Fotografías que desafían el olvido toman el Farolito

Fabián Hernández enfatiza la importancia de la estética en el rescate de la memoria histórica.Un hombre mayor, firme de cara al sol. No se

Fabián Hernández enfatiza la importancia de la estética en el rescate de la memoria histórica.

Un hombre mayor, firme de cara al sol. No se ven sus ojos, pero es elocuente el gesto de orgullo de su quijada y boca. Medallas en el pecho, uniforme completo, cachucha del Ejército de Liberación Nacional. Es Héctor Miranda y su retrato abre la exposición “Los olvidados”, de Fabián Hernández.

La muestra está abierta al público desde el 2 de mayo en el Centro Cultural Español (CCE) y se trata de diez retratos de nueve hombres y una mujer que participaron en la Guerra Civil de 1948, quienes miran al espectador con los ojos inquietantes de la historia.

Dicha exhibición es dedicada a los antiguos militantes del Partido Unión Nacional, que luego pasaron a ser parte del Ejército de Liberación Nacional, liderado por José Figueres. Sin embargo, el fotógrafo detalló que esta muestra es la primera parte del proyecto, el cual abarcará a quienes militaron en las filas calderonistas y comunistas.

 

“No se trata de bandos ni política −no soy liberacionista−, tampoco de vencedores o vencidos, sino de costarricenses que lucharon por hacer valer sus derechos, ante la realidad de que, en la actualidad, la población no lucha, solo cuando se dan situaciones coyunturales como el caso de la concesión de la carretera a San Ramón”, manifestó Hernández.

 

La exposición incluye un vídeo de tres minutos, en el cual se puede escuchar el audio de entrevistas a los combatientes, mientras se observan fotografías históricas recopiladas en el Archivo Nacional y el Mueso Nacional.

El fotógrafo −quien estudió en la Universidad Veritas− lamentó que, en las escuelas y colegios, “es prácticamente nulo” lo que se habla de este momento de la historia, mientras que en las universidades  es “muy poco”. Por ello, aseveró que para la sociedad estas personas son “como objetos escondidos en una bodega”.

MEMORIA HISTÓRICA

Hernández especificó que el proyecto se enmarca dentro de lo que se conoce como la fotografía documental de largo periodo, que implica dedicar bastante tiempo a la recolección de las imágenes. En este caso, trabajó su relación con los excombatientes, de manera que “me relacioné con ellos para que primero me aceptaran y así se dejaran fotografiar”.

Narró que, desde su infancia –por medio de sus dos abuelas−, tuvo referencias de ambos bandos del conflicto. En el 2011, se preocupó de manera más decidida y profunda por el tema, específicamente por “las motivaciones sociales detrás de los hechos históricos y las personas que lucharon por lo que pensaban”.

“Busco traer todo ello a la memoria de la gente que, actualmente, es muy pasiva y desinteresada por los temas sociales”, insistió.

Recordó que, gracias a una de sus abuelas −en noviembre y diciembre de ese año−, realizó los primeros contactos en las reuniones que los excombatientes sostienen semanalmente, y fue en enero del 2012 cuando ya tenía bien estructurada la idea de cómo hacer las fotos, aunque el proceso de fotografiarlos  se inició en mayo.

El hecho de que ya le conocieran y se hubieran acostumbrado a él ayudó en el proceso de fotografiarlos; además, en algún momento una de las fotos salió publicada en el diario La Nación −donde trabaja como profesional por la libre− y ello ayudó a que se convencieran de que se trataba de un proyecto serio.

También, Hernández detalló que la locación para tomar las fotos fue el sitio donde hacen sus reuniones, en la Estación del Ferrocarril al Pacífico, pues le interesó mostrar el contexto del lugar, “para decir que están guardados como en una bodega”.

Añadió que, al hacer las fotos, buscó dar un sentido de proyección a cada persona, mediante recursos como el uso de la luz, así como lograr empatía con ellos, “para que sacaran todo de sí”. Según dijo, las sesiones duraron alrededor de media hora.

