Festival celebrará con explosión orquestal

La Orquesta Sinfónica de la UCR es una de las nueve orquestas que participarán en el festival. (Foto: archivo)El crecimiento y diversidad del fenómeno

La Orquesta Sinfónica de la UCR es una de las nueve orquestas que participarán en el festival. (Foto: archivo)

El crecimiento y diversidad del fenómeno de la música sinfónica se hará evidente cuando 10 orquestas, que reúnen a más de 800 músicos, participen entre el 16 y el 23 de julio en el I Festival de Orquestas Unidas, gestado por el Centro Nacional de la Música (CNM).

Desde infantes hasta profesionales se reunirán en la actividad gestada por el CNM, pues, además de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), participarán las sinfónicas Infantil e Intermedia del Instituto Nacional de la Música (INM), la Orquesta Manuel María Gutiérrez y la Isidro Fernández Mora del Sistema Nacional de Educación Musical (SINEM), y la Orquesta del Conservatorio de Castella.

A ellas se sumarán la Orquesta Sinfónica Municipal de Heredia (OSMH), la Sinfónica Municipal de Cartago (OSMC) o la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Costa Rica (UCR).

 

El aderezo internacional será la Orquesta de las Américas (YOA) ―nombre con el que se conoce al proyecto que nació como Youth Orchaestra of the Américas, al cual debe sus siglas―, y por la reconocida pianista venezolana Gabriela Montero, quien además de presentarse con la OSN, grabará un disco en directo con la YOA.

 

Durante la conferencia de prensa, en la que el pasado 4 de julio se dio a conocer el festival, Jody Steiger ―quien forma parte de la directiva de la YOA― explicó que para esa orquesta su participación será parte de una gira centroamericana.

Por otra parte, Guillermo Madriz ―director del CNM― enfatizó que “es preciso contar con una sala especial para conciertos de orquesta” en Costa Rica, pues, por ejemplo, la Orquesta Manuel María Gutiérrez tiene 150 integrantes, y el Teatro Nacional tiene carencias acústicas.

Madriz adelantó que proyectan en el futuro poder traer a orquestas de renombre internacional, como la Simón Bolívar de Venezuela, la de Berlín o la de Cleveland.

Mientras tanto, el director del SINEM, Miguel Peña, celebró que en Liberia –Guanacaste− la Orquesta Isidro Fernández Mora se presentará junto a la YOA, de cuyos músicos “podrán sacar provecho nuestros estudiantes”.

Detalló que esa orquesta integra a 100 niños y niñas entre los 8 y 14 años de edad, a quienes “ser teloneros de la YOA les causa una ilusión tremenda”.

Para Fernández, el festival será una oportunidad para que los costarricenses en general “comprendan el gran valor de las orquestas, en el desarrollo social y humano y de los profesionales”.

EVOLUCIÓN EN LA DIVERSIDAD

Cabe destacar que si hace dos o tres décadas en el país solo se hablaba de la OSN o de la Orquesta Sinfónica Juvenil (OSJ), en el festival en mención participan 9 orquestas ―sin incluir a la Juvenil, pues varios de sus integrantes hacen cursos en el exterior―, según explicó Jorge Duarte, director del INM.

Estas orquestas tienen perfiles propios y buscan objetivos diferentes entre sí. El SINEM, por ejemplo, desarrolla proyectos más relacionados con la incidencia social y educativa de la música en diversas comunidades del país, de manera que no busca el desarrollo profesional de los músicos.

Miguel Peña, director del SINEM, dijo que la Orquesta Sinfónica Manuel María Gutiérrez es motivo de orgullo, ya que la mayoría de sus integrantes tiene entre 14 y 20 años de edad y son producto de un proceso de audición.

Dicha orquesta incursiona en obras del repertorio universal ―en esta oportunidad interpretará la V Sinfonía de Dimitri Shostakovich―, de la mano de una realidad en la que algunos de sus integrantes provienen de zonas rurales y la mayoría ―a pesar de estar aún en la educación secundaria― son parte del soporte económico de sus hogares, pero “practican la música como actividad no solo recreativa, sino formativa”.

La Sinfónica Municipal de Heredia presenta otra cara del desarrollo orquestal, ya que tiene un bagaje de varias décadas de trabajo, se ha abocado a la ejecución de obras de compositores costarricenses y latinoamericanos y está próxima a publicar su tercer disco, que se denominará “Rompiendo Moldes”.

Su director Eddie Mora, recordó que “hay un movimiento musical en crecimiento en Costa Rica”, dado que en los años 80 era difícil imaginar que el país llegaría a tener la cantidad de músicos que tiene hoy y que permite el surgimiento ―en cantidad y calidad― de las orquestas sinfónicas.

Observó que el desarrollo sinfónico se da en “dos mundos” diferentes: uno tiene el objetivo social de incorporar a la gente joven y de las comunidades a la música clásica y a instrumentos como los violines, contrabajos o fagotes, que para una mayoría posiblemente sean desconocidos; el otro es de carácter profesional.

