75 años de la UCR: nuevos y viejos desafíos

En este 2015, nuestra Alma máter se encuentra celebrando sus 75 años de una rica vida e historia académica. Extensa es la lista de

En este 2015, nuestra Alma máter se encuentra celebrando sus 75 años de una rica vida e historia académica. Extensa es la lista de aportes indiscutibles que esta benemérita institución ha brindado y sigue brindando a nuestra sociedad. Recientemente, hemos tenido noticia de que la UCR ha ingresado al grupo élite de universidades del mundo y que en la región comprendida entre México y Centroamérica nuestra universidad ocupa el segundo lugar, siendo superada solo por la gran Universidad Nacional Autónoma de México. Esta información, en principio, nos alegra; no obstante y como la actitud crítica y reflexiva, que tanto estimula esta casa de estudios, nunca debe de faltar, me pregunto por los claroscuros que puede tener este tipo de logros. De manera concreta me planteo si como institución debe pagar un determinado precio y si acaso no se estarán atropellando principios básicos que han regido el actuar de nuestra universidad.

La comunidad aledaña a la Ciudad Universitaria “Rodrigo Facio Brenes” consciente de los riesgos que conlleva el proyecto de expansión universitaria −previsto en las fincas 3 y 4− ha asumido con compromiso la responsabilidad ciudadana de defender este “pulmón verde” que constituye un “tesoro ambiental”, cumpliendo también con una invaluable función social, pues es un espacio que propicia la práctica del deporte y de la sana convivencia social. Miles son las personas que nos beneficiamos de la posibilidad de asistir a este lugar.

No obstante, el pasado domingo 22 de febrero nos encontramos con la sorpresa de que las Instalaciones Deportivas estaban cerradas. Los oficiales de seguridad indicaron que de acuerdo con una circular firmada, por el Jefe de Seguridad, las Instalaciones no se volverían a abrir ni domingos ni feriados, salvo que existan actividades previamente organizadas como, por ejemplo, partidos de fútbol. La extrañeza acerca de las razones de esta repentina e irritante disposición, así como el hecho de que la medida no fue previamente informada generó molestia entre la numerosa y diversa población usuaria de este espacio.

De igual manera, llama la atención el comunicado publicado en el Semanario Universidad del día 11 de marzo de 2015 titulado: Desarrollo de infraestructura en las fincas tres y cuatro de la UCR (Sección Avisos, p. 25), cuyo último párrafo a la letra dice:

«Debe señalarse que las instalaciones deportivas universitarias tienen finalidades académicas. Sus canchas de deportes son las aulas de nuestros estudiantes y el laboratorio de nuestras investigaciones, y no deben confundirse con infraestructura deportiva para el uso recreativo de la comunidad. La UCR acoge generosa y solidariamente en sus espacios físicos a sus vecinos, pero debe instar a sus visitantes a un uso cuidadoso de las instalaciones educativas, acordes con la legislación nacional y la normativa universitaria» (énfasis añadido).

La cuidadosa lectura de este párrafo me llevó a plantearme dos preguntas, la primera muy puntual y la segunda más general: 1. ¿Tiene este párrafo relación con el cierre de las Instalaciones deportivas los días domingo y feriados –que son los días con mayor afluencia de visitantes–? 2. ¿Cuál es el lugar que la comunidad ocupa desde la perspectiva de las actuales autoridades universitarias en la toma de aquellas decisiones que afectan de manera directa a la comunidad vecina? Leído el texto de manera aislada, casi se podría imaginar una que este proviene de un comunicado emitido por una por una empresa privada y no por una universidad pública.

Estoy convencida de que las personas, como las instituciones y las naciones deben enfrentar con seriedad la siempre buena práctica de la autocrítica. Por esta razón decidí compartir esta reflexión, escrita desde una postura de respeto y con el único propósito de contribuir de alguna manera al sano ejercicio de la autocrítica. Porque si bien la UCR es la institución con mayor legitimidad actualmente en nuestro país, todavía tiene aspectos que debe fortalecer y mejorar. Así pues, sería deseable que con el mismo esmero con que la UCR propicia la discusión de problemas nacionales e internacionales, asimismo se ocupara por definir cuándo resulta indispensable propiciar ese mismo tipo de discusiones, pero en relación con asuntos internos de la comunidad universitaria y que se contemple también la posibilidad de ampliar esa discusión al resto de la comunidad que le circunda, cuando así lo amerite, porque la UCR es parte de un todo y no debería nunca verse de manera “separada” de ese complejo y diverso todo.

Concluyo deseándole larga vida a nuestra Universidad de Costa Rica, Institución Benemérita de la Educación y la Cultura de Costa Rica.

 

 

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Estudiantes voluntarios en el proyecto de Cabo Blanco. (Foto: Programa de Voluntariado)El Programa de Voluntariado busca brindarle al estudiante de la Universidad de Costa

Durante la Expo UCR 2015, que inició ayer viernes y concluye mañana domingo, la Universidad de Costa Rica (UCR) expone su contribución a lo

La presidenta de la CCSS, María del Rocío Sáenz, ordenó investigar las denuncias sindicales acerca de los problemas en los reportes de diágnóstico de

Diplomacia aparte, Costa Rica tardó casi cinco meses entre la conquista de Granada por parte de William Walker y la primera batalla real entre

El Poder Ejecutivo afirmó estar comprometido a resolver los problemas de posesión de tierras en la comunidad indígena de Salitre, en un conversatorio que

Recientemente publiqué, en mi página web, un artículo bastante pesimista contra el primer año de gobierno del Partido Acción Ciudadana (“El Accidente Solís”, www.carlosmoralescr.com).Como

De parte de Estados Unidos hay una falta de política hacia América Latina, y de entendimiento de que lo está ocurriendo en la región,

Desde que asumimos nuestras funciones legislativas en mayo 2014, hemos estado trabajando en varias posibles soluciones para un gravísimo problema que afecta a cientos
Semanario Universidad