Ticos dispuestos a manifestarse en defensa de la Caja, según sondeo de la UCR

Los costarricenses están convencidos que de ser necesario se lanzarían a las calles para manifestarse a favor de la defensa de la Caja Costarricense

Los costarricenses están convencidos que de ser necesario se lanzarían a las calles para manifestarse a favor de la defensa de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y de los servicios de salud del país.

Asimismo, consideran que apoyarían una marcha que busque defender los principios fundamentales de la democracia costarricense, el costo de vida, a la educación pública y la libertad de expresión.

Es decir, que a pesar de los históricos argumentos que emiten los gobiernos y empresas sobre la desaprobación del pueblo a las manifestaciones y muestras de protesta, los mismos ciudadanos están dispuestos a formar parte de estas iniciativas, sobre todo si están vinculadas con temas que sienten propios y cercanos.

Así lo confirmó una reciente encuesta del Instituto de Investigación Psicológicas de la Universidad de Costa Rica, que se realizó en el marco de la marcha en defensa de la CCSS del pasado 8 de noviembre, en la cual hubo actos de violencia y agresión, iniciada por la policía y con respuesta de los manifestantes.

 

 

De acuerdo con Rolando Pérez, director del Instituto, el objetivo de este estudio era determinar la percepción que tenía la población sobre la marcha, los acontecimientos que se dieron y a la vez medir el apoyo que se da a este tipo de manifestaciones.

“También queríamos determinar la valoración que hacen los costarricenses a las diferentes instituciones, al sistema político actual del país y al tratamiento que se da a estas actividades”, comentó Pérez.

Como resultado, el análisis determinó que hay un respaldo general a las marchas que buscan defender los servicios de salud y sus instituciones, así como el sistema democrático costarricense. “Contrario a publicaciones que se dieron en otros medios de comunicación masiva y que son muy preocupantes”.

Esta encuesta también contradice la percepción sobre la democracia del último Informe Estado de la Nación, el cual asegura que la adhesión de la ciudadanía a la democracia y sus instituciones se ha deteriorado, pues en dicho documento la calificación fue de 56 (de 0 a 100), la más baja desde 1978.

El Informe asegura que el dato profundiza una tendencia de largo plazo que demuestra un declive al apoyo del sistema democrático y que coincide con el deterioro del bipartidismo, entre otros.

“Vemos cómo el pueblo apoya estos movimientos, pero no así a los modelos autoritarios, hay un grave cuestionamiento al sistema político partidista, especialmente a los partidos políticos, asociados con la Asamblea Legislativa, que obtuvo una valoración muy negativa”, detalló el experto.

Dada la marcha del 8 de noviembre, cuando una congregación a favor de la CCSS se convirtió en una pelea frontal entre la policía y los manifestantes, los entrevistados aseguraron en un 84,8% que se enteraron de lo ocurrido durante la actividad y un  65,7% conocía las razones por las que se quejaban los marchantes.

En este sentido, el 70% de las personas indicó estar en contra de las acciones de los policías, incluso actores como la Presidenta de la República, los diputados y el Ministerio de Seguridad Pública obtuvieron notas inferiores a 5 (en una escala de 0 a 10), los manifestantes un 5,4 y los medios comunicación un 6,9.

Para los entrevistados, las manifestaciones son un recurso ciudadano válido para protestar, reclamar mejoras o defender los derechos, aunque el apoyo a este tipo de actividades no es para todos los sectores, sino que está sujeto al tema o institucionalidad que represente.

El verdadero apoyo se da al sector salud, educación y universidades públicas, en menor medida otras que desde el punto de vista de usuarios del servicio tienen problemas para respaldarlas en un movimiento, serían Acueductos y Alcantarillados (AyA) con un 58,6%, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) un 49,4%, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) un 45,8% y el Instituto Nacional de Seguros (INS) con un apoyo del 43,9%.

CALIFICACIÓN INSTITUCIONES

La encuesta incluyó también la calificación que dan los costarricenses a las distintas instituciones del país, quedando entre los primeros lugares la Universidad de Costa Rica con 8,05, la democracia con 7,64, seguida por los medios de comunicación masiva que tuvo un promedio de 7,09.

Por su parte, el ICE con un 6,84, el Tribunal Supremo de Elecciones 6,77, para la CCSS la nota fue de 6,74 y el Poder Judicial con 5,97.

“La calificación fue disminuyendo para el Poder Judicial, la Sala Cuarta, la policía, los sindicatos, pero las notas más bajas las obtuvieron el gobierno en su totalidad, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes, la Presidenta Laura Chinchilla, la Asamblea Legislativa y los partidos políticos”, contó Pérez.

Esta encuesta demuestra que existe un respaldo al sistema democrático, mediante vías no violentas, incluso la mayoría estaría dispuesta a participar de ellas; además queda en evidencia los problemas de legitimación del sistema partidista, que arrastra consigo a la Asamblea Legislativa.

La encuesta se realizó entre el 13 y el 16 de noviembre, con una muestra aleatoria en seis provincias del país.

 


Visión democrática

Otra de las consultas que realizó el estudio giró en torno al parecer que tienen los encuestados con respecto a elementos de la democracia, el cual fue sumamente positivo, considerando que la gente opina que este es el mejor sistema político para el país, aunque presente problemas.

En una escala de 0 a 8, las calificaciones fueron:

  • La democracia es el mejor sistema político para el país, con una calificación de 8,20.
  • A la afirmación: puede que la democracia tenga problemas, pero es mejor que cualquier forma de gobierno, obtuvo un 8,03.
  • Un 4,89  para las democracias no hacen nada bien.
  • Las democracias no son buenas para mantener el orden, obtuvo un 4,48.

 


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Democracia, en su concepto más etimológico, refiere al “poder del pueblo”, tecnificando un poco más este término, “el poder del ciudadano”; ahora: ¿Realmente tiene

La concentración de los medios de comunicación en manos de grupos económicos y de poder político, quebranta los derechos a la libre expresión de

Dramaturgia y filmaturgia son dos caras de idéntica moneda. De allí que SR cierre la serie de sus once colaboraciones sobre todo escénicas (enero-noviembre

Los últimos acontecimientos en las calles josefinas ponen en evidencia dos hechos trascendentales: primero, la prepotencia, la intolerancia y la creciente agresividad de la

“La vida es bella” es el título de una entrañable película, que nos puso a meditar sobre el ingenio humano: un padre imaginativo le

La actuación de la Asamblea Legislativa, en el caso del Magistrado Fernando Cruz, resulta reprochable tanto desde el ámbito constitucional como del político.Ese acto

Ilegal e Inmoral. Tal parece que el principio de legalidad parlamentaria no les alcanza, ya que el acuerdo legislativo está viciado, entre otras cosas,

Le han llamado “iniciativas”, “intentos”, “esfuerzos”, “planes piloto”, “innovaciones”… a cuanta ocurrencia, heurística, empírica, “ampliamente aceptada” y “prestigiosa” se refiera a la educación en
Semanario Universidad