Profesores y estudiantes señalan fallas de infraestructura

UCR incumple orden sanitaria por edificio de Facultad de Bellas Artes

La orden exige cumplir una serie de condiciones para mejorar inconsistencias detectadas por el Ministerio de Salud.

La Universidad de Costa Rica (UCR) incumplió el acatamiento de una orden sanitaria emitida por el Ministerio de Salud en abril de este año cuyo plazo era de 3 meses, es decir, ya venció.

La orden se giró luego de un proceso de denuncia ante el Ministerio que un grupo de estudiantes y profesores inició a finales de 2013, a causa de las condiciones de infraestructura y los peligros sanitarios y de seguridad que presenta la Facultad de Bellas Artes, específicamente el edificio principal.

Según Keylor Alfaro, profesor de Dibujo, la situación se presenta desde hace ya muchos años y al no recibir respuesta concreta de las autoridades universitarias, como la Oficina de Bienestar y Salud (OBS) y la Unidad de Gestión Ambiental (UGA), procedieron a interponer una denuncia. “Nosotros ya veníamos de un proceso de denuncia ante las autoridades universitarias”, afirmó.

Con la UGA, inclusive, se realizó un informe técnico que se elevó a Rectoría, pero al parecer no hubo respuesta. Posteriormente, personal del Ministerio de Salud visitó la Facultad e inspeccionó los daños. A ellos se les entregó también toda la información que estudiantes, profesores e instituciones universitarias habían recopilado.

Según la información que se tenía, la institución, por medio del Área Rectora de Salud de Montes de Oca, giró la orden con una serie de requerimientos por cumplir.

La orden indica que “se constataron inconsistencias de carácter físico, sanitario y de mantenimiento”; por lo que exige, entre otras cosas, la instalación de alumbrado de emergencia, un inodoro por cada quince estudiantes, la construcción de duchas y que todas las puertas que conduzcan al exterior cuenten con letreros luminosos. Además, adjunta fotos del recorrido hecho por personeros de Salud.

UNIVERSIDAD visitó el edificio, hizo un recorrido –basado en las imágenes de la orden– y comprobó que las instalaciones se encuentran prácticamente igual; por tanto, no se cumplió a cabalidad con la orden sanitaria dentro del plazo de 3 meses.

Según Pablo Salazar, asesor legal de Rectoría, se envió al Ministerio un plan remedial para acatar las exigencias planteadas en la orden; sin embargo, las soluciones que vengan estarían fuera del tiempo establecido.

Ahora están a la espera de la respuesta del Ministerio de Salud.

La decana de Bellas Artes, María Clara Vargas, señaló que no está en sus manos remediar las observaciones y que, además, no cuenta con el presupuesto para resolver los problemas por lo que están haciendo gestiones ante la Rectoría para solucionar el problema.

Infraestructura deficiente

Daños en techos, hacinamiento, falta de espacio y talleres inseguros son solo parte de las condiciones que presenta el edificio de la Facultad de Bellas Artes y que decenas de estudiantes sufren día a día.

Desde hace más de 20 años, estudiantes y docentes vienen solicitando la remodelación o construcción de nuevas instalaciones; sin embargo, las propuestas han quedado en el papel.

En la zona de talleres de fundición, escultura y otros, el espacio es insuficiente, pues el área también funciona como bodega. “Lo que va sobrando lo van metiendo acá”, comentó Beatriz Parra, profesora la Facultad.

Además, el único pasillo que comunica los talleres con la salida del edificio está ocupado por filas de casilleros a cada uno de los lados, lo que hace peligrosa la evacuación de personas ante una eventual emergencia.

Por otro lado, el aula de metales “es una de las más peligrosas”, aseguró Parra, porque se trabaja con materiales inflamables, no existe extintor y hay poca ventilación.

Algunas aulas se han tenido que dividir para, así, lograr el espacio para todos los cursos y esto provoca que la enseñanza no se dé de la forma adecuada. Incluso hay cursos que se han suspendido por el mismo problema.

Ante la falta de espacio, algunos grupos de estudiantes reciben clases en Antares, ubicado detrás de la librería Policromía, el cual, denuncian, es inseguro, pues el local cuenta con una única puerta de entrada, posee poca ventilación y daños en techos y paredes mediante los cuales se filtra el agua hasta el punto de inundarse, como sucedió el lunes 31 de agosto.

Bellas artes responde

María Clara Vargas, decana de la Facultad, enfatizó que no poseen el presupuesto para atender la situación y que están de manos amarradas porque, aunque quieran trasladar mobiliario inservible, no hay dónde colocarlo. Además, aseguró que no les corresponde a ellos plantear una solución definitiva, sino que es responsabilidad de las autoridades universitarias.

“Podés decir: ‘La salida de emergencia por favor constrúyanla’. Pero uno no lo puede construir (…) El director de Plásticas va a sacar los tanques de gas para ponerlos, ¿dónde? No hay dónde”.

Vargas señaló que, junto con los directores de Escuela y del Instituto de Investigaciones en Arte (IIArte) están presionando a distintas instancias universitarias para que les ayuden y les concreten plazos en cuanto a la remodelación se refiere. También están a la espera del presupuesto 2016, para saber si la Universidad los incluyó dentro de las prioridades.

“Hemos hablado con todas las instancias posibles, pero uno a veces no sabe si estamos hablando a 2-3 años o a 20”, admitió.

Aunque ellos tienen la posibilidad de reorganizar espacios dentro del edificio, siempre se topan con limitantes, aseguró. “Aquí en Artes Plásticas se habló de hacer un segundo piso, pero no se puede porque afectaríamos un edificio que se supone es icónico”.

Sobre Antares expresó que, si bien también hay inconvenientes, esa fue la solución que se encontró en su momento. “Nosotros no podemos alquilar cualquier lugar. Las escuelas no tienen presupuesto para alquiler siquiera”, dijo.

Sobre la denuncia aclaró que han estado hablando con los responsables de acatar esta orden, que se elevó a Rectoría, ya que según Vargas, ellos no pueden hacer mucho si la Universidad no les da una solución de más espacio.

u-03-bellasartes-recuadro

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

El equipo de fútbol de la primera división de la Universidad de Costa Rica se perfila como el candidato más firme para descender segunda división,

Ante la discusión por una ley de radio y televisión que refleje las nuevas dinámicas tecnológicas que afectan y moldean modos y usos radiodifusión,

Semanario Universidad