Reto estará en acordar temas claves

Coinciden en que coalición política es possible. Formación de un nuevo grupo dependerá también de manejar aspectos de personalidad.El surgimiento de un nuevo partido

Coinciden en que coalición política es possible. Formación de un nuevo grupo dependerá también de manejar aspectos de personalidad.


El surgimiento de un nuevo partido político es factible mediante una coalición de diversas agrupaciones que tendrán el reto de crear los temas comunes por los cuales luchar y la aún más ruda tarea de dejar de lado personalismos que estropeen las buenas intenciones.

La mayor parte de especialistas en sociología, política y derecho, así como representantes de movimientos nacientes y de partidos tradicionales llegaron a esta conclusión por consultas de UNIVERSIDAD.

Para el sociólogo Roberto Salom, profesor de la Universidad de Costa Rica, el grupo que en estos momentos se puede tomar como base para formar una coalición es el Partido Acción Ciudadana (PAC).

Según su criterio, es el que reúne más condiciones por haber consolidado una estructura nacional, con fuerte asentamiento en el Gran Área Metropolitana y el cual posee un candidato fuerte.

«Si prevalecen afanes personalistas sobre otros factores se evidenciaría la inmadurez para hacer una alianza», manifestó.

En este aspecto coincidieron los entrevistados, para quienes los fuertes egos de ciertas personalidades o la inmadurez política de otros deben ser desterrados si se quiere hacer una coalición seria y perdurable a largo plazo. (Ver nota aparte: «Coalición deberá vencer diferencias personales»).

También los especialistas manifestaron que los temas que la agenda temática de una coalición debería tener son las nuevas políticas de un estado costarricense y la lucha contra la corrupción.

Otros puntos mencionados fueron el combate a la pobreza y la apertura de oportunidades educativas, económicas y políticas a sectores sociales marginados por los partidos políticos tradicionales.

 

 

Como principales obstáculos por enfrentar se citaron la oligarquía nacional y su lucha contra toda iniciativa alternativa; cierto sector de la prensa matriculado con los intereses de esa élite de poder y el tradicionalismo tico al momento de votar.

PONERSE DE ACUERDO

Una de las primeras agrupaciones que comenzó a movilizarse hacia una gran coalición es la Instancia Socialdemócrata (IS) que el lunes 7 se unió al PAC en una audiencia pública con cobertura de prensa.

El viernes 4 este semanario entrevistó al líder del PAC, Ottón Solís quien aseguró que para hacer coalición con cualquier grupo deben llegar a acuerdos muy específicos sobre el modelo de desarrollo que se quiere para el país, el agro y la productividad del Estado.

También mencionó que se le debe dar prioridad a la participación ciudadana, el comercio internacional, la competitividad, la educación, la política en la administración pública y la despolitización del Estado.

En la actividad que oficializó la citada unión se dijo que los temas de desarrollo y ética fueron en los que ambos grupos encontraron coincidencia en conversaciones sostenidas desde hace varios meses.

El texto «Compromiso por Costa Rica» fue suscrito, entre otras personas, por Guido Miranda y Juan Manuel Villasuso -en representación de la IS-, así como de Alberto Cañas y Ottón Solís por el PAC.

Participó como invitada de honor Hilda Chen Apuy, Premio MAGÓN y experta en la cultura oriental.

El acuerdo estuvo sustentado en principios compartidos como la necesidad de expandir la participación ciudadana, la importancia del sector empresarial en la producción de bienes y servicios, el rol del Estado como promotor del desarrollo y de la educación.

La ISD apoyará electoralmente al PAC y también propondrá con identidad propia sus iniciativas ante los diversos órganos del partido.

Este proceso de convergencia política logró días atrás el apoyo para el PAC de la dirigencia de base del cantón central de San José, que antes pertenecía al Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

Al preguntarle a Solís en qué consistiría el modelo de desarrollo que él concibe manifestó que «es en el que la persona buena y trabajadora, de cualquier clase social, le vaya muy bien, mientras que al deshonesto le vaya muy mal».

«Pienso que este modelo debe contemplar a las personas que no tienen medios económicos y que se les dé para `nivelar la cancha´», dijo.

DIFÍCIL, PERO POSIBLE

Para Francisco Barahona, abogado y director de la Maestría en Derechos Humanos de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), «es posible, pero difícil, que se den coaliciones políticas».

En contraste con la opinión de otros expertos, Barahona explicó que es posible por la crisis que vive el país, sobre todo en lo referente a corrupción, el desaceleramiento económico, además del aumento en las tasas de desempleo y pobreza.

Este tipo de unificaciones implican «unificar opiniones y reducir egoísmos, construir una plataforma programática a partir de los valores compartidos».

El especialista vislumbra una opción política de centro-izquierda frente a los partidos tradicionales, «una iniciativa que surge fuera de los partidos políticos grandes».

