Vargas Llosa, biógrafo

Mario Vargas Llosa, en El paraíso en la otra esquina vuelve por uno de los caminos que más le han atraído en los últimos

Mario Vargas Llosa, en El paraíso en la otra esquina vuelve por uno de los caminos que más le han atraído en los últimos años, pero en el cual su desenvolvimiento no ha sido muy satisfactorio: el tema de la pintura.

Ahora, desde una novela biográfica en la que entrelaza la vida de la feminista Flora Tristán, de ascendencia peruana y su nieto el pintor francés Paul Gauguin.

La vida y luchas de la feminista en la mitad del siglo XIX en Francia, se intercala por capítulos con la búsqueda plástica de Gauguin, el artista aventurero que reprocha el anquilosamiento del arte en la Europa de finales de ese mismo siglo.

Desde estas dos perspectivas señala los abusos y prejuicios de la sociedad europea, padecidos por espíritus libres y sufridos.

El ejercicio introspectivo y retrospectivo de los personajes principales está dirigido por una especie de interrogación y comentarios que el autor omnisciente le hace cada tanto. Desde un tono de superioridad compasiva, mira a sus personajes, lo interroga, los confronta a la manera de una consciencia superior que los obliga a reconocer sus debilidades.

Este ejercicio literario llega a ser cansón, pero le sirve al autor para impulsar la acción y llevarla más allá del recuento documental evidente.

El flujo narrativo está determinado por las peripecias de los mismos protagonistas. A veces, el autor toma momentos, documentos u obras importantes de los personajes para ubicar al lector o para lograr un matiz de proximidad. Pero una vez más, la grandeza de Vargas Llosa se muestra en la creación de personajes, en este caso los secundarios.

Inútil e insuficiente resulta el intento de explicar la génesis de algunas obras del pintor, como sí lo logra en los cuestionamientos que Flora Tristán hace de planteamientos políticos del siglo XIX, incluso del joven alemán barba de puercoespín, llamado Karl Marx.

La peregrinación de Flora y las búsquedas plásticas de Gauguin engarzadas mediante referencias a algunas de sus obras, conforman una narración paralela, cuyo vínculo apenas es Aline, la madre del pintor e hija de la feminista.

De no ser por la trascendencia o interés que despiertan los protagonistas, este obra languidece profundamente. Ni siquiera el talento en el uso de la palabra de Vargas Llosa logra imprimirle suficiente peso literario.

Por lo demás, constituye una aproximación curiosa a estas dos biografías, en las que echa mano una vez más de algunos recursos morbosos sobre la sexualidad de cada uno de ellos.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un nuevo intento por modernizar la ley de radio y televisión es planteado en la Asamblea Legislativa y, como ocurrió en el pasado, sectores

La comunidad de Isla Venado ha progresado gracias al apoyo de la Universidad Nacional y otras instituciones públicasEste puente le permite a la población

La Zona Norte es rica en atractivos turísticos. Sin embargo, para desarrollar su potencial en este campo la comunidad empresarial clama porque el gobierno

En una antigua y amplia  bodega frente a la abandonada línea del tren, cerca de la Calle de la Amargura, por la UCR, los

El Tribunal Electoral Estudiantil Universitario (TEEU) convocó a elecciones para elegir el directorio federativo estudiantil y sus representantes ante al Consejo Universitario el 12

Las consecuencias de que Costa Rica no acelere  la  eliminación del uso de un plaguicida, implicaría la pérdida de casi $5 millones de ayuda

Para el analista político Luis Guillermo Solís  la guerra en Irak cuestiona al derecho internacional y a las organizaciones multilaterales, con lo cual deja

Los jugadores de la Selección Infantil de Fútbol que lograron clasificarse al Mundial, salen de un proceso que abarcó a 9000 muchachos. Alonso Salazar,
Semanario Universidad