¡Intrigas de Palacio!

En el elevado Reino del Conocimiento ha ocurrido un inesperado acontecimiento. La Reina, que hacía meses  parecía dormitar mientras sus libros de Historia lograba

En el elevado Reino del Conocimiento ha ocurrido un inesperado acontecimiento. La Reina, que hacía meses  parecía dormitar mientras sus libros de Historia lograba disfrutar a la luz de una Vela, mientras dejaba el Reino a cargo de un heraldo cuyo blasón por casualidad es igual, recibe un aviso que le ocasiona malestar.

Ocurrió que en la Corte uno de sus miembros con pretensiones más elevadas ha cometido el “sacrílego” acto de colocarse en las gradas y desde el borde decir las siguientes palabras:

“En este Reino el que pone la plata para erigir más palacios y castillo es un Imperio de la cual muchos, seguramente yo mismo el Barón Barba Blanca, la Reina, su heraldo y más de uno que por ahora sigue calculando mientras encarga retratos, aunque otra cosa aparentemos somos simples encargados de administrar este Reino, mientras para afuera nos mostramos como autónomos soberanos”

 

Intrigas de palacio que en muchos casos ocurren, se traman y viven mientras al pueblo, con elegante y emotivo mensaje se le mantiene ignorante.

Doscientos millones valen más que la mentada lúcida conciencia, allí se retrata la desnudez de la Reina y la inquina heráldica.

La desgracia del Reino es  que su Corte y también algunos espacios del pueblo, están ocupados por personajes que de intriga, lisonja y malabares son portento.

No interesa, a quien escribe este cuento, apoyar ni a la Reina, ni a su velado heraldo, ni al caído Barón Barba Blanca, ni al calculador Señor Olrod, que a distancia se ha quedado del episodio ocurrido.

Y es que quien escribe, así como muchos de quienes esto lean, aunque viven y sobreviven en el septuagenario lugar, no suman ni restan para el baile que pronto se ha de celebrar y que aunque la Corte presenta como evento soberano, ya tiene desde afuera escogido el son que ha de sonar. La regia regla es: en este Reino por ahora se es libre de pensar, pero aquello que sea verdad está prohibido decirlo, so pena de ser acusado de falta de lealtad.

La inquina camina por el Reino Universal, en sus gremios y condados, en sus predios y jardines, porque aunque quiera disfrazarlo no es otra cosa que reflejo de lo que circunda más allá del monumento, del mármol y del iluminado Lema.

Cualquier parecido con la realidad es obra de… la misma realidad.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Veinticuatro horas después, todavía estoy ahí. No es que esté en problemas, pero sí que no puedo salir. Tampoco es que quiera salir. Fui

Entre un 3,8% y un 4,8% será el crecimiento de la economía costarricense al final de este 2011, de acuerdo con el pronóstico dado

Hace ya varios años cuando cursaba  la carrera de turismo, me tocó hacer algunas giras de estudio por todo el país; una de ellas 

Después de aquel singular episodio en que el pueblo argentino  salió a las calles al grito de ¡Que se vayan todos! comenzó una nueva

Taller de la PCD donde fue reparado el vehículo del hijo de Allan Solano. (Foto: Katya Alvarado)En al menos dos ocasiones, el vehículo personal

Estas conferencias se titulan +Confesiones de un joven novelista, y cabría preguntarse por qué, teniendo en cuenta que ya he cumplido más de setenta

La Escuela de Matemática de la Universidad de Costa Rica realizó hace pocas semanas una actividad de alto contenido académico para recordar los 200

Con suma preocupación he notado una peligrosa tendencia en nuestra universidad, la de dejar de lado la excelencia académica por  criterios personales o de
Semanario Universidad