Un yo y sus circunstancias en la UCR

Muy buen artículo de Iván Molina Jiménez, “Poder y rectoría en la UCR”, Página Quince de La Nación, 18/4/12, p.35A. Con base en José

Muy buen artículo de Iván Molina Jiménez, “Poder y rectoría en la UCR”, Página Quince de La Nación, 18/4/12, p.35A. Con base en José Ortega y Gasset, cabría decir  que es una excelente síntesis de ciertas circunstancias, pero le faltó un yo.

Interrumpiré una serie de artículos que he venido escribiendo sobre capitalismo, deuda y dinero (11/1/12, 28/3/12 y 18/4/12), para hacer algunas reflexiones sobre ese importante  escrito de Molina en torno a la reciente elección de Rector, aclarando que mi preferencia era por  Héctor González; y así lo hice saber a mis amigos Henning y Héctor privadamente. Pero nada escribí sobre la materia, debido a una combinación de razonamientos basados en pensamientos de dos intelectuales a quienes admiro: uno relativamente lejano en el espacio y tiempo, como fue el sueco Gunnar Myrdal (1898-1987); y otro actual, como es nuestro propio Fernando Durán Ayanegui. Talvez en otro momento comparta esas ideas con usted,  estimado lector, estimada lectora; mas, por ahora, me ocuparé con las de Iván Molina.

Empiezo destacando que la gran mayoría de los  intelectuales costarricenses refleja una  contradicción frustrante de nuestro pueblo. Diríase que nuestra cultura nos envuelve, pero no es nuestra; la tratamos como un ente suprahumano o extrahumano que nos controla,   nosotros no lo controlamos. He dicho frecuentemente que nuestros valores compartidos,  relaciones, organizaciones, instituciones y su historia los “hipostatizamos”, aplicando “hipóstasis” igual que el inglés hypostasis (como sustantivo); pero, el verbo correspondiente en inglés, to hypostatize, no existe en español, entonces, me veo obligado a  inventarlo, “hipostatizar”, sin permiso de la Academia de la Lengua (DRAE).

• Hipóstasis (hypostasis) significa supuesto,  persona, sustancia o esencia de algo, personas de la Trinidad, sedimento.

• “Hipostatizar” (to hypostatize) simboliza (un concepto) en forma material, dar existencia material.

Los sociólogos ingleses consideran que el segundo término es sumamente engañoso -inclusive peligroso- en el comportamiento y la evolución de los pueblos, así como en el análisis científico. Tiende a dar realidad suprahumana o extrahumana a objetos o conceptos creados por la especie homosapiens; en otras palabras, algo hecho por los humanos es reconocido, aceptado o tratado por estos como algo independiente,  inclusive superior o prexistente. Un ejemplo de fama bíblica es el Becerro de Oro del Viejo Testamento: los  israelitas elaboraron el becerro, cuando Moisés se ausentó para subir al Monte Sinaí; y  llegaron a conceptuarlo como su nuevo Dios, danzando en su alrededor para adorarlo.    Anthony Giddens, por ejemplo, ha dicho que “hipostatizar” estructuras sociales, es uno de los más graves errores epistemológicos que se ha cometido en ciencia social; y Eric Fromm lo asoció antes con el surgimiento del  nazismo en Alemania.

Me preocupa que el escrito de Iván Molina hipostatiza la Universidad, o su  análisis al menos tiene rasgos de hipóstatis. Dicho en otra forma, algunas partes de su razonamiento  trata  las estructuras, el funcionamiento y el desarrollo de La Universidad de Costa Rica,   como si esta fuese un ente suprahumano o extrahumano. Parece suponer que la institución se impusiera a los personajes que la formaban; o que se desarrollaba independientemente de ellos. Que conste: tampoco creo que esos personajes “se imponían”, a su gusto y antojo; así,   caeríamos en un enfoque “idealista” igualmente equivocado. Invito a pensar en términos de  espacio y tiempo social: Giddens  y otros -incluyendo a  Bordieu, Touraine, Castells,   Maturana y Varela- que  destacan cómo los personajes y gentes actúan en una  etapa; esas acciones se estructuran para condicionar los comportamientos de individuos o personas en  etapas siguientes, incluyendo, potencialmente, a ellos mismos; luego son emprendidas más acciones que se estructuran… y así sucesivamente, en un proceso sin fin.

Dejo planteada esa perspectiva por el momento; habría que desarrollarla y aclararla más. Sólo quiero destacar –con Unamuno- que  universitarios de carne, huesos y alma (que abarca buena fe, buenas intenciones) debemos aprovechar esta oportunidad de cambio  para tomar consciencia de que todos somos “la universidad”;  y de nuestro diálogo constructivo emergerá la nueva institución que deseamos, independientemente de cualquier forma específica de poder y cualquier rector en particular.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un elemento esencial para poder pensar en el desarrollo, es tener estabilidad macroeconómica. Cuando un país tiene que pensar en el corto plazo y

La búsqueda de justicia ante la desaparición forzada de su hermano —ocurrida en 1984—llevó a Ana Lucía Cuevas a realizar de manera paralela un

La posibilidad de que a partir de julio de 2012 el Archivo Nacional (AN) cierre su atención al público es calificado por Óscar Aguilar

El “paraíso laboral” del que hablan los detractores del Sindicato (AFITEC) tiene cierto asidero: las condiciones laborales al interior del ITCR son buenas respecto

El “paraíso laboral” del que hablan los detractores del Sindicato (AFITEC) tiene cierto asidero: las condiciones laborales al interior del ITCR son buenas respecto

A la presidenta Laura Chinchilla le ha tocado enfrentar una coyuntura complicada, sin tener la suficiente experiencia, y sin apoyo de su propio partido.

Mediante una acción de inconstitucionalidad, Rolando González -presidente ejecutivo del Instituto de Desarrollo Agrario (IDA)- solicitó anular la ley 6172, denominada “Ley indígena”, que

España sufre una de sus peores crisis, hay 5 millones de personas sin empleo, especialmente entre la gente joven; el costo de la matrícula
Semanario Universidad