«Estas agrupaciones procurarán que no haya acuerdos nacionales ni que se forme una fuerza política importante. Tal vez no le convenga ni al propio PAC porque habría otros candidatos que tendrían la misma estatura intelectual y de liderazgo como Ottón Solís o mucho más que él».

Barahona considera que «es bueno establecer tres o cuatro candidatos aparejados a fuertes movimientos políticos».

En el país avizora un grupo de exsocialistas o excomunistas con un modelo alternativo radical -Frente Amplio-, mientras permanecen los candidatos de otras opciones como Antonio Álvarez con «Unión para el Cambio» y Humberto Arce con «Unión Patriótica».

Además, se encuentran José Miguel Villalobos con la «Alianza Democrática Nacionalista»; Juan José Vargas con «Patria Primero», Arturo Acosta con «Unión Nacional»; Cristóbal Montoya con «Gente Nueva» y María del Rocío Céspedes, con «Patria Nueva».

«AÚN NO LO VEO»

Para Federico Vargas, presidente de la fracción socialcristiana en la Asamblea Legislativa «aún no veo que nazca un líder de unificación nacional».

El legislador consideró que puede ser que en una segunda ronda electoral que salga ese líder, pero que por ahora «lo que han tratado de hacer, sobre todo la izquierda radical de este país, es matarse entre ellos».

Dijo que será muy difícil hacer una coalición nacional de sectores tan variopintos como Ottón Solís, el exdiputado Célimo Guido, el expresidente Rodrigo Carazo y José Merino, entre otros.

Para Francisco Antonio Pacheco, presidente del Partido Liberación Nacional (PLN), «me parece muy difícil que se dé una coalición suficientemente amplia. Los distintos grupos tendrían que renunciar a sus principios ideológicos e historia, por eso nunca sabemos cómo va a actuar la gente».

El representante aseguró que él se guía por las encuestas las cuales indican que si las votaciones fueran hoy ganaría el liberacionista Óscar Arias.

«Considero significativa una figura como la de don Rodrigo Carazo, pero que se una el PUSC con los grupos de izquierda está difícil, y más aún don Ottón con Otto Guevara del Movimiento Libertario», puntualizó.

Dijo que en cuanto a la «Instancia Socialdemócrata son cuatro o cinco personas que están fuera del PLN, que no creo tengan ningún significado electoral. Los demás grupos son de una importancia muy pequeña».

Un país en transición

Como un recurso muy utilizado en otros países donde los partidos políticos necesitan replantear sus recursos es la coalición política, manifestó Guido Miranda, integrante del Partido Acción Ciudadana (PAC) y expresidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

«Aquí no se han dado mucho las coaliciones porque no hubo más que dos partidos grandes antagonistas que se turnaban en el poder. Este tipo de alianzas tienen un carácter temporal, mientras los partidos en formación buscan su fortalecimiento», explicó el miembro de la Instancia Socialdemócrata.

Miranda dijo que «estamos empezando a trabajar en la posibilidad de presentar una sola papeleta presidencial y que los distintos subgrupos integrantes puedan elegir sus diputados y regidores de modo que se mantiene una individualidad política, pero coinciden en un programa de gobierno para la próxima administración. Así el elector no se hallaría con sorpresas».


COMPÁS DE ESPERA

Vladimir de la Cruz, integrante de Fuerza Democrática y director del Instituto de Estudios del Trabajo aseguró que advierte dispersion de grupos politicos que deberán compactarse para esperar a que se den coaliciones, tal vez para mediados de este año. Las elecciones nacionales serán en mayo de 2006.

Este experto asegura que sería un error estratégico hacer una coalición solo para enfrentar a Óscar Arias, sino que debe plantearse como una propuesta política a más largo plazo.

«Lo importante es plantearse cuál sería la agenda temática e ideológica compatible para los grupos que se van a unir», manifestó.

Dijo que Fuerza Democrática no ha decidido aún si irá a hacer alianzas hasta que no terminen todos los procesos electorales para quedar inscrita como un partido político.


Coalición deberá vencer diferencias personales

ALONSO MATA BLANCO

[email protected]

· Expertos consideran factible la formación de una coalición, la cual jugaría un papel protagónico en los próximos comicios.

Dejar de lado las diferencias personales, la inmadurez política y los egos son los principales retos que deberán afrontar las distintas fuerzas políticas alternativas para conformar una coalición que luche efectivamente por las  elecciones del 2006.

A esta conclusión llegaron analistas políticos al ser consultados por UNIVERSIDAD, quienes calificaron a la coalición política como una figura cada vez más probable.

Alberto Cortés, Director de la Maestría de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica (UCR), señaló que es posible que los intereses nacionales superen las diferencias personales a la hora de conformar una coalición.

Sin embargo, destacó que para esto se necesita mucha paciencia e imaginación. «Debe crearse un mecanismo democrático para arreglar esos conflictos», dijo.

Francisco Barahona, profesor del Sistema de Posgrado de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) argumentó que la coalición no debería basarse en personalidades, sino en estructuras políticas medianamente sólidas. Esto sin dejar de lado la importancia de la figura del candidato.

