Dilema en ciencia y humanidad

Pero pienso que  concederle un Premio Nobel de ciencia  sería  sumamente  riesgoso,  no solo para el  avance del conocimiento compartido o social,  sino para

Soy  admirador  del carácter y la obra del cosmólogo físico inglés Stephen Hawking,  desde una perspectiva personal o individual.

Pero pienso que  concederle un Premio Nobel de ciencia  sería  sumamente  riesgoso,  no solo para el  avance del conocimiento compartido o social,  sino para el desarrollo de la humanidad como especie.  Voy a tratar de explicar,  brevemente,  esa atrevida proposición.

Hawking piensa que nuestro universo proviene de “la nada” y volverá a “la nada”.  Para él  “nada” es lo irrelevante o lo inexplicable para la ciencia en la forma concebida y practicada por él. 

En otras palabras,  se trata de una “nada” de mentiritas, ficticia, que absolutiza esa ciencia, sometiéndola arbitrariamente a la tautología y dando a los científicos correspondientes la palabra total o final sobre el conocimiento.

(II parte)
Reconozco que eso pudo haber sido eficaz y provechoso para  el desenvolvimiento de una parte o etapa de la ciencia y especialmente la tecnología asociada con ella. Pero tiende a encerrar y limitar la ciencia, conduciéndola a un callejón sin salida; “hipostatiza” esa ciencia (en el sentido inglés, “hypostatize”), convirtiéndola en un ídolo, como el becerro de oro descrito en el Viejo Testamento.

Quizás intuyendo el sentido y las implicaciones de todo eso, Hawking no se ha mostrado dispuesto revisar y criticar su concepto de ciencia, sino que lo lleva ciegamente a sus últimas consecuencias: dice -o, por lo menos sugiere- que está alcanzando su fin; y, cuando esto suceda, los humanos “conocerán la mente de Dios”.

¡Claro!, ¡porque  su concepto de ciencia es como un dios que él adora, ante el cual  se postra y con el cual se compenetra! Resultado o consecuencia de ello sería que   los seres humanos, la especie homo sapiens, se convertirían en Dios o dioses. Así, se acabaría la evolución, seríamos perfectos; nuestra  tecnología, que se basa en –o se  deriva- de esa ciencia endiosada sería divina; y todo lo que se genera con ella sería bueno y maravilloso.

 He allí  el peligro de bendecir a Hawking con un Premio Nobel, como científico.  Debilitaría  la crítica, si no la calla del todo; desanimaría el espíritu explorador, si no lo mata del todo; frenaría el impulso creativo, si no lo anula del todo. En otras palabras, se irían acabando las fuerzas que  renuevan la ciencia y amplían su horizonte.

Se iría hacia la implantación de un “paradigma final”, una “teoría de todo” (así la llaman Hawking y otros), un “pensamiento único”. Y me pregunto: ¿cómo se decidiría cuál es ese paradigma, teoría o pensamiento?, ¿quiénes serían sus guardianes?, ¿cómo lo guardarían?, ¿cuál sería el trato que darían a quienes se atreven a disentir?, ¿no estaríamos ante un verdadero totalitarismo de cierta ciencia bajo control de ciertos científicos?

Pero, la gravísimo de esa eventualidad grave, digo parodiando a Martin Heidegger, es que, desde un totalitarismo científico al totalitarismo político hay pocos pasos; los cuales serían  virtualmente inevitables. Y esto, dentro de un mundo globalizado, no envolvería solamente  la cultura anglosajona de Hawking, ni la de Occidente Norte,  donde se inserta la primera, sino que se extendería a todos los rincones del mundo,  incluyendo nuestra minúscula Costa Rica.

 Por eso me atreví a escribir lo que he escrito.  Veremos qué pasará en octubre.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Pasados dos meses de haber presentado su primer largometraje A Ojos Cerrados, el director Hernán Jiménez ya está grabando su segunda producción: El Regreso.Jiménez

El proceso de apertura en el mercado de las telecomunicaciones se ha caracterizado por las constantes irregularidades y falta de políticas de control por

A ellos y a ellas que, como diría el poeta, recorrieron “muchos caminos y abrieron muchas veredas”; caminantes que dejaron sus huellas en el lodo, ...

Rastreó durante cuarenta años las bases materiales de la prehistoria e historia de los iroqueses y otras tribus de América del Norte; tomando

Pero pienso que  concederle un Premio Nobel de ciencia  sería  sumamente  riesgoso,  no solo para el  avance del conocimiento compartido o social,  sino para

Nuestro mundo cambiante se manifiesta. Lo evidencia una revolución tecnológica que origina cambios profundos en nuestra percepción del tiempo y del espacio, acortando distancias  para ...

Pero es probable que las tensiones provengan de antes de la boda.  

Una vez más, los rectores de las cuatro universidades que integran el Consejo Nacional de Rectores (CONARE), salieron a rechazar los argumentos y calificativos
Semanario Universidad