El eclipse de la conciencia moral

En la ética suele mencionarse la situación posible en que la conciencia moral prácticamente no se da; y no se da por varias razones:

En la ética suele mencionarse la situación posible en que la conciencia moral prácticamente no se da; y no se da por varias razones: por falta de una efectiva y cabal educación (formación humana), por alteración estricta de la sensibilidad propiamente humana. Esa situación o estado es la conciencia de intención nula o de conocimiento ignorante.

Una sociedad, en su totalidad o en parte, puede carecer de esa formación, y eso es dramático. En un caso la causa puede ser el descuido, negligencia u omisión, generalizados de las instituciones educativas o religiosas de la sociedad; en otros casos, la mínima sensibilidad moral puede estar disminuida o abolida por falta de ejemplos, por despecho y oportunismos, por viciosos procederes de los cuales aparentemente se obtiene provecho. El mínimo de humanidad para respetar, apreciar, valorar a los demás y a sí mismo.

Siempre es una tentación que esa conciencia moral alterada, aparezca por aquí o por allá, hoy o mañana.

La pregunta que se deben hacer los líderes de la sociedad es si ellos facilitan o entorpecen el desarrollo de esa distorsión de la conciencia moral. Los políticos, los deportistas, los artistas, las modelos, los ricos, guapas, guapos y famosos de la farándula, los docentes todos, deberían dar verdaderas y claras pautas para sembrar y cimentar el desarrollo de la justicia, del ejercicio de la libertad y la responsabilidad personales y colectivas, de la honestidad, de la integridad y de la superación personal corporal y espiritual. La búsqueda de una plenitud moral cada vez más progresiva, no puede ser excusable ni prorrogable sin infligir ello graves lesiones morales personales y colectivas. Es un deber de todo ser humano perfeccionar su conciencia y desarrollar cada vez más una sólida y activa personalidad moral. Repetimos, no se puede renunciar a ello sin cometer dolor y daño a sí mismo y a los demás, sea uno quien sea, el místico más afamado, el indigente más miserable, el trabajador más afanoso o el haragán más desaforado o el político promedio o el más excepcional o el más connotado o el aspirantillo a político más insignificante.

El deber de perfeccionamiento auténticamente moral es una tarea que corresponde a todos, independientemente de quién sea cada quien.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La selección de Costa Rica de fútbol sala se enfrentará al equipo de Tailandia en el Campeonato Mundial de esta disciplina, que se realizará

Se está conversando sobre la pertinencia de una negociación de convención colectiva en el sector educativo costarricense. Me quedan dudas sobre la manera como

El 33,5 % de los hogares costarricenses cuentan con acceso a Internet, según los datos del Censo Nacional de Vivienda revelados hoy por el

Esta es la escuela que restauraron los jóvenes de Cangrejal para su Centro Cultural y su biblioteca. (Foto: José Eduardo Mora)Jóvenes organizados del distrito

El sector bananero es de los principales morosos de la Caja. (Foto: archivo)La desaparición de 97 empresas bananeras que mantenían una morosidad  de ¢5,196

Con una serie de actividades académicas y culturales organizadas por el Consejo Universitario, la Universidad de Costa Rica (UCR) conmemorará del 27 al 31

El árbitro panameño Roberto Moreno fue designado para impartir justicia en el partido del próximo 7 de setiembre que sostendrá Costa Rica con el

El PAC busca desarrollar una alianza con diversos sectores del país. (Foto: archivo)Un grupo de exdiputados del Partido Acción Ciudadana (PAC) está impulsando la
Semanario Universidad