«Es difícil poner a conversar a representantes de ciertas estructuras políticas, además de tomar en cuenta el rol que juegan los egos personales», manifestó.

Dijo que en la coyuntura que vive el país con los casos de corrupción, el desaceleramiento del proceso económico y el aumento en las tasas de desempleo y pobreza, se posibilita el surgimiento de una coalición de fuerzas alternatives.

Cortés agregó que la élite de poder, ciertos sectores de la prensa y la tradición política de los votantes son otros factores que las futuras coaliciones tendrían que lidiar. Si estas trabas se eliminan, la coalición jugaría un papel fundamental en las elecciones del 2006, coincidieron los especialistas.

Por su parte, Roberto Salom, Director de la Maestría de Sociología de la UCR, manifestó que si los afanes personalistas prevalecen sobre otros factores de mayor importancia, se evidenciaría que aún no existe la madurez política para realizar una alianza de dicho tipo.

INGREDIENTES NECESARIOS

Una agenda común, ideológicamente aceptable para todas las partes, es el ingrediente crucial en torno al cual se aglutinaría la coalición. Esta, según Salom, contemplaría una inserción al mercado mundial al margen del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos (TLC), o al menos tal y como está negociado actualmente.

Compromisos con el comercio justo para medianos y pequeños productores, mayor firmeza ante la corrupción, una reforma en el sector público sin la necesidad de privatizar entidades estatales, fueron otros de los elementos que estarían presentes en la agenda, señaló Cortés.

Lo anterior significa un gran reto, explicó Barahona, pues existe poco tiempo para negociar, por tanto se requieren esfuerzos especiales para unificar opciones, reducir egoísmos y construir una plataforma de programas concretos a partir de valores compartidos que permitan conducir al país con un sentido de gobernabilidad.

Salom destacó que el PAC podría ser el partido con una plataforma ideal para hacer alianzas, y que de no estar presente en las justas electorales, perdería mucha fuerza.

BIPARTIDISMO EN CRISIS

Para  Cortés esta coalición surge en un momento trascendental en la política costarricense, pues el modelo bipartidista se encuentra en la crisis más grande de su historia.

Salom coincidió con Cortés en que dicha crisis ha creado un vacío de poder político y una falta de opciones en el electorado nacional. Por tanto la coalición representaría algo diferente a lo establecido.

Las causas que llevaron al bipartidismo al apuro en que se encuentra, datan de las elecciones de 1998, cuando el abstencionismo llegó al 30%. Posteriormente se acrecentó con el surgimiento del PAC en los comicios anteriores, lo cual originó -por primera vez en la historia del país- una segunda ronda electoral.

Finalmente, las recientes denuncias de actos de corrupción en los que se ven envueltos tres expresidentes significaron «la gota que derramó el vaso», explicó Salom.

¿ANTI-ARIAS?

Cortés expresó que no es cierto que todo intento de alianza sea en oposición contra el liberacionista y expresidente de la república, Oscar Arias.

Además, criticó a un sector de la prensa que ha calificado a la coalición como anti-Arias. «Él es el candidato neoliberal. La evidencia más clara de esto es su apoyo al TLC; pero lo que se juega en estas elecciones es más que el enfrentamiento contra él, es el futuro del país».

Por su parte, Salom señaló que existen varios supuestos en torno a la coalición. Uno es no solo que la candidatura de Arias se presenta como la más fuerte, sino que representa una amenaza para el país, pues plantea la apertura de Costa Rica al mercado mundial en detrimento de las instituciones emblemáticas del Estado.

Ante el supuesto de que nadie podría competir contra Arias, la coalición se presenta como una opción diferente para el pueblo, añadió.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Walter Muñoz insiste que se violentó el derecho de los asegurados.El equipo de resonancia magnética que gestiona la CCSS se instalaría en el Hospital

Ya son varias las propuestas que algunos ciudadanos, preocupados por el maremoto político-empresarial que sacude los cimientos de la manoseada "democracia" costarricense, han

Imagine que despierta una mañana y descubre que ha perdido la memoria. Es lo que le ocurre a Yambo, el protagonista de la nueva

El día en que redacté estas líneas se puso en venta el marchamo del 2005. Decidido a no quedarme sin la tarjetita mágica me

Estudiantes de medicina impidieron que un profesor admitiera en aulas de UCR a personas de universidades privadas.En los hospitales se reforzó el control mediante

Para Costa Rica es crítico participar en la elaboración de la normativa de la OMC, antes de comprometerse con el TLCSin que exista un

En Nueva York imperaba un invierno frío y riguroso. Una tarde después de haberme ocupado de ciertos trámites en el centro, cuando me disponía

Los sectores más retrógradas se sacan "calendario de la manga" en la víspera del Día Internacional de las Mujeres.Hay coincidencias y "coincidencias", dice el
Semanario Universidad