Mora añadió que “ya se necesita una segunda orquesta profesional” −además de la OSN−, que “trascienda la idea de ser un proyecto o idea efímera, sino que refleje con mayor veracidad las necesidades del país y la población”.

El músico destacó la importancia de los proyectos del SINEM y el trabajo con “jóvenes profesionales de la música” de la Orquesta Sinfónica Municipal de Heredia, que busca “romper el molde del círculo vicioso, de ofrecer a la gente solo lo que ya conoce; buscamos atizar el fuego en esa dirección”, acotó.

Por su parte, el director de la Escuela de Artes Musicales (EAM) de la Universidad de Costa Rica (UCR), Manuel Matarrita, describió a la Orquesta Sinfónica de la UCR como un proyecto semiprofesional, en el sentido de que es integrada por estudiantes, profesores y músicos profesionales. Sin embargo, detalló a este Semanario que es preciso “entender bien el concepto de profesionalización”, pues más allá de la remuneración económica, tiene que ver con la solvencia técnica de las interpretaciones.

En el caso de esta agrupación, “apuntamos al nivel de calidad; estamos en un proceso continuo en ese sentido, siempre con el perfil académico que vincule a los alumnos avanzados y a los profesores; la idea es llegar a tener una orquesta de alto nivel”.

 


Ocho sinfónicos días

A continuación, se ofrece un resumen de la programación del I Festival de Orquestas Unidas. Las entradas costarán en su mayoría ¢ 3000; para los conciertos de la OSN oscilarán entre ¢ 4000 y ¢ 15 000. Para mayor información, consultar las boleterías de los teatros en el Facebook de la OSN.

16 de julio – Teatro Nacional

12 p.m.

Orquesta Manuel María Gutiérrez: obras de Pablo Moncayo y Dmitri Shostakovich.

8 p.m.

I parte: Orquesta Sinfónica Infantil: obras de Franz Schubert, Georg Friedrich, Handel, Wolfgang Amadeus Mozart, Bedrich Smetana, Johann Sebastian Bach, Edvard Grieg, Modest Mussorgsdky y Merle J. Isaac.

II parte: Orquesta Sinfónica Intermedia: obras de Ludwig van Beethoven, Antonio Vivaldi y Franz Schubert.

17 de julio – Teatro Nacional

12 p.m.

Orquesta Sinfónica Conservatorio de Castella: obras de Edvard Grieg, Joaquín Rodrigo, Ludwig Van Beethoven y George Bizet.

8 p.m.

OSMH: obras de Blas Atehortúa, Eddie Mora, José Mora Jiménez y Alberto Ginastera.

18 de julio – Teatro Nacional

8 p.m.

YOA junto a Gabriela Montero: obras de Nikolai Rimsky Korsakov, Sergei Rachmaninov y Dmitri Shostakovich.

19 de julio – Teatro Nacional

8 p.m.

OSN: VI Concierto de Temporada Oficial junto a Gabriela Montero, obras de Benjamin Britten,  Felix Mendelssohn, Silvestre Revueltas y Pablo Moncayo.

20 de julio – Teatro Nacional

12 p.m.

OSMC: obras de Beethoven y Schumann.

8 p.m.

Orquesta Sinfónica de la Universidad de Costa Rica: obras de Richard Wagner y Giuseppe Verdi.

21 de julio – Teatro Nacional

OSN: VI Concierto de temporada oficial.

22 de julio – Teatro Popular Mélico Salazar

8 p.m.

YOA: Concierto de celebración junto a invitados seleccionados de las demás orquestas y exmiembros.

23 de julio – iglesia Inmaculada Concepción de Liberia

7:30 p.m.

YOA junto a la Orquesta Isidro Fernández Mora.

 


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En octubre de 1937 en la Dominicana del dictador Rafael Leónidas Trujillo se realiza una matanza de entre 20.000 y 35.000 campesinos negros de

Mantequilla de semilla de marañón es uno de los novedosos productos que se exhibirán en la feria. (Foto: cortesía de Viviana Villegas)¿Qué le parece

El jugador del equipo de fútbol de la UCR anotó el gol del triunfo sobre Liga Deportiva Alajuelense 2-1, el domingo pasado en el

Economista y director del Centro de Investigaciones en Cultura y Desarrollo de la UNED.¿Requiere el país de las políticas que impulsa Cinde y Comex? -El

“El océano profundo es patrimonio de la humanidad”: Rezaba la olvidada declaración de las Naciones Unidas de 1967. Hoy en día, ese organismo, en

Representantes de distintos sectores sociales pidieron “no olvidar a Parmenio Medina,  ni las razones por las que murió”. (Foto: Yanory Obando)En medio de consignas

La población de tiburones está siendo diezmada de forma alarmante debido a la práctica del “aleteo”, que es ilegal en Costa Rica, pero que

Es una nueva cultura, una nueva forma de comunicarse, todos la usamos, unos más que otros, pero los conectados están chiflando a la gente;
Semanario Universidad