Juegos Nacionales: Historia de nunca acabar

El ICODER asumió la organización de los Juegos Nacionales Nicoya 2002 e intentará rescatar algo positivo del eterno desorden que caracteriza a las justas.

La organización de los Juegos Nacionales siempre sufre retrasos, lo cual repercute en la preparación de los atletas.

La organización de los Juegos Nacionales siempre sufre retrasos, lo cual repercute en la preparación de los atletas.

Hay cosas que nunca cambian. El programa de Juegos Deportivos Nacionales sigue nadando en las aguas del desorden, esta vez son los juegos de Nicoya 2002, cuya realización continúa en medio de la zozobra.

Originalmente, los guanacastecos organizarían los del 2001, pero el Consejo de Deportes decidió hacerlos esperar un año más, debido a los atrasos que sufrieron las justas de Pococí 2000.

Como fecha inicial se estableció la semana del 21 al 27 de marzo de este año, pero en febrero el Consejo trasladó el arranque para el 5 de julio, pues resultaba imposible tener la infraestructura lista antes de ese día.

 

En las últimas semanas la duda volvió a surgir: un faltante de ¢300 millones puso a los juegos de Nicoya ante otra reprogramación o la suspensión definitiva. El déficit corresponde a la cifra que se utilizaría para el acondicionamiento de la infraestructura deportiva, la remodelación de las villas, los gastos de transportes y los trabajos logísticos.

La asociación organizadora de los juegos presentó un presupuesto de ¢1.200 millones, aprobados por el Consejo y la Contraloría General de la República. Ese dinero se dedicaría a cubrir los rubros de infraestructura y organización, pero los nicoyanos invirtieron todos los recursos en la construcción de un moderno complejo deportivo, que costó ¢1.255 millones.

A la lista de problemas se sumó la renuncia del presidente del comité organizador y alcalde de Nicoya, Germán Cuevillas León, quien dimitió de su cargo al considerar que los juegos no se realizarían del 5 al 11 de julio. Antes de dejar la presidencia, propuso trasladarlos para el próximo año.

Otras propuestas trataron de enderezar la barca. Algunos solicitaban la suspensión de la edición 2002, mientras otros, como el presidente de la Federación de Comités Cantonales de Deportes, Thelvin Cabezas, sugirió que se llevaran a cabo en los centros deportivos del Gran Área Metropolitana.

Al final, el Consejo de Deportes salió al paso y decidió aportar los ¢300 millones faltantes, pero a cambio el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (ICODER) asumirá la organización de esta y las siguientes ediciones de las justas.

Con ese dinero se cubrirán las remodelaciones a la infraestructura, las villas, el transporte, la seguridad, el mantenimiento, la acreditación, la prensa, la ayuda médica, el protocolo y la premiación, entre otros rubros que todavía estaban sin ser cubiertos por los organizadores.

 

COMPLEJO LISTO

 

El complejo deportivo Nicoya 2002 fue inaugurado hace unas semanas. Como parte de su preparación para julio próximo, los atletas de la región ya disfrutan de un gimnasio multiuso, piscina olímpica, estadio de fútbol, pista de atletismo y canchas de tenis.

Las palabras del nuevo presidente de la asociación organizadora, Franklin Carrillo, respaldan el interés de los nicoyanos de que los Juegos Nacionales se realicen en su tierra durante en julio. Pero el atraso en el acondicionamiento de 20 centros educativos que servirán de villas, el transporte, la alimentación y otros aspectos logísticos constituyeron la preocupación en las últimas semanas.

Un total de 3.100 atletas competirán en las 15 disciplinas pactadas para la edición XXIV de los Juegos Nacionales. A ellos se sumarán los entrenadores, cuerpos técnicos y demás personal de 60 delegaciones cantonales clasificadas, lo que elevará a casi 5.000 el número de personas que deberán ser atendidas en la ciudad pampera.

La imposibilidad de atrasar más el arranque de los juegos, así como el riesgo de afectar la curva de rendimiento de los atletas y la inversión realizada por los comités cantonales en la preparación de los jóvenes, hizo que los nicoyanos aceptaran la propuesta del Consejo.

Además, una reprogramación de las justas perjudicaría directamente la realización de los juegos Esparza 2003, cuya sede fue otorgada hace dos años y ratificada por el expresidente Miguel Ángel Rodríguez en un decreto firmado en setiembre del 2001.

Esta será la tercera ocasión en que los juegos tengan su sede en un cantón guanacasteco. Liberia recibió a los atletas en 1984; Santa Cruz lo hizo en 1994 y Nicoya podría ver este año las justas por las que tanto ha esperado.

 

MOLESTIA CANTONAL

 

Los cambios en la fecha de inauguración, las carreras en la construcción de las instalaciones deportivas y el desorden durante la fase final de los Juegos Nacionales, constituyen la principal molestia de los comités cantonales de deportes, que durante el último año han preparado a los atletas para esta competencia.

Los dirigentes aseguran que tanta variación en la estructura de los juegos afecta la credibilidad de los jóvenes y termina por influir en la curva de rendimiento de los atletas, negándoles la posibilidad de mostrar sus máximas condiciones en las competencias.

Insisten en las pérdidas administrativas, pues los comités dependen de un 3% del presupuesto que les otorgan las municipalidades, el cual, con tanto cambio de fecha, no alcanza para sufragar todos los gastos.

Hace unos meses la directora del ICODER, Delia Villalobos, manifestó que mientras el Programa de Juegos Nacionales carezca de un presupuesto fijo, resulta imposible no tener atrasos en las concesiones de las obras construidas cada año. Esto es la causa de que la competencia sufra tantas reprogramaciones.

«El Instituto no tiene dinero para organizar los juegos, son rubros que se sacan de una partida específica, por eso muchas veces no podemos disponer con el suficiente tiempo que desearíamos para organizarlos e incluso hay comités que no están preparados», afirmó Villalobos en esa ocasión.

Ahora que el ICODER asumirá, de emergencia, la organización de Nicoya 2002, la directora del Instituto aseguró que esta será la última vez que una asociación local ejecuta los Juegos Nacionales y, de aquí en adelante, será su representado quien se encargará de todas las etapas del proceso, con el apoyo local y el voluntariado de las comunidades.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El ICODER asumió la organización de los Juegos Nacionales Nicoya 2002 e intentará rescatar algo positivo del eterno desorden que caracteriza a las justas.

En esta conversación, ocurrida en San Salvador, a raíz de la presentación del volumen de cuentos Catalina y Catalina, el nicaragüense Sergio Ramírez, autor

Mientras el gobierno asegura que la situación del agro ha mejorado, lo cierto es que la pobreza ha crecido y los tratados de

Las relaciones con Nicaragua están en los primeros puntos de la agenda presidencial, luego de que Abel Pacheco asumió el cargo el 8 de

La necesidad de volver la mirada al pasado, para recuperar la memoria eterna y el arte como manifestación suprema de la vida, son los

El pacto suscrito entre el Partido Unidad Social Cristiana y el Movimiento Libertario, y los retos que debe enfrentar el mandatario Abel

Este mes se estrena el montaje "Los gemelos venecianos", una producción de la UNA que incorpora elementos de teatro, danza y comunicación audiovisual. Bajo

El Presidente Abel Pacheco se garantizó un primer año sin sobresaltos con la constitución de un directorio legislativo integrado por libertarios y
Semanario Universidad