De nuestra historia, la Patria

El árbol sin raíz es solo un varejón, ¿de qué tierra toma vida propia? Un cascarón solo sirve para colgarle banalidades como arco iris

El árbol sin raíz es solo un varejón, ¿de qué tierra toma vida propia? Un cascarón solo sirve para colgarle banalidades como arco iris externo. El nervio de la vida conecta su tierra a la raíz del árbol, de ahí a sus hijos. Miguel Rojas

A todos los costarricenses nos cabe la responsabilidad, tanto individual como colectiva, de que nuestro país tenga poco patriotismo fundamentado en hechos de nuestra historia patria pasada, así como de los eventos significativos que construimos día a día para darnos nuestro lugar y sentido de existencia en el mundo de hoy, de mañana, de tiempos inmemoriales y de siempre. Es una constante, una secuencia de hechos y contradicciones en evolución desde nuestro origen antiguo (los primeros costarricenses), luego más cerca con el precolombino (los siguientes costarricenses), y mucho más atrás, desde el principio del tiempo geológico del planeta. Vinimos a la tierra que hoy llamamos patria, quizás, desde el fondo del mar, o de las esporas de vida encapsuladas en algún meteorito que hizo estación y generó el proceso de las especies, y en consecuencia, de lo humano.

Quizás el problema de nuestro desinterés y nuestra cultura de superficialidades toma su teta y emerge de nuestro sistema educativo aburrido, poco interesante para niños, adolescentes, jóvenes, adultos, padres y madres de familia, ciudadanos, y lo que es peor, para los mismos educadores.

Refiriéndose a la efeméride de nuestra independencia patria, la historiadora Matilde Cerdas considera que “en primaria y secundaria se privilegia la memoria; por eso, a los alumnos les piden que se aprendan fechas y tienen más dificultades para comprender el sentido de lo ocurrido”. LN.15/9/2011. El país 6-A. Por supuesto que los estudiantes hacen alguna gimnasia de carácter obligatorio para ir a desfilar, ¿qué? Las fotos para el álbum de los recuerdos con aquel traje bello de bailarines y fanfarria plástica. ¿Y la esencia de nuestra independencia de España, de Guatemala y de Nicaragua que nos legaron nuestros primeros próceres de la Patria? La nuestra, no la de otros.

Siendo que nuestra acta de independencia y nuestra independencia, se dio por costarricenses el 29 de octubre de 1821, les han tergiversado los hechos, les han inventado historias enredadísimas con procesos de teorías de dependencia de otra época posterior, o porque a los asesores de estudios sociales les viene en gana y se aferran a un discurso sin sustancia real que los relacione y conecte con su pasado cierto, con los hechos que nos legaron nuestros antepasados el 29 de octubre y el 1º de diciembre de 1821, inventándose hoy, que ser independientes, en boca del mismísimo Ministro de Educación… “Ser independiente lo que significa es aprender a vivir con otros; si quiero que respeten mi libertad, tengo que respetar la libertad de los demás”. Hoy 2010-2011, cuando somos un país invadido y amenazado constantemente por Nicaragua y su régimen putrefacto sandinista y los dueños de ese poder. En el contexto de nuestra liberación del yugo genocida y explotador español,  hoy que somos un pueblo invadido, ¿dónde está la educación que defiende nuestros valores patrios de independencia y libertad?

A partir de 1960, Estados Unidos creó y forzó, junto con sus aliados económicos y políticos, un sistema de integración para Centroamérica donde todos tenían que ser uno para disfrutar de sus programas de asistencia y control político, económico, militar y cultural. Hubo ingenuos que se inventaron una antorcha centroamericana, una celebración de independencia centroamericana, por no decir neocolonialista, y solo falta que nos vistamos igual, que cantemos a los héroes extranjeros y sigamos perdiendo nuestra patria en otros himnos y signos externos de dominación cultural moderna-contemporánea.

Necesitamos cantar el himno de nuestra independencia del 29 de octubre, preparar la cívica que registre nuestra raíz, nuestra bandera de liberación perpetua. La independencia de Costa Rica de España el 29 de octubre de 1821 fue un hecho y un logro nacionales, el fusilamiento de Francisco Morazán el 15 de septiembre de 1842 fue una reacción visionaria y práctica de nuestro pueblo, Braulio Carrillo el Arquitecto de nuestro Estado y Benemérito de la Patria debe ser colocado en su sitial histórico de Honor y ser enseñado con sus méritos y el servicio que le dio a nuestra Patria, la guerra de 1856-57, contra los nicaragüenses en disputas internas, que contrataron al mercenario William Walker y sus huestes, y luego nos invadieron, lo hicieron Comandante del Ejército de Nicaragua y luego Presidente de Nicaragua. Fue nuestro Juanito Mora, figura continental y aún más, quien puso freno a nicas y estadounidenses-nicaragüenses esclavistas.

Recuperar nuestra Patria es recuperarnos a nosotros mismos. No hagamos tanta bulla salvando al mundo; comencemos por nuestra casa, a ella y solo a ella y a Dios nos debemos, en primera instancia de nuestra identidad.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Continuando con el caso insólito de Costa Rica, mencionado por Fernando Rottier Salguero, alumno de la Universidad de Costa Rica,  en un artículo escrito

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) es una consolidación de las políticas sociales de los años cuarenta del siglo anterior. Los seguros sociales

La Sala Tercera se vio obligada a rehacer listado de candidatos a magistrados suplentes. (Foto: Katya Alvarado)La Sala Tercera reformuló la lista de candidatos

La secretaria general del PAC, Margarita Bolaños, asegura que su partido está anuente a formar alianzas con otros grupos, siempre que se haga con

La rectora Yamileth González expuso el temor del CONARE a que el IVA afecte los presupuestos de compra de equipo de las universidades. (Foto:

El pobre planeta ha sufrido ya otra vez una guerra, y aunque se supone que está a punto de terminar en Libia, los daños,

Cuando parece que todo está perdido, los diablitos vuelven a la vida casi de forma mágica, en lo que representa el ritual de los

Es incalculable la destrucción cultural, ambiental, social y denigración de los derechos humanos que ha causado este monocultivo. Desde la contaminación a personas y
Semanario Universidad