento y parsimonioso. Como si no se tuviera nada mejor que hacer o deshacer en las ruinas del día que aún quedan.

IV.

Una vez que se huye, con los ojos dilatados y la cabeza como una ruleta rusa y se estampe la nariz con afuera, la descompresión entre el tiempo de antes y de ahora causa un estado narcótico de suprema relajación hasta que se mira el reloj y la rabia deja de hacer mutis, gracias al tiempo perdido.

Adrián Solís Rojas

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Leía no hace mucho un artículo titulado "El Fantasma recorre América Latina", en alusión a las victorias cosechadas por Luis Ignacio "Lula" da Silva

La interpretación -acorde con la línea editorial- que hacen los medios de comunicación de los estudios de opinión pública, muestran resultados contradictorios.El manejo de

Cielos rotos sueltos en dolor;la nubes bajan acariciando el sueloy sus gotas humedecen mis mejillas,confundiéndose con los ríos que bajandesde mis ojos. La lluvia

"La música más linda de Costa Rica" es una novedosa producción en formato DVD que rescata el trabajo de compositores nacionales y es un

Dos especialistas plantean mejorar técnica para medirla.Si el índice de pobreza pasa del 21% al 23 % o 24%, 40.000 familias se integrarían a

Por la dignidad nacional, Costa Rica debe rechazar el TLC, usando las formas de la democracia.  El TLC es mucho más que un convenio comercial.  Es

Me dirijo a ustedes, estimados docentes, como compañera educadora que soy, como persona preocupada por el futuro de nuestro país. Una de las razones

El profesor, reconocido académico, laureado investigador, famoso intelectual, dicta su clase magistral postrado en un podio, viendo hacia abajo, sabe que su palabra es
Semanario Universidad