El fotógrafo se refirió a ciertos detalles muy notorios en los retratos, como las medallas que se aprecian, que −según detalló− en algunos casos son de la época, pues se trata de reconocimientos de honor o recuerdo de su participación en la lucha. Así, algunas de ellas recogen simbología del Partido Unión Nacional.

Hernández recordó que ya en 1944 se había dado un fraude electoral y, en 1948, la gente reaccionó cuando se quiso evitar el triunfo electoral de Otilio Ulate. Por eso, a estos excombatientes les preocupa que la sociedad no tenga memoria histórica −ni siquiera a corto plazo−, que la ciudadanía no sea activa, que no pelee por sus derechos y que el país esté manejado por una élite capitalista.

Otro de los elementos que en este caso quiso que se destacara fue la cachucha, “para reforzar la sensación de que se trata de personas tratadas como objetos ‘esquineados’ y olvidados en una bodega”.

Destacó que las edades de todas las personas fotografiadas van de los 75 años en adelante, por lo que considera que “llegué a tiempo con la idea de este proyecto, pues algunos de ellos ya tienen serios problemas de salud”.

No obstante, “me sorprendió la lucidez y todo su recuerdo y memoria histórica; son luchadores y representan a todos los estratos sociales”.

El proyecto también incluirá retratos de los excombatientes comunistas y calderonistas, con la idea de rescatar la estética propia de cada grupo.

Hernández está en un proceso de búsqueda de las personas que puedan ser fotografiadas y por eso instó a las personas que puedan informarle al respecto, que le escriban por el correo electrónico: [email protected]

El fotógrafo participará el lunes 13 de mayo a las 7 p.m., en un conversatorio acerca de la Guerra de 1948 y sus       consecuencias en la historia de Costa Rica, a cargo de la historiadora Ana María Botey, el filólogo Alexander Sánchez, el fotógrafo Alexander  Arias, el escritor y excombatiente Miguel Salguero y el excombatiente y parte de la exhibición Jesús María Ramírez; la actividad tendrá lugar en el Centro Cultural Español.

 


 

Foto documental

Fabián Hernández informó que desde el 2007 realiza un trabajo en Talamanca, luego de que en el 2005 una encuesta reveló que el 80 % de la población dijo no tener contacto con las poblaciones indígenas.

En este marco, el año pasado fue cinco meses a Guatemala, a trabajar en un proyecto sobre la herencia maya. En un momento de esa estadía, ocurrió una masacre en la comunidad de Totonicapán, al producirse la represión militar de una manifestación pacífica que hacían indígenas −entre otras razones− por el alto costo de la energía eléctrica. Hernández llegó al sitio al día siguiente y elaboró un trabajo fotográfico al respecto.

Sobre “Los olvidados”, informó que en setiembre y octubre del año pasado la muestra se exhibió en el Museo de Arte Contemporáneo de Roma y que cinco de estas fotos se exhibirán en junio en el festival Photoespaña, en Madrid.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La Sala Constitucional anuló hoy la votación de la Asamblea Legislativa que el año anterior pretendió la no reelección del magistrado Fernando Cruz en

“Un discurso orientado más a complacer que a resaltar la verdad”. Así calificó el politólogo Alberto Cortés el informe de labores de la presidenta

Cargada de pesimismo y caos, la etapa del siglo XX en la que nace Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944), lo dirige hacia un pensamiento que

Para todos es claro que desde el momento en que en sesión extraordinaria, los magistrados del Tribunal Supremo de Elecciones el primer domingo de

Podría decirse que la mujer se mitifica con más facilidad porque tiene la capacidad de crear la vida. Mientras que el hombre la procrea. 

Federico Carmiol (derecha), mercadólogo del Semanario Universidad, entregó las entradas para toda la temporada de la Orquesta Sinfónica Nacional a  Eduardo Hernández, funcionario del

“Acepto la responsabilidad de ser la primera mujer en casi dos siglos en ocupar esta silla, así como el peso que significa suceder a

El equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica se proyecta para un ascenso automático a la primera división. (Foto: archivo)El equipo de
Semanario Universidad