Utopía

¿Cómo entender el espejismo neoliberal si el campeón del capitalismo Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, proclama la nacionalización bancaria?

La cultura occidental sigue la línea infranqueable de la Esfinge: despierta la mañana en cuatro patas, dos al mediodía y tres al caer la tarde.  Ese fue el enigma de la modernidad.

¿Cómo entender el espejismo neoliberal si el campeón del capitalismo Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, proclama la nacionalización bancaria? ¿Cómo entender a los Arias y sus tecnócratas que siguen devotamente el postulado de  la doctrina imperturbable que proclamó don Adam Smith?: el valor de la oferta y la demanda solo puede ser regulado por el poder divino del mercado. Así, la CCSS es un adefesio que debe ser modernizado por el bien  de las transnacionales que  brindan  su sabiduría y solidaridad, siempre y cuando  paguen los medicamentos originales, y bueno, ya veremos cuáles son los pobres que tendrán acceso a la medicina privada.

Sin embargo, ¿qué sucede con la prédica neoliberal? ¿No es cierto que los filántropos del neoliberalismo afirman que el Estado es ineficiente, burócrata y hasta paladín de la corrupción? Ahora resulta que, en coro,  el G 20 vuelve los ojos al Estado para sanear las finanzas que unos pocos dilapidaron. ¿Se extravió el bien y el mal en el paraíso capitalista? ¿Se engolosinaron los depredadores de la mayoría en una sociedad de consumo que tiene solución para los males espirituales y materiales?

Mientras la línea  se torna curva para los países desarrollados,  la dialéctica  se convierte en un cuadrado para los países dependientes que  retoman  otro  principio trascendental, universal:  la competencia,  -el  favorito para don Adam Smith-, que se agita con  la bandera nacional. Está claro que el ICE,  el INS deben competir: la fórmula financiera exige que Costa Rica dé el salto hacia el infinito, hacia la plenitud del desarrollo, se ufana en manifestar don Oscar Arias, pues hay que entregar a manos profesionales,  el destino de las instituciones más rentables y dotarlas de tecnología y, por supuesto, que sean más competitivas, aunque las ganancias que generen vayan a otro paraíso fiscal. Pero, en este laberinto de idas, vueltas y revueltas, ¿qué pasa con los postulados del santo oficio comercial? ¿Tiene sentido la protección del medio ambiente, negar el incentivo a los agricultores locales y salvaguardar la soberanía alimentaria?  ¿Quiénes son los acróbatas del poder que se contorsionan  y sin ningún rubor  proclaman el desarrollo del país? Por eso, algunos ilusos todavía no entienden que la minería a cielo abierto implica progreso y bienestar; ¿quién puede dudar de las bondades de don Oscar Arias al firmar un decreto de interés público que  autoriza la destrucción de hectáreas de bosques, en contra de lo que establece la ilustrísima

Sala Constitucional?  Total, dicen las voces del saber: ¿para qué sirve la naturaleza sin la creatividad del hombre y la mujer?

¿Cómo se resuelve esta asimetría económica y los discursos ambivalentes? Ya no basta leer la retórica política dos veces,  hay que desentrañar los mecanismos de control a través de la ideología como el somnífero del fútbol que convoca al chauvinismo más recalcitrante; lejos de la tolerancia y el respeto por el adversario. O bien,  un espacio para los toros de una región olvidada, donde lo grotesco y el espacio circense hacen el deleite voyerista: si no hay muertos es una mala corrida. Y como si fuera poco,  la verde silueta se desdobla frente a los ojos ansiosos de los televidentes que se identifican con el encanto millonario de un concurso que puja  por la aprehensión de saberes y levantan el vuelo de los sueño para que el sistema siga feliz. 

Sin embargo, es injusto abandonar a la Esfinge en las líneas laberínticas de la modernidad y no aparearla con la dialéctica imprescindible de la posmodernidad: el antropófago es el hombre y su víctima la esfinge.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un aumento del 30% en los movimientos sísmicos, sumado a una más vigorosa  emanación de gases, son los principales cambios en el Volcán Turrialba

Una compleja urdimbre de historias tratadas con sutileza y en un tono discreto que disimula su potencia dramática. Una obra magnífica creada por una

Virginia Rojas tiene un pequeño restaurante en playa del Coco y en los últimos meses sus ventas se han visto reducidas en un 70%,

Si es cierto lo que la sabiduría popular dice que “el camino al cielo está lleno de piedras”, para el Teatro Popular Melico Salazar

Los enamorados esgrimen sus armas: la espada de la palabra y la miel de las promesas. Pero terminado el noviazgo  presidencial  el olvido acaba

Ya no. (Antes, un cliente, al elegir un negocio, le ayudaba a éste a crecer, a mantenerse, y el negocio correspondía sirviéndole al cliente).“¿En

La tercera debilidad se deriva del costo ambiental que ha tenido la generación de tanta riqueza principalmente a partir del siglo XIX. Los estudios

Quince organizaciones sindicales, de productores, ecologistas, comunales y religiosas, entre otras agrupaciones sociales, lanzaron un reto al Gobierno del presidente Oscar Arias, los partidos
Semanario Universidad