Carta abierta a Henning Jensen

Mi paso por las dependencias de su Vicerrectoría de Investigación (VI) ha sido terrible. Recuerdo que desde que inicié la Maestría en Literatura recibí

Después del impacto de ayer (30 de setiembre) y después de haberme tomado una Psico-soma (lo cual nunca hago), me dirijo a usted para establecer un reclamo público.

Mi paso por las dependencias de su Vicerrectoría de Investigación (VI) ha sido terrible. Recuerdo que desde que inicié la Maestría en Literatura recibí amenazas por parte de una profesora, debido a mi posición político-epistemológica.

Proceso que como usted sabe terminó con la amenaza directa de un profesor durante mi presentación del examen de candidatura. Él me advirtió que si no cambiaba mi posición, no me graduaría (2006).
El proceso fue tedioso, y usted fue la única persona que me trató como persona en un proceso, al parecer, viciado. Pasó el tiempo, mis publicaciones, ampliando mi punto de vista, circulan y entonces, decido finalizar con mi proceso académico. No obstante, en guerra avisada no muere soldado, y sabiendo como funciona el mundillo de la Escuela de Letras, me dirigí a la Vicerrectoría para aclarar algunos puntos.
El 24/09/08, previa consulta telefónica a la VI, les pedí a ustedes que me indicaran cuál debe ser la conformación del tribunal de tesis, ya que en la Maestría (desde el proceso del examen de candidatura) me indicaron que este debe ser conformado por tres personas con el grado académico al que uno opta. Sin embargo, los reglamentos que aplican desmienten esta versión.
El 25/09/08 la VI acusa recibo del correo electrónico (previamente ellos me habían dado el correo para que enviara mi consulta). Pasan los meses y no había respuesta. El 05/01/09 les escribo y al día siguiente me responden: “Acuso recibo de su nota, le estoy reenviando con grado de urgente a la Decanatura del SEP para que le den respuesta a su problema lo más pronto posible”.
El 30/01/09 se me indica que por mandato de la Ley General de Administración Pública, yo debí haber presentado mi solicitud por escrito y firmada (pero, ellos mismos me dieron el correo electrónico para tramitar el asunto). Por cierto, la carta donde se me indicó lo anterior venía fechada 01 de octubre de 2008. Llamé nuevamente y les pregunté que si la carta debía ir siempre dirigida a don Edgar Roy. Me respondieron que sí. Yo entregué la carta el 09/02/09 y, curándome en salud, indiqué en tal carta que si esa instancia no era la indicada, que por favor la hicieran llegar a la instancia correspondiente de la VI.
El 16/04/09 escribo a la VI solicitando la respuesta de la carta del 9 de febrero. El día 20 del mismo mes, me envían el oficio VI-2485-2009, en donde se me indica que por instrucciones del Asesor Legal del SEP “no corresponde a ellos ni a este Comité aclarar las dudas que persisten en relación con su Proyecto de Tesis, sino más bien al (la) Director(a) del Programa de Posgrado respectivo”. Pero, si ellos mismos me indicaron que ellos eran la instancia adecuada. Por otra parte, no hay dudas con mi proyecto de tesis. Las dudas van encaminadas a esclarecer la aplicación de normas que no existen, bajo el supuesto de que es la costumbre. En derecho, la costumbre crea normas, siempre y cuando no haya ya una norma positiva que rija; como, en este caso, los reglamentos, como usted sabe, indican algo totalmente contrario a lo que la Maestría pretende.
El 25/08/09 le dirijo a Iván Salas una carta en donde le expreso: “Después de haberme comunicado con usted, don José Iván, por teléfono, usted me aclaró que había habido un error en el oficio citado, y que realmente lo que se quería comunicar era que su oficina es la encargada de resolver la consulta planteada por mí”. Todo para que el día 30 de setiembre, me encuentre un correo electrónico, en donde la Oficina Legal del SEP, señala que es la Maestría en Literatura la que debe resolver mi consulta. Volví al lugar donde empecé.
Esto es una burla. Tengo más de un año pidiendo una aclaración de la aplicación de la normativa vigente. Yo no tengo ningún problema concreto con la Maestría. ¿Por qué desde el inicio no se rechazó mi consulta y se reenvió directamente a la Maestría en Literatura?
Desde el inicio del proceso indiqué que sufro un desorden de ansiedad. Este tipo de situaciones, a las que he sido sometido, despiertan los negativos síntomas de mi condición. Creo que durante todo el proceso de mi posgrado, no se me ha respetado ni como estudiante, ni como persona. Los derechos humanos y la legislación vigente no tienen valor en la UCR, al menos eso parece. ¡Casa de herrero, cuchillo de palo!

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Esta vez el capítulo de la “novela” del desalojo del hotel Las Palmas en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo –en la provincia

En el Semanario UNIVERSIDAD del 9-09-2009, el Sr. Marvin Carvajal Barrantes (Asesor Nacional de Estudios Sociales del Ministerio de Educación Pública de Costa Rica)

La madera de los árboles caídos en la Península de Osa es comercializable y podria ser una oportunidad de desarrollo en la zona. Ese

En las catedrales del medioevo y luego en las ciudades fortalezas como la Universidad de París, el concepto del recinto universitario ha ido mano

Hasta ahora lo que el gobierno de Cuba le ha “recetado” ha sido, exclusivamente, censura y una dosis repugnante de soberbia e indiferencia. Sin

“Hay un degradación paulatina y sostenida a un punto tal, que Caño Negro ya no es una laguna como se ve en el mapa

Es sorprendente su contenido en dos sentidos: por la intolerancia que exuda y por la ignorancia supina que evidencia. Oscurantista filosofía la que expresa

Los síntomas del descalabro de la pseudodemocracia tica se remontan al año 1995, cuando el magisterio nacional, a punta de garrote e intimidación mediática
Semanario